Motor / Prueba

Hibrido enchufable y diésel: ¿será la solución ideal coches como el Mercedes E300 de?

Eléctrico en ciudad, diésel en carretera. La combinación de ambas tecnologías es sin duda una de las más eficientes, y lo hemos podido probar en este híbrido enchufable de la marca de la estrella, con etiqueta CERO en el entorno urbano y ajustadísimos consumos en carretera

El E300 de ofrece 50 kilómetros de autonomía en modo eléctrico y su batería se recarga en unas dos horas.
El E300 de ofrece 50 kilómetros de autonomía en modo eléctrico y su batería se recarga en unas dos horas.

La búsqueda de nuevas tecnologías para el automóvil apunta al coche eléctrico, aunque todo indica que su implantación a gran escala tardará todavía muchos años. Hasta que llegue ese momento, muchas son las opciones que los fabricantes están mostrando para este largo periodo de transición en busca de la descarbonización total del sector que debiera llegar en 2040 o 2050. Y una de ellas, y quizás la menos extendida, pudiera ser la que Mercedes-Benz ha desarrollado en su berlina de la Clase E y que a buen seguro llevará a otros modelos, un híbrido enchufable capaz de moverse en modo completamente eléctrico en ciudad combinado con un motor diésel de brillante eficiencia fuera de ella.

Y es que el E300 de sin duda nos ha sorprendido por la mínima economía de consumo que puede ofrecer un turismo de casi cinco metros, dos toneladas de peso y 306 CV de potencia. Cuenta con un motor eléctrico de 122 CV y batería de 13,5 kWh junto a un motor diésel de 194 CV, este el mismo cuatro cilindros de dos litros que se monta en el E220d, respecto al que este E300 de resulta unos 12.000 euros más costoso y pesa casi 350 kilos más. La batería va ubicada tras los asientos traseros y resta algo de espacio al maletero, 140 litros menos que deja la capacidad en 400 litros, 480 en el caso de la versión familiar Estate.

La información recoge en todo momento el estado de sistema eléctrico.
La información recoge en todo momento el estado de sistema eléctrico.

Con el motor eléctrico de 122 CV puede alcanzar por sí solo los 130 km/h, aunque la batería de iones de litio de 13,5 kWh de capacidad permite una autonomía en modo eléctrico que en circunstancias normales no llega a los 54 kilómetros que anuncia. Eso sí, en un uso diario en entorno urbano es fácil acercarse a los 40 kilómetros, lo que sin duda permite en la mayoría de los casos moverte día a día con un coste mínimo, pues incluso si se agota y tiramos durante algunos kilómetros del motor diésel, el consumo de este apoyado mínimamente por el motor eléctrico se queda en cifras impropias de una berlina de su potencia y dimensiones.

Recarga en dos horas

Para recargar la batería, una operación que requiere hacerse prácticamente a diario, el cargador integrado tiene una potencia de 7,4 kW. En el mejor de los casos, la recarga de la batería requiere una hora y media aproximadamente, mientras que en un enchufe más convencional son unas dos horas y media, lo que permite en cargadores de muchos centros comerciales poder recargarla casi por completo mientras cenas o vas al cine. Hay cuatro modos de gestión del sistema híbrido —HYBRID, E-MODE, E-SAVE y CHARGE—, y el sistema puede recoger y procesar parámetros como el tráfico, la topografía de la ruta por la que circula o la información proveniente de los sistemas de ayuda a la conducción, para ayudar a reducir el consumo general y ahorrar energía de la batería.

Si en ciudad es una delicia su conducción en modo eléctrico, en carretera resulta también muy agradable, con un motor diésel al que apoya el eléctrico y que logra una respuesta inmediata al pisar el acelerador ganando velocidad con rapidez, un notable silencio de rodadura y haciendo que resulte sumamente fácil moverse a muy alto ritmo. Sus 306 CV se dejan notar pero en todo momento con una gran suavidad que enmascara las buenas prestaciones que desarrolla. Pero tan destacable como su facilidad para viajar a muy alto ritmo son sus ajustados consumos, algo a lo que ningún híbrido enchufable con motor de gasolina puede llegar.

Si viajas a ritmos de 130 ó 140 km/h de forma sostenida, incluso de vez en cuando algo por encima, el consumo que hemos podido medir es de apenas 6,1 l/100 km, una cifra sin duda más propia de un utilitario que de una berlina de 300 CV y casi cinco metros de largo. Una tecnología si duda de lo más eficiente que hemos podido probar últimamente, y que no sería extraño empezáramos a ver con más frecuencia visto el buen resultado que aporta en consumos y emisiones.

FICHA TÉCNICA:

Instrumentación completamente digital en el nuevo Clase E.
Instrumentación completamente digital en el nuevo Clase E.

VERSIÓN E 300 de; MOTOR Diésel, 4 cilindros en línea, turbo + eléctrico de 122 CV; CILINDRADA 1.950 cm3; BATERÍA 13,5 kWh; POTENCIA CONJUNTA 306 CV; PAR MÁXIMO 700 Nm; VELOCIDAD MÁXIMA 250 km/h;  ACELERACIÓN 0-100 KM/H 5,9 s; CONSUMO EN RECORRIDO PRUEBA 6,1 l/100 km; AUTONOMÍA COMBINADA 1.120 km; DIMENSIONES 4.923 / 1.852 / 1.475 mm; NEUMÁTICOS 275/40 R 18; PESO EN VACÍO 2.060 kg; MALETERO 400 l; PRECIO 67.400 €

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba