La incertidumbre política que vive Italia a causa de los problemas para confeccionar un Gobierno tras las elecciones se ha trasladado a los mercados y comienza a tener consecuencias en algunas operaciones. Una de las afectadas es la compra de Abertis, toda vez que Atlantia tendrá que replantearse su estrategia para financiar la operación. La compañía italiana se ha visto obligada a aparcar los planes para lanzar una emisión de bonos debido a la delicada situación del mercado.

En las últimas semanas, la prima de riesgo italiana se ha desbocado por las inquietantes noticias que llegan hasta los mercados sobre las intenciones de los antagónicos partidos Movimiento Cinco Estrellas y Liga Norte, en principio coaligados para formar Gobierno en el país transalpino tras las elecciones del pasado 4 de marzo. El diferencial del interés del bono de referencia italiano con el alemán se ha disparado por encima de los 230 puntos básicos, prácticamente el doble que antes de celebrarse los comicios.

Ante esta circunstancia, Atlantia mantuvo la pasada semana una serie de reuniones con inversores para sondearles con vistas a una posible emisión de bonos con los que financiar la compra de Abertis. Tras la liquidación de la OPA lanzada por Hochtief, filial alemana de ACS, el paso siguiente es la constitución de una sociedad participada por las tres compradoras que adquiera el 100% del capital de la concesionaria española.

Para la capitalización de esta nueva sociedad, Atlantia debe aportar unos 3.500 millones de euros, toda vez que su participación será del 50% más una acción. A partir de ahí, el vehículo prevé endeudarse en unos 10.000 millones de euros para comprar los títulos de Abertis.

Una financiación muy cara

El resultado de las reuniones con los inversores ha sido concluyente, hasta el punto de que Atlantia ha optado por no llevar a cabo la emisión, debido al elevado riesgo de que el coste se encareciera de forma significativa. Los inversores también alertaron de que prevén un largo periodo de inestabilidad, de modo que el coste de la financiación podría permanecer elevado durante los próximos meses.

Atlantia había estudiado incluso la posibilidad de lanzar varias emisiones de bonos con diferentes plazos de vencimiento (entre 5 y 15 años) para estructurar de forma más sostenible el riesgo.

Cabe tener en cuenta que entre los factores que han hecho dispararse la prima de riesgo no ha contado tanto el hecho de que Italia no tenga Gobierno como los planteamientos de Liga Norte y Movimiento Cinco Estrellas que han trascendido, que incluyen incluso una eventual salida del euro.

Caída de la cotización

También está cobrando fuerza la posibilidad de celebrar unas nuevas elecciones generales, a la vista de las dificultades para conformar un Gobierno. Otro elemento de incertidumbre que no contribuye, precisamente, a que vuelva la estabilidad al mercado italiano.

La cotización de Atlantia también ha padecido los rigores de esta situación. En las últimas tres semanas, el precio de sus acciones ha bajado cerca de un 12%, cuando las noticias sobre el pacto con ACS para comprar conjuntamente Abertis habían propiciado una reacción alcista, toda vez que Atlantia evitaría entrar en una guerra de ofertas que encareciera la operación.

Atlantia no ha sido el único caso de compañía en Italia que ha decidido anular sus planes para acudir a los mercados, al menos hasta que transcurra la tormenta política.