Bankia ganó 205 millones de euros en el primer trimestre de 2019, lo que supone un 10% menos que en el mismo periodo del año anterior, afectado por los bajos tipos de interés y por un menos volumen de ingresos por operaciones financieras, ha comunicado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

El banco destaca el buen comportamiento que tuvo el negocio bancario. Así, las nuevas formalizaciones de hipotecas y crédito al consumo crecieron un 14,6% y un 25,8%, respectivamente en tasa interanual, mientras que en empresas el saldo avanzó un 6,4%. 

En cuanto a la solvencia, la ratio de capital CET1 fully loaded se situó en el 12,61%, tras aumentar 22 puntos básicos en el trimestre. Además, por primera vez en los últimos años, crece el saldo de crédito total no dudoso y supera los 106.500 millones. Los riesgos dudosos han caído en cerca de 500 millones de euros en el trimestre, lo que permite reducir la morosidad en 250 puntos básicos en un año, hasta el 6,2%.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha señalado que la entidad se encuentra satisfecha con los resultados obtenidos, porque ya se ha dejado atrás la "integración con BMN”.

Saneamiento del balance

En el primer trimestre, Bankia ha sido capaz de continuar reduciendo los activos improductivos y la tasa de morosidad, y también incrementar la cobertura.

Como consecuencia de las ventas de activos efectuadas y la propia reducción orgánica, los riesgos dudosos han caído en cerca de 500 millones, un 5,3% menos. Este descenso sitúa el volumen de NPA (dudosos y adjudicados) en 10.428 millones de euros brutos, reduciendo la tasa de NPA hasta el 7,9% de los riesgos totales.

Por este motivo, la tasa de morosidad ha descendido en 250 puntos básicos desde marzo de 2018, hasta situarla en el 6,2%. Esta reducción es de 30 puntos básicos en el trimestre. Además, la tasa de cobertura de dudosos sigue avanzando y ha cerrado el trimestre en el 55%, cuatro puntos básicos más.