Economía

El menor consumo de perfumes por los confinamientos resta 500 millones a Puig

La multinacional española Puig, propietaria de marcas como Paco Rabanne, Carolina Herrera, Jean Paul Gaultier o Nina Ricci, prevé ingresar este año 1.500 millones de euros, 500 millones menos que en 2019 por el impacto de la crisis del coronavirus

Marc Puig, presidente de Puig.
Marc Puig, presidente de Puig. Efe.

La caída en el consumo de fragancias por los confinamientos, decretados por la crisis sanitaria del coronavirus, y la menor movilidad, ha impactado en los ingresos de la multinacional española Puig, propietaria de marcas como Carolina Herrera, Nina Ricci, Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier, o Dries Van Noten.

Puig, uno de los líderes mundiales en perfumería selectiva, prevé ingresar este año 1.500 millones de euros, frente a los 2.000 millones alcanzados en 2019.

Desde la compañía explican que los confinamientos han incidido en el consumo a nivel general, y en particular en el sector de las fragancias. "La gente se perfuma menos si no puede salir de casa, si no tiene contacto social", comentan desde la centenaria empresa española. "No hay reuniones, se viaja mucho menos y se compran menos regalos y perfumes".

El grupo, presidido por Marc Puig, quien este año también ha sido designado presidente del Instituto de Empresa Familiar, espera no obstante mejorar sus cifras de negocio en 2021, superando los 2.000 millones facturados en 2019, y se impone como objetivo ingresar 3.000 millones de euros en 2023 y superar los 4.000 millones en 2025.

Puig se ha hecho este año con la marca británica de maquillaje Charlotte Tilbury, en una operación valorada en 1.000 millones

Dentro de cinco años, la compañía catalana prevé contar con dos marcas cercanas a los 1.000 millones de euros en ventas (Paco Rabanne y Carolina Herrera); y dos marcas en 500 millones (Isdin y Charlotte Tilbury). Otras de las marcas del grupo se situarán entre los 100 y los 500 millones de ingresos, según sus estimaciones.

Reorganización empresarial

La compañía, que este año ha cerrado la compra de la marca británica de maquillaje Charlotte Tilbury, en una operación valorada en unos 1.000 millones de euros, ha reorganizado su estructura empresarial, dentro de ese objetivo de alcanzar los 4.000 millones de euros de negocio en 2025.

La empresa ha creado tres divisiones, Beautty and FashionCharlotte Tilbury; y Derma, operativas a partir del próximo 1 de enero. 

La división Beauty and Fashion estará formada por las marcas Paco Rabanne, Carolina Herrera, Jean Paul Gaultier, Nina Ricci, Dries Van Noten, Penhaligon’s y L’Artisan Parfumeur; las licencias de belleza de Christian Louboutin y Comme des Garçons Parfums, así como por las marcas Lifestyle Adolfo Dominguez, Antonio Banderas, Shakira o Benetton.  

La división Charlotte Tilbury integrará la marca de belleza británica, creada en 2012. La recién creada división Derma incorporará las compañías Uriage Apivita, en las que Puig tiene una participación mayoritaria; además de la participación del 50% en Isdin. La compañía asegura que estas tres marcas posicionan a Puig como el tercer mayor jugador del sector dermocosmético de venta en farmacias en Europa, con dos de sus marcas en el top 10 del ranking.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba