Economía

El cultivo de marihuana en España dispara los enganches ilegales de la luz

Agentes de la Guardia Civil detectan un alto nivel de plantaciones de cannabis que consumen la electricidad de forma ilegal, especialmente en el sur y este de España.

Plantación de marihuana desmantelada por una unidad de la UCO.
Plantación de marihuana desmantelada por una unidad de la UCO. Guardia Civil

Constataban unos recientes informes del regulador CNMC y de Endesa que el fraude eléctrico a través de las conexiones ilegales a la red no era una cosa de familias pobres o gente que lo está pasando mal; más bien al contrario se trataba de grandes clientes, como empresas y urbanizaciones.

Pero había un tipo de ‘cliente’ poco amigo de pagar el recibo de la luz con perfil de cliente de alto consumo que no salía en ese estudio. Se trata de esas viviendas, granjas u otro tipo de dependencias generalmente rurales que se dedican al cultivo de marihuana.

Según los datos que maneja la Guardia Civil, que son corroborados por las comercializadores eléctricas, en los últimos años han proliferado las plantaciones de marihuana, muy intensivas en el consumo eléctrico por razones obvias, que enganchan la luz de forma ilegal para evitar pagar la factura mensual.

Algunas plantaciones se delatan a sí mismas al hacer saltar la liebre por los altos consumos de conexiones cercanas

De hecho, algunas de estas instalaciones han levantado la pista de la Guardia Civil o la Policía Nacional precisamente por eso. Se han delatado a sí mismas al incurrir en altos consumos que han sido detectados por la compañía eléctrica, que ha alertado a las autoridades y en el proceso de registro, éstas se han topado no sólo con el enganche ilegal, sino con metros y metros cuadrados teñidos de un verde sospechoso.

Otras veces ha ocurrido al contrario. Han sido las autoridades las que han localizado la plantación, la han intervenido y en el proceso han constatado que la intensa iluminación que usaban para el crecimiento del cáñamo se obtenía de una conexión ilegal.

Uno de estos últimos casos se dio en Antequera (Málaga), hace unas semanas. Agentes de la Policía Nacional detuvieron a un ciudadano español que contaba con 188 plantas, ubicadas todas ellas en el interior de su domicilio.

El detenido había habilitado una gran habitación de la casa, acondicionada como un invernadero con grandes focos que ‘chupaban’ la electricidad de un enganche ilegal. Al supuesto culpable de la instalación se le ha acusado no sólo del delito de tráfico de estupefacientes, sino también del de “defraudación de fluido eléctrico”.

Un ciudadano español fue 'pillado' en Antequera con 188 plantas que alimentaba lumínicamente con electricidad proveniente de una conexión ilegal

La zona sur y este de España es de las que más conexiones ilegales de electricidad sufre, algunas de ellas destinadas al cultivo del cannabis.

Un reciente informe de Endesa, compañía que tradicionalmente opera en la zona sur de España, hacía hincapié en que sólo el 1% de la luz ‘defraudada’ se debía a las conexiones ilegales desde hogares de bajo consumo. La mayoría de estos abusos (más de un 90%) los cometen usuarios de alto nivel de consumo como empresas y urbanizaciones. Y entre ellos habría que incluir a los cultivadores de marihuana que optan por no pagar el recibo.

Las pérdidas para el sistema del fraude eléctrico se elevaron a 150 millones de euros en 2015, cantidad que recae no en las empresas comercializadores y distribuidoras, sino en todos los consumidores. Los niveles de sofisticación a los que están llegando los defraudadores eléctricos hace muy difícil detectarlos, denuncian las eléctricas y la propia CNMC, que ha propuesto un cambio normativo para poder perseguir de forma más efectiva este tipo de prácticas.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba