Economía

Trump y México desactivan una guerra comercial en la que empresas españolas se jugaban 57.500 millones

El Gobierno de EE.UU. suspende de forma indefinida los aranceles que iba a empezar a aplicar el lunes contra México y que amenazaban a las 6.000 compañías españolas que operan en el país latinoamericano

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump
El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump EFE

El desafío arancelario de Donald Trump contra México ha sido desactivado casi en el tiempo de descuento. El Gobierno de Estados Unidos alcanzó un acuerdo en la madrugada de este sábado con su vecino del sur y anunció la suspensión de los aranceles que iban a entrar en vigor el lunes. Una guerra comercial que amenazaba con golpear a las más de 6.000 empresas españolas que operan en el país latinoamericano y que, según datos de la Secretaría de Economía del Gobierno mexicano, acumulan una inversión directa de más de 65.269 millones de dólares desde 1999 (casi 57.590 millones de euros) en esa nación.

México es el tercer destino de la inversión española fuera de la UE --solo por detrás de EE.UU. y Brasil-- y España el segundo mayor inversor en territorio mexicano. Para muchas pymes españolas, México es el país bisagra o la puerta de entrada a Estados Unidos, mientras que para grandes compañías del IBEX en sectores como el bancario, el energético o el de las telecomunicaciones, es uno de sus mercados más importantes y una de sus mayores fuentes de ingresos.

Por eso, las empresas españolas en el país latinoamericano seguían con mucha atención las negociaciones contrarreloj que representantes del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador estaban llevando a cabo en Washington para intentar frenar en el último minuto los aranceles que Donald Trump amenazaba con activar el lunes si México no frenaba la inmigración irregular hacia ese país.

Durante el primer trimestre de 2019 la inversión española en México ha caído un 41,5% con respecto al mismo periodo del año anterior

BBVA y Banco Santander, a través de sus filiales, suman el 40% del sistema financiero mexicano, mientras Iberdrola y Naturgy generan alrededor del 20% de la energía del país, según datos del Ministerio de Asuntos Exteriores. Telefónica ha sido durante años el segundo mayor operador de telecomunicaciones en México, las grandes hoteleras españolas acaparan el 10% de la industria turística mexicana y constructoras como FCC, Abengoa, Dragados, Acciona y Gamesa, entre otras, han desarrollado muchas de las grandes obras de infraestructuras en territorio mexicano durante las últimas dos décadas. 

A esto hay que sumar los más recientes e importantes anuncios de inversión realizados por empresas españolas. Iberdrola informó hace unas semanas que invertirá 4.500 millones de euros en México durante los próximos seis años, Repsol prevé invertir casi 400 millones de euros hasta 2022 y Cepsa tienen intención de irrumpir en el mercado mexicano con la apertura de 150 estaciones de servicio en los próximos dos años.

Negociaciones contrarreloj

De haber cumplido con su amenaza, la Administración estadounidense habría impuesto aranceles del 5% a todos los productos procedentes de México desde este lunes. Una tarifa que iría creciendo progresiva y mensualmente hasta el 25% en octubre o, al menos, hasta que el Trump considerase que su vecino del sur está haciendo lo suficiente para frenar la inmigración ilegal.

Un golpe que habría sido devastador para una economía mexicana que depende enormemente de su vecino del norte: envía a Estados Unidos el 80% de sus exportaciones. 

El canciller de México, Marcelo Ebrard, que negocia desde el miércoles en Washington con el Gobierno estadounidense, prometió desplegar más de 6.000 efectivos de su Guardia Nacional en la frontera con Guatemala para frenar el paso de inmigrantes centroamericanos que atraviesan el territorio mexicano para llegar a Estados Unidos. 

Devoluciones en caliente

Una propuesta que ha acabado por convencer a Trump. El presidente estadounidense anunció esta madrugada en su cuenta de Twitter un acuerdo que contempla devoluciones en caliente a México de los inmigrantes que crucen su frontera. 

"Las aranceles programados para entrar en vigor el lunes contra México quedan suspendidos indefinidamente. México a cambio ha aceptado tomar medidas contundentes para detener la marea migratoria a través de México hacia nuestra frontera sur", anunció Trump en Twitter.

"Aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para pedir asilo serán rápidamente devueltos a México, donde podrán esperar la resolución de sus solicitudes", indicaron en una declaración conjunta los Ejecutivos de Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.

Por su parte, "México autorizará la entrada a todas esas personas por razones humanitarias, en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, mientras esperan la resolución de sus peticiones de asilo. México también les ofrecerá empleo, salud y educación de acuerdo a sus principios".

Amenazas a corto y largo plazo 

Según explica el economista Juan Carlos Martínez Lázaro, del IE Business School, las empresas españolas que se hubieran visto más afectadas a corto plazo por los aranceles son aquellas que están produciendo en México y exportando directamente a EE.UU. Especialmente fabricantes de componentes y otros productos relacionados con la industria automotriz, que usan México (sexto fabricante mundial de automóviles) como trampolín a Estados Unidos.

“Sin embargo, la mayor parte de las empresas españolas en México están en el sector servicios, que no se verían afectadas directamente pero sí en el mediano y largo plazo, porque los aranceles afectarían notablemente a toda la economía mexicana en forma de una depreciación de su moneda y una caída de su crecimiento económico", indica Martínez Lázaro. 

"Sería difícil que México evitase una recesión si entrasen en vigor los aranceles, y ahí las grandes empresas españolas se verían fuertemente afectadas", añade el economista. 

Como ejemplo, BBVA, Santander y Sabadell perdieron más de 3.000 millones de euros en la bolsa española solo un día después de que Trump hiciera pública su amenaza arancelaria contra México, el pasado 31 de mayo. En la misma jornada bursátil, Inditex perdió otros 1.600 millones

Moody's puso ayer en perspectiva negativa la calificación de siete bancos mexicanos, entre ellos las filiales de BBVA y Santander

Los mercados empezaban a dar por descontado el impacto económico que los aranceles tendrán sobre la economía mexicana. Sin ir más lejos, la agencia de calificación crediticia Fitch recortó esta semana la nota de la deuda soberana de México a largo plazo a "BBB" desde "BBB+" al observar un mayor riesgo para el país agravado por las tensiones comerciales. Y ayer Moody's puso en perspectiva negativa la calificación de siete bancos mexicanos, entre ellos las filales de BBVA y Santander.

Inquietud española con López Obrador

Según fuentes empresariales y diplomáticas consultadas por Vozpópuli, la preocupación por los aranceles de Trump se sumaba a la creciente inquietud generada desde la llegada del izquierdista López Obrador al Gobierno el pasado mes de diciembre entre los empresarios españoles en México.

En primer lugar, por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, una obra estimada en más de 12.000 millones de euros que se había ejecutado ya en un 30% y en la que FCC, Sacyr, Acciona y Aldesa tenían contratos valorados en 1.300 millones. En segundo lugar, según las fuentes consultadas, por la carta del presidente mexicano al Rey Felipe VI exigiendo disculpas por la conquista.

“Estamos en un año particularmente difícil en México, en temas de inversión, culturales y sociales. Tenemos que poner en valor todo lo que nos une a México y España”, señaló la pasada semana durante un acto público Antonio Basagoiti, presidente de la Cámara Española de Comercio en México (CAMESCOM).

Unas palabras que ponen de manifiesto la creciente inquietud de las empresas españolas en ese país. Si atendemos a los datos de la propia Secretaría de Economía mexicana, en el primer trimestre de 2019 la inversión española en México ha caído un 41,5% con respecto al año anterior. Entre enero y marzo de este año, España acumula 1.404 millones de dólares en inversión directa (unos 1.240 millones de euros) frente a los 2.399 millones (2.115 millones de euros) del mismo periodo del año anterior.

Incertidumbre

En el último Informe Panorama de Inversión española en Iberoamérica del IE Business School, las empresas españolas ya mostraban una ligera caída en su valoración sobre en la economía mexicana por la incertidumbre que generaban la llegada de López Obrador al gobierno. No obstante, la inmensa mayoría prevé mantener sus inversiones en México, a pesar de las reticencias. 

"La paralización de proyectos clave como el del aeropuerto y el discurso populista de corte social e indigenista de López Obrador es lo que más preocupación genera, por encima de la cuestión de la conquista, que es utilizada más como cortina de humo para desviar la atención sobre otros asuntos de política interna", indica Martínez Lázaro.

"Esto ya ocurrió con la Venezuela de Hugo Chávez, que para desviar la atención sobre cuestiones internas recurría a lo que pasó hace 500 años. Lo verdaderamente peligroso es cuando se salta de las palabras a medidas concretas, como ocurrió en Argentina con YPF o con Red Eléctrica en Bolivia", añade el economista, quien por el momento ve muy lejos de producirse ese escenario en México. "Creo que López Obrador tiene en estos momentos asuntos mucho más importantes". 

El primero de ellos era conseguir convencer a Trump para que detenga los aranceles. De lograrlo o no dependía en gran medida el futuro de las inversiones españolas en México. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba