La alianza Air France-KLM registró en 2020 unas pérdidas netas de 7.078 millones de euros, frente a las ganancias de 290 millones obtenidas un año antes, como consecuencia del impacto "sin precedentes" la pandemia de la covid-19, ha informado la compañía.

Estas pérdidas incluyen una provisión por reestructuración de 822 millones de euros. Por su parte, los ingresos cayeron un 59,2% en 2020 hasta los 11.088 millones de euros, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en terreno negativo, registrando una pérdida de 1.689 millones, frente a las ganancias de 4.128 de un año antes.

En cuanto a la deuda neta, se situó a cierre de ejercicio en 11.049 millones de euros, con un aumento de 4.902 millones respecto a finales de 2019, si bien disponía de 9.800 millones de euros de liquidez y líneas de crédito a 31 de diciembre de 2020.

En lo que se refiere al cuarto y último trimestre del año, la compañía registró unas pérdidas netas de 1.000 millones, frente a las ganancias de 155 millones del mismo periodo de 2019, mientras que los ingresos se redujeron un 64,3%, hasta los 2.363 millones.

Impacto negativo en el primer trimestre de 2021

La compañía ha señalado que tras un tráfico navideño positivo en Francia interior y hacia el Caribe y el Océano Índico, las restricciones de viaje se endurecieron en Francia, los Países Bajos y en todo el mundo, lo que tuvo un impacto negativo en el tráfico del grupo en el primer trimestre de 2021.

Ante esto y debido al bloqueo y a las restricciones de viaje aún vigentes, el grupo prevé un primer trimestre de 2021 "difícil", con un Ebitda que será inferior al registrado durante el cuarto trimestre de 2020.

Según ha explicado la compañía, actualmente hay una visibilidad limitada en la curva de recuperación de la demanda, ya que el comportamiento de las reservas de los clientes está mucho más orientado al corto plazo y también muy dependiente de las restricciones de viaje impuestas, tanto en la red de larga y media distancia.

No obstante, el grupo ha anticipado que aumentará progresivamente la capacidad hacia el verano de 2021 y espera una recuperación en el segundo y tercer trimestre de 2021 gracias al despliegue de vacunas.

"Comenzamos 2021 con la esperanza de que este año se produzca un repunte del tráfico mientras la vacunación se despliega a gran escala y las fronteras vuelven a abrirse. Nuestros clientes esperan poder viajar de nuevo y su apego a Air France, KLM y Transavia se ha reforzado durante esta crisis", ha señalado el consejero delegado del grupo, Benjamin Smith.