Cepsa contempla un plan de bajas incentivadas que afectaría hasta 800 personas de su plantilla durante los tres próximos años. La multinacional con sede en España, controlada por el fondo Mubadala, de Abu Dabi, y la firma de inversión Carlyle (en un 37%), tiene sobre la mesa un plan de recorte de costes, conocido como ZDX, que incluye más de 90 medidas.

De acuerdo a dos fuentes cercanas al grupo, el proyecto de bajas iría dirigido a empleados nacidos en 1964 o 1962, con 55 o 57 años o más de edad, y no afectaría únicamente a la plantilla en España. Una de las fuentes consultadas señala que ya existe un presupuesto para efectuar la salida paulatina de personal, mientras que la otra precisa que todavía "no hay información oficial al respecto". 

Entre las medidas incluidas en ese proyecto de recorte de costes se incluye también la salida de Cepsa de un mercado latinoamericano y otro asiático, a lo que se le suma la venta ya acordada recientemente de su filial en Panamá. El plan prevé venta de activos inmobiliarios y ahorro de costes por ocupación en sedes.

Cepsa designó nuevo consejero delegado en octubre, coincidiendo con el cierre de la compra de 37% del grupo por parte de Carlyle

Representantes de la compañía y de los empleados están manteniendo reuniones periódicas para analizar los pasos que se van dando. Cepsa no ha querido comentar esta información.

Los recortes de costes coinciden con el nombramiento, el pasado mes de octubre, como consejero delegado de Philippe Boisseau, proveniente del gigante francés Total, en sustitución de Pedro Miró, y la toma del control del 37% del capital por parte de la sociedad de capital riesgo Carlyle, una de las mayores del mundo.

La firma de inversión estadounidense acordó la compra de Cepsa después de que la petrolera desistiera de salir este año a Bolsa, en una operación valorada en 4.000 millones de euros.

En el primer semestre del año, Cepsa obtuvo un beneficio neto de 273 millones de euros, un 38% menos que en el mismo periodo del año anterior. La cifra de negocios cayó un 2%, hasta 12.086 millones, y el Ebitda aumentó un 30%, hasta los 991 millones.