Fin de la tregua. La banca no puede seguir soportando este entorno de tipos de intereses negativos y por ello ha tenido que dar un vuelco a su política de comisiones en las cuentas corrientes. Encontrar una cuenta 100% gratuita sin ningún tipo de vinculación es cada vez más complicado y las entidades que comenzarán a aplicar nuevas comisiones este año a sus clientes ya están avisando mediante carta de esta subida. Es el caso, por ejemplo, de ING y Banco Santander.

ING ya ha hecho oficial que comenzará a cobrar comisión por su histórica 'Cuenta Naranja'. Lo hará a partir del próximo 1 de abril y sólo a los clientes que no tengan su nómina domiciliada y que tengan depositado al menos 30.000 euros, lo que sólo afectará a unas 170.000 personas, según cálculos de la entidad.

La idea del banco es que la Cuenta Naranja, que ofrece una rentabilidad del 0,01% TAE, pase a ser un beneficio más de la Cuenta Nómina y no ya un producto que se pueda contratar de forma separada, teniendo en cuenta el actual contexto de tipos de interés y la búsqueda de una mayor rentabilidad.

Banco Santander, por otro lado, se ha deshecho de su famosa cuenta 123 y ha unificado todo bajo la marca Santander One. El objetivo de la nueva estrategia es reforzar la vinculación del banco con sus clientes al máximo y mejorar las condiciones de los que más productos de la entidad contratan.

Ahora, el grupo que preside Ana Botín exige tener domiciliada una nómina o pensión, disponer de algún producto financiero o de ahorro, renting o un plan de pensiones o fondos de inversión de al menos 5.000 euros. Los clientes que no cumplan tendrán que hacer frente a una comisión de 20 euros mensuales o 240 euros al años. Esta se puede rebajar a la mitad si se cumple con algunas de las condiciones.

No obstante, en el mercado aún quedan cuentas que no cobran. Son pocas pero aún existen. Casi todas son online, pero tiene detrás a grandes entidades, como por ejemplo Banco Santander. Su filial digital ofrece la 'Cuenta Corriente Open', que se puede contratar sin necesidad de domiciliar la nómina y se hace todo de manera telemática.

No tiene comisiones de apertura, mantenimiento o cancelación. Además, los clientes pueden retirar dinero de manera gratuita de los más de 7.500 cajeros de la red del Santander. La tarjeta de débito tampoco tiene cargo adicional, pero sólo la del primer titular.

Caixabank, a través de su marca dirigido a los más jóvenes, ofrece la cuenta Imagin, "sin condiciones ni comisiones". Cuenta con una red de cajero de más de 9.000 y la puede abrir cualquier persona mayor de edad. No es necesario domiciliar la nómina ni tener ningún producto contratado.

Banca más local

Abanca está promocionando la 'Cuenta Clara', que es online y que tampoco cobra comisiones. Ofrece también una tarjeta de débito gratuita y la opción de sacar dinero hasta cinco veces al mes en cualquier cajero de la mayor red del sector (Euro 6000, Bankia, Sabadell, Bankinter, Caja de Arquitectos y Caja Ingenieros), salvo en Galicia, donde puedes hacerlo las veces que quieras en cualquier cajero de ABANCA.

La Cuenta Clara, además, te ayuda a ahorrar: tendrás una segunda cuenta gratis asociada, un depósito remunerado al que se traspasará automáticamente el saldo superior a 3.000 euros, aunque puedes elegir un límite mayor. Y podrás disponer del dinero siempre que lo necesites. Además, la entidad regala 150 euros a los clientes que decidan finalmente domiciliar su nómina. Bankia, por otro lado, mantiene su Cuenta On, una cuenta 100% digital que tampoco aplica cargos. No obstante se espera que ésta desaparezca en el momento en el que se fusione con Caixabank. Otra opción es MyInvestor. El neobanco no obliga a nada, ni siquiera a domiciliar la nómina. Además, remunera un 1% TAE por los primeros 15.000 euros. Las tarjetas tampoco tienen coste adicional.