Motor

Así están las fábricas de coches en España por el Covid-19

El sector del automóvil está siendo sin duda uno de los más afectados por la crisis del coronavirus. Las fábricas lo están sufriendo en forma de expedientes de regulación de empleo y paradas de producción.

La mayoría de las plantas españolas de automóviles están teniendo problemas por falta de suministros.
La mayoría de las plantas españolas de automóviles están teniendo problemas por falta de suministros.

Según han ido avanzando los últimos días, el sector industrial del automóvil en España ha empezado a sentir los efectos del coronavirus, fundamentalmente por la falta de piezas y componentes que llegan desde países como China e Italia. Así, lo que comenzaba como una ralentización de la producción está dando paso ahora a una parada de producción en muchos casos y a la profusión de anuncios de expedientes de regulación de empleo, casi todos temporales, pero con el miedo en el horizonte de pérdidas de empleo.

Algunas, como la de Volkswagen Navarra, con 5.000 trabajadores, han seguido sin embargo funcionando con cierta normalidad, e incluso este pasado fin de semana ha estado operativa, algo que no ha sentado nada bien al comité de empresa, que ha denunciado la apertura de la fábrica el sábado y domingo y ha exigido la paralización inmediata de la producción. Una vez decretado el estado de alarma por el coronavirus –con tres afectados que fueron derivados a sus domicilios–el comité denunciaba que la empresa no había reaccionado a pesar de los casos surgidos y, pese a ello, se había continuado con la producción en el fin de semana.

Volkswagen Navarra ha cancelado la actividad industrial hasta nuevo aviso y ha solicitado a la plantilla que no se incorpore a trabajar

Sin embargo, finalmente y debido a la alerta social provocada por el agravamiento de la evolución de la pandemia y a la entrada en vigor del estado de alarma, ante la imposibilidad de garantizar la salud de los trabajadores por las cada vez más exigentes medidas de seguridad definidas por las autoridades sanitarias, y ante la falta de personal al inicio del turno de las 20 horas de ayer domingo que impidió arrancar las instalaciones, Volkswagen Navarra ha cancelado la actividad industrial hasta nuevo aviso y ha solicitado a la plantilla que no se incorpore a trabajar.

Ford paraliza Almussafes

Por su parte, Ford en Valencia ha paralizado la producción de su fábrica de Almussafes donde trabajan 7.000 personas y estudiará medidas con sindicatos para abordar la situación derivada de la crisis del coronavirus y la posible toma de medidas laborales. La compañía tenía previsto interrumpir la producción tres días, entre el miércoles 18 de marzo y viernes 20, pero ha decido cerrar durante toda la semana ante el agravamiento de la situación y después de que se hayan confirmado tres casos positivos de Covid-19 entre los trabajadores en las últimas 24 horas.

A comienzos de mes, la dirección de la factoría de Almussafes planteó a los sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo para reducir la plantilla en 400 personas ante la bajada de la producción, que se sitúa en unos 100 coches diarios de los modelos Kuga, Mondeo, S-Max, Galaxy y Connect.

Nissan estudia un ERTE

Esta parada de una planta de fabricación de automóviles se suma a la anunciada el viernes por Nissan en la Zona Franca de Barcelona ante la falta de suministros por el coronavirus. En concreto, la compañía paralizó dos líneas de producción. Además, la dirección de la planta ha convocado a los sindicatos para abordar la posible aplicación de Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) en los centros de Zona Franca, Montcada y Sant Andreu, donde trabajan unos 3.000 trabajadores. Un portavoz de la automovilística explicó a Efe que la empresa todavía no ha tomado una decisión definitiva sobre el ERTE y que ello dependerá, en gran parte, de que se puedan resolver las dificultades actuales para que lleguen a Zona Franca estos suministros claves (como ruedas) desde Ódena (Barcelona).

Un problema más para la planta de Nissan en Zona Franca que trabaja desde hace ya meses a un 20% de su capacidad tras una reducción paulatina de su producción y la falta de nuevos encargos por parte de la dirección nipona.

PSA Vigo, sin problemas

En Vigo, la planta del Grupo PSA mantiene sin embargo su ritmo de producción, pero desde CCOO se pide sin embargo el cierre de la factoría, recordando que el Gobierno central ha declarado el estado de alarma y el autonómico realizó una declaración de emergencia sanitaria, y que ambos presidentes pidieron responsabilidad ciudadana para conseguir el aislamiento social imprescindible para contener la expansión del coronavirus.

"El problema avanza rápidamente y las decisiones que se están tomando en el sector no van con la misma rapidez ni contundencia", señala CCOO en un comunicado, en el que asegura que "es imprescindible que esta responsabilidad se traslade a la dirección de las empresas y fábricas, adoptando medidas de parada de producción". El sindicato se ofrece a abrir de forma inmediata la mesa de diálogo y la negociación para ofrecer la mejor fórmula posible a nivel laboral, tanto para las plantillas como para las empresas.  Desde PSA señalan que no se prevé que la actividad de la planta se vea afectada por tensiones de aprovisionamiento, las cuales, pese a existir, ya se han ido gestionando.

Seat cierra Martorell 

Seat es otra de las automovilísticas que cesa la producción por problemas derivados de COVID-19. Ha cerrado en su planta de Martorell las las tres líneas de producción, una decisión que se ha tomado por los problemas de suministro y de movilidad derivados de la crisis del coronavirus, así como por las dificultades para mantener la normal actividad de la fábrica que acareará la decisión del Gobierno de decretar el estado de alarma en toda España y durante quince días para contener la pandemia.

El paro de la producción afectará a 7.000 de los 13.000 empleados de la empresa, precisamente los que trabajan en las líneas de ensamblaje de vehículos. Las líneas de producción dejarán de estar activas por un tiempo que todavía no se ha determinado y que, probablemente, dependerá de cómo se desarrollen los acontecimientos derivados de la pandemia de coronavirus.

La dirección de la compañía ha admitido estos días que sopesa aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) si la crisis sanitaria impacta de tal manera que no le quedan otros instrumentos para adaptarse al bajón de la producción.

Renault

En cuanto a Renault, ha anunciado que paraliza la actividad industrial en sus factorías españolas los días 16 y 17 de marzo por los problemas de suministro de piezas causados por la dificultades de transporte derivadas de la pandemia y después de un caso positivo en una trabajadora. Según la empresa, ante la detección del positivo, correspondiente a una trabajadora, se activó el protocolo correspondiente y se pudo continuar la actividad con normalidad.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba