Economía

¿Vender tu ‘alma al diablo’ por comprar online? Tres de cada cuatro consumidores acepta compartir sus datos

No obstante, según los datos de un estudio de KPMG, el 47%, sienten mayor preocupación por sus datos que hace un año

Compra online
Compra online EFE

Los consumidores españoles están empezando a cogerle 'el gustillo' a la compra online. Aunque todavía está muy lejos del furor que hay en otros países como Estados Unidos. No obstante, esta cómoda forma de realizar las compras cuenta con una importante contraprestación, además del dinero. 

La mayoría de los compradores online aceptan por vender su 'alma al diablo' y compartir sus datos personales. Según el estudio "Me, my life, my wallet" (Yo, mi vida, mi cartera) de KPMG, tres de cada cuatro consumidores se muestran dispuestos a compartir sus datos en la compra online. 

Un pacto que empieza a preocupar entre los consumidores. El mismo estudio apunta que casi la mitad, el 47%, sienten mayor preocupación por sus datos que hace un año. En este sentido, los analistas de KPMG afirman que un 24% de los consumidores que realizan sus compras online no comercializaría sus datos.

Carlos Peregrina, socio responsable del sector de Consumo de KPMG en España, explica que "son cada vez más los negocios que buscan monetizar los datos que poseen, ya sea acerca de lo que añadimos a nuestro carrito de la compra, cuántas veces a la semana hacemos ejercicio o qué programas nos gusta ver.

Son cada vez más los negocios que buscan monetizar los datos que poseen"

Carlos Peregrina (KPMG)

En este sentido, también existe una diferencia generacional en la preocupación por compartir los datos. El 21% de los millennials están más dispuestos a compartir sus datos a cambio de mejorar y personalizar su experiencia como cliente, frente al 5% de la generación del baby boom.

De igual manera, la quinta parte de los millennials proporcionaría sus datos a cambio de obtener mejores productos y servicios, frente a un mero 8% en el caso de los baby-boomers. "El estudio refleja que los consumidores más jóvenes sienten la misma preocupación con respecto a la suplantación de identidad pero son más propensos a ver las ventajas que les aporta compartir sus datos", explican los analistas de la consultora. 

Deberes para las empresas

Los compradores online empiezan a concienciarse de lo que provoca ceder sus datos y las empresas deben cambiar su mentalidad. "Los consumidores son más conscientes del valor de sus datos, por lo que las empresas necesitan dar respuesta a este nuevo tipo de consumidor orientado a la tecnología y bien informado en lo que a datos se refiere", matiza Peregrina.

El responsable del sector de consumo de KPMG considera que muchas compañías aún no han entendido las inquietudes de los consumidores en lo que respecta a compartir sus datos, "ni cómo ello puede afectar a su fidelización".

Por último, la consultora ofrece alternativas de transparencia a las empresas como "explicar por qué se solicitan ciertos tipos de datos o describir claramente cómo les protegerán".  También, KPMG señala que "se debe ser sinceros sobre si los datos se venden o comparten fuera de la organización, no ser egoísta con respecto al valor de los datos y recompensar a los consumidores que compartan sus datos". 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba