Economía

Caixabank y Bankia inician las fusiones en un sector al borde del precipicio

Se trata de una operación prácticamente por necesidad ante la crisis que ha provocado la pandemia de la covid-19. Cuenta con el visto bueno de Isidro Fainé y de la Ministra de Economía, Nadia Calviño

Sede de Caixabank
Sede de Caixabank EFE

Comienza el baile. Caixabank y Bankia han confirmado en la noche de este jueves que han comenzado los "contactos" para analizar una eventual operación de fusión entre ambas entidades, según dos hechos relevantes que han sido remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) después de que varios medios, entre ellos Vozpópuli, comunicaran la operación.

"Dado su carácter preliminar, se hace constar que se ha sometido a los órganos de gobierno de Bankia la propuesta de inicio de estudio y análisis que permita al Consejo de Administración adoptar la decisión fundada que corresponda, contando para ello con los asesores pertinentes", ha comunicado Bankia.

"Caixabank, tras la autorización de su consejo de administración, se encuentra en negociaciones con Bankia para analizar una fusión entre ambas entidades, sin que por el momento se haya alcanzado ningún acuerdo al respecto, más allá de la firma de un acuerdo de confidencialidad para intercambiarse información para valorar la operación, en el seno de una 'due diligence', contando con asesores para la operación", ha señalado la entidad catalana. 

El Ministerio de Economía ha comunicado que "en el caso de que esas conversaciones y estudios concluyan en una propuesta de acuerdo de fusión, el FROB los analizará con completa objetividad desde la perspectiva de generación de valor y optimización de su capacidad de recuperación de ayudas".

"El Gobierno tiene una prioridad en relación con Bankia: proteger el interés general de los ciudadanos españoles, maximizar el valor de la participación pública y reforzar la estabilidad financiera del país. Estos son los principios que guiarán cualquier decisión en este ámbito", ha agregado.

Fusión por la pandemia

Dicha operación sería una buena noticia si no fuera porque este proceso de concentración se parece más a un rescate que a un plan de crecimiento. La pandemia que ha provocado la covid-19 ha obligado, prácticamente, a estas dos entidades a intentar integrarse. 

De la unión del tercer y cuarto banco del país resultaría un gigante de un valor en activos superior a los 650.000 millones de euros, pero con presencia sólo en España y Portugal. Ambas entidades cuentan con pocas sinergias pues sus mercados se concentran en las mismas regiones, lo que conllevaría a un fuerte proceso de reestructuración y previsiblemente a uno de los ajustes de plantillas más severos del sector en nuestro país, señalan las fuentes consultadas. 

El Estado diluiría su participación en Bankia del actual 61% hasta entre el 18% y el 20%, lo que situaría al FROB como segundo mayor accionista, solo por detrás de la Fundación La Caixa, que tendría en torno a un 30%, según las fuentes consultadas por este diario. 

La entidad presidida por Jordi Gual habría encargado a la consultora EY una 'due dilligence' para analizar en profundidad los libros de Bankia con la intención de llevar acabo este proceso de consolidación, según informa Okdiario.

En 2012, con Rodrigo Rato e Isidro Fainé al frente de estos dos bancos ya se intentó llevar a cabo dicha fusión. Por aquel entonces, la operación no llegó a buen puerto por las influencias políticas, que bloquearon dicha operación. Esta vez contaría con el visto bueno del Gobierno, que vería diluida, por fin, su participación en Bankia.

Una operación casi forzosa

La integración de estas dos entidades no es una operación para crecer, tal y como se ha mencionado anteriormente. Se trata de una integración que se hace en un momento en el que el sector está en mínimos históricos por la baja rentabilidad y por los tipos de interés negativos, que seguirán inamovibles por la baja inflación y por consecuencia, seguirán lastrando las cuentas de resultados de los bancos. 

El Banco Central Europeo (BCE) ha advertido en diferentes ocasiones de la urgencia de nuevas fusiones en el sistema financiera español para poder capear la ola de morosidad que se les viene encima tras los impagos que surgirán por la covid-19. Luis de Guindos habló en una de sus últimas intervenciones sobre la "persistente ineficiencia de costes" de las entidades de la zona euro, con duplicidades de redes de oficinas, lo que mantiene elevada su ratio de costes sobre ingresos, que se sitúa en una media del 66%, por encima de la de sus competidores de Estados Unidos y los países nórdicos.

En esta línea se ha movido el Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en su última intervención pública. "La banca deberá continuar haciendo esfuerzos para ganar eficiencia", señaló. El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, coincide en el diagnóstico. "Me temo que no queda de otra que pensar en las fusiones, tanto en las nacionales como en las transfronterizas", subrayó el presidente de la patronal durante una mesa redonda que tuvo lugar este lunes.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba