Deporte S.A.

La mecha de los poderosos que amenaza con dinamitar La Liga más allá del coronavirus

"Hace falta estudiar el impacto global de esta crisis. Pero fijémonos en las oportunidades. Quizás podamos reformar el fútbol mundial dando un paso atrás. Con formatos distintos. Menos torneos, pero más interesantes", afirman desde la FIFA, en un velado guiño a la mentada superliga internacional

Bartomeu, Pérez y Cerezo
Bartomeu, Pérez y Cerezo Clara Rodríguez

"Hace falta estudiar el impacto global de esta crisis. Ahora es difícil, no sabemos cuando volveremos a la normalidad. Pero fijémonos en las oportunidades. Quizás podamos reformar el fútbol mundial dando un paso atrás. Con formatos distintos. Menos torneos, pero más interesantes", dijo Gianni Infantino, presidente de la FIFA, el organismo rector del fútbol mundial, en una entrevista a La Gazzetta dello Sport.

Suena lejano pero ya suena. El agujero económico que augura la crisis del coronavirus (de alrededor de 1.000 millones para La Liga) apunta a generar el caldo de cultivo perfecto para que se produzca la por muchos temida y por otros pretendida revolución industrial del fútbol que supondría una superliga europea o mundial.

Antes de que estallara la crisis del coronavirus, que el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona estaban trabajando en este tipo de iniciativas -el Madrid, incluso, ha entablado negociaciones con el fondo de inversión CVC-, y el Atlético de Madrid estaba expectante por tener un hueco, informó este periódico.

Diferentes fuentes apuntan a que los clubes estaría negociando, individualmente, 'rescates' con la banca

Madrid, Barca y, a partir del pasado septiembre, el Atleti, forman parte de la Ejecutiva de la Asociación de Clubes Europeos, desde hace tiempo interesada en impulsar una superliga europea. De todos los clubes, el que más dinero facturaba hasta ahora en el mundo era el propio Barça, con una deuda neta de 217 millones y deudas a corto de 500 millones que le ha obligado a anunciar un ERTE - al igual que el Atleti -y rebajas salariales a consecuencia del parón del coronavirus.

El Madrid, que no tiene deuda neta reconocida aunque sí una deuda a corto de 316 millones, no ha anunciado todavía medidas por el coronavirus, aunque economistas del fútbol advierten de que, al igual que el resto, no podría soportar la actual situación mucho tiempo sin tomar medidas.

Diferentes fuentes apuntan a que los clubes, con cuentas de resultados en general muy escuetas, estarían negociando, individualmente, 'rescates' con la banca que tendrán que devolver en los próximos años. "Que recurran a la banca ahora sería lógico, apenas tienen gasolina si no hay competición", dice una fuente cercana a uno de los principales bancos de España.

Interés de la FIFA

Paralelamente, la FIFA ve por distintos motivos en Florentino Pérez, presidente del Madrid y reciente fundador de la Asociación Mundial de Clubes, un gran aliado a la hora de potenciar su futura competición fetiche a nivel deportivo y, en especial, económico, un gran Mundial de Clubes veraniego, el equivalente al mundial de selecciones pero a nivel de clubes. Su primera edición se preveía para verano de 2021.

El organismo que dirige Infantino ha accedido a postergarla a otra fecha para que entonces se celebre la Eurocopa. La FIFA lo ha hecho porque lo contrario hubiera supuesto enemistarse no solo con la UEFA sino con los propios clubes europeos y en especial los grandes, cuyo calendario de Liga+Champions estaba hasta ahora sujeto a la Euro. No poder consumarlo les reportaría pérdidas insalvables por más de 5.000 millones de euros.

Tarde o temprano, acabará dándose; hasta ahora, las competiciones se habían organizado por un criterio territorial, administrativo, y no económico"

Fuentes del mundo del fútbol y la inversión corroboran que la crisis del coronavirus está generando en cualquier caso un marco que podría ser utilizado por los grandes clubes del balompié europeo para justificar que la supervivencia del fútbol pasa por una superliga europea o mundial.

"Sería la mejor forma de recuperar el tiempo perdido y de compensar, por ejemplo, las pérdidas salariales de las estrellas", afirma una fuente conocedora de las relaciones entre los grandes clubes y los fondos de inversión. "Tarde o temprano, acabará dándose; hasta ahora, las competiciones se habían organizado por un criterio territorial, administrativo, y no económico", añade un economista cercano a uno de los grandes del fútbol español.

Cuadriplicar ingresos

Los hasta 1.000 millones por temporada solo en televisión que, informó este periódico, podrían ganar grandes como el Madrid o Barça en ese tipo de torneo -frente a los 250 millones por televisión que ganaban anualmente hasta ahora- suenan a un bálsamo cada vez más difícil de evitar.

"Inoportunas declaraciones de Infantino, pero tiene razón, empecemos por eliminar fechas FIFA donde hay partidos sin interés, partidos de mundiales sin interés, mundial de clubes sin interés, ... pretende destruir el fútbol que ha construido la historia", respondió Javier Tebas, presidente de La Liga, a las palabras que encabezan este artículo.

En la plataforma electoral que le aupó a la reelección por otros cuatro años el pasado mes de diciembre, ya dio carta de amenaza a "las reformas de las competiciones europeas" como un peligro para sus activos, los derechos televisivos del conjunto de clubes más allá de los grandes. Ni Barça ni Madrid le apoyaron.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba