La startup Dija ha aterrizado en España. Su objetivo es entregar al usuario aquello que adquiera desde su app en menos de diez minutos. Un tiempo de entrega que pulveriza los manejados por Amazon, el gigante del e-commerce a nivel mundial.

La compañía de origen británico fue fundada por dos exdirectivos de Deliveroo. A finales de 2020 lograron 20 millones de euros de financiación para su proyecto, lo hicieron con el apoyo de
Blossom Capital, Creandum e Index Ventures, en una de las mayores rondas en etapa semilla
de la historia de Europa.

Si el cliente no llega en diez minutos, el cliente recibirá tres meses de repartos gratuitos. Se trata de una de las primeras empresas que lleva a España un concepto denominado como Q-Commerce y que contratará en nómina a sus repartidores: contrato indefinido y dotándoles d emoto y casco. La necesidad de contar en exclusiva con los riders está detrás de esta política.

Para cumplir con los tiempos que propone ubicará pequeños centros de distribución en las ciudades. Denominados como 'dark stores', garantizan al usuario una entrega ultrarrápida de su compra del
supermercado -normalmente hablamos de productos en 'seco'-.

Ya cuenta con seis dark stores en nuestro país y una plantilla de cien personas. España se ha convertido en el segundo mercado en el que Dija inicia operaciones. Su objetivo final es abrir en España más de 35 centros en las principales ciudades para finales de 2021. Para entonces asegura que contará con unos 1.000 trabajadores en nuestro país.

Orígenes de Dija

Dija fue fundada en diciembre de 2020 por Alberto Menolascina y Yusuf Saban, dos exdirectivos de
Deliveroo que han conseguido levantar una de las rondas más grandes de la historia de Europa en
etapa semilla, 20 millones de dólares de Blossom Capital, Index Ventures y Creandum.

Dija se dirige a un consumidor al que le cuesta sacar tiempo para ir al supermercado y para aquellos que estén cansados de tener que planificar su consumo y acabar tirando comida. David Alonso Martinez, Launch Lead de Dija en España, ha comentado que “Dija llega para cambiar la manera en la que los
consumidores compran dentro de una ciudad
. Queremos hacer la vida más fácil al consumidor,
acercándole a casa los productos que realmente necesita, evitándole hacer una compra al por mayor en
el supermercado de manera física de comida que probablemente no acabe consumiendo en su totalidad.
Compras diarias, productos puntuales, y comida fresca y local”.

Los turnos de los repartidores son rotativos; estos son establecidos por su gerente de tienda o el equipo de operaciones, intentando siempre adaptarlos a su disponibilidad y revisados de manera semanal.

"Damos a los riders estabilidad laboral porque son la base de nuestro negocio, nuestra cara visible de
cara a los clientes. Queremos tener el control de todo el proceso, desde su contratación o su gestión
como un empleado más. Nuestro modelo de negocio, más sano en cuanto a rentabilidad en comparación
con otras compañías de delivery, nos permite poder asumir ese coste”, ha asegurado David Alonso
Martinez, Launch Lead de Dija en España.

Dija tiene actualmente cien empleados en España contratados de manera indefinida, entre riders,
trabajadores de tienda y oficina, y planea llegar a los mil de aquí a final de año tiene como parte de su
expansión por España.

Las dark stores de Dija están ubicados dentro de áreas densamente pobladas de la ciudad, muy cerca de los hogares a los que sirven. De este modo, Dija puede asegurar una entrega en diez minutos. Cada local cuenta con una amplia variedad de marcas y proveedores que ya han confiado en Dija, permitiéndole tener más de 1.000 referencias de producto.

Dija tiene el objetivo de fomentar el consumo local y quiere posicionarse como un partner clave para las
empresas de consumo locales, ofreciéndoles su red de micro-centros de distribución para entregar en menos de diez minutos.