“Es necesario elaborar facturas más claras y más fáciles de entender”. Esa es la opinión de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) sobre la nueva factura eléctrica que quiere poner en marcha el Ministerio de Transición Ecológica. Esta es la principal recomendación de Competencia para los cambios que pondrá en marcha el equipo de Teresa Ribera en el recibo de la tarifa regulada. 

La CNMC establece esta recomendación en base a la normativa europea, donde se asegura que es conveniente diferenciar entre información importante, que sí debe aparecer en la factura, de otra información complementaria que podría aportarse al consumidor en la propia página web. 

“Esta simplificación resulta aún más necesaria porque la propuesta de resolución reduce la factura a dos páginas (mientras que antes eran tres) y el contenido se triplica”, detallan desde el organismo que preside Cani Fernández. “Así, por ejemplo, con respecto a la información medioambiental, cabría incluir aquella información más relevante en la factura de tal forma que, se involucra al consumidor en la transición hacia la descarbonización de la economía y a la vez, se evitarán prácticas engañosas sobre el impacto medioambiental de los productos, sin por ello saturar al consumidor con un exceso de datos”, añaden. 

El informe que ha aprobado este mismo jueves la CNMC porque, a partir del 1 de junio de 2021, todos los clientes domésticos con una potencia de hasta 15 kW tendrán una tarifa con discriminación horaria en tres periodos de manera obligatoria. Y el establecimiento de estas nuevas franjas horarias acarrea la desaparición de las tarifas con precio estable. El motivo de este cambio es que esta tarifa regulada tiene actualmente seis tarifas distintas y se cambia para reducirla a una. 

Competencia pide datos resumidos

“Con el fin de hacer una factura más sencilla y que permita efectuar una mejor comparación con otras ofertas, se considera necesario que el anverso de la factura se destine solo a los importes resumidos que forman la facturación del consumo del periodo, los datos del contrato, los datos del consumidor, la información sobre reclamaciones y la gráfica de consumos”, explican desde la CNMC. “Por otro lado, cabría utilizar el reverso de la factura para incluir el detalle del desglose de todos los conceptos de pago, así como información adicional”, apunta su informe. 

Finalmente, el organismo regulador considera que la facturación electrónica sería una alternativa de gran ayuda para al consumidor acogido al PVPC (no solo al consumidor en mercado libre) toda la información necesaria, sin abrumarlo con infinidad de datos repetitivos.

Factura con bono social 

Para las facturas de bono social, falta información de utilidad. La CNMC considera que es necesario incluir información sobre el descuento sobre el PVPC que aplica al consumidor (25% o 40%) e información sobre la energía a la que aplica el descuento (teniendo en cuenta los límites establecidos).

Competencia reclama a la factura que quiere poner en marcha Transición Energética dejar bien claro la fecha de caducidad de la aplicación del Bono Social. Por último, pide Incluir el correo electrónico y la web entre los canales que se citan para solicitar o renovar el bono social.