Vivimos en un mundo globalizado en el que somos capaces de conectar con la otra punta del planeta con un solo "click". Pensamos que el capitalismo y las grandes marcas han creado un cliente universal y que todos tenemos las mismas necesidades y los mismos gustos. Aunque hay mucha verdad en esta afirmación, si nos fijamos en el mundo de la belleza podemos ver que existen muchos localismos marcados por la tradición y que las preocupaciones de la mujer en un determinado país no tienen nada que ver con las de otra región.

Desde Vozpópuli te invitamos a acompañarnos en una gira mundial para recorrer diferentes países del planeta y conocer de manera profunda los rituales de belleza más comunes en las mujeres que los habitan. En nuestro particular pasaporte beauty visitaremos países asiáticos que en los últimos años están imponiendo sus fórmulas y productos en Occidente, así como otros países más cercanos a España que, no por ello, comparten nuestras costumbres.

Para hacer este repaso, nada mejor que contar con una guía de excepción como la doctora María José Martínez Caballero. Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza, ejerce como médico desde hace más de veinte años, y su pasión por la cosmética le ha llevado a buscar ese punto en el que coinciden la salud con la belleza. A través de esta investigación, la doctora ha realizado una búsqueda imparable de activos naturales con los que trabaja usando los últimos adelantos en biotecnología. Esta experiencia se ha traducido en Archangela, su firma de cosmética bio con una amplia línea de productos basados en un consumo eco-responsable.

Así se cuida la mujer en Corea

La cosmética coreana se está abriendo hueco en el mundo a pasos agigantados, pero no es nada nuevo, tienen una tradición de años que ha hecho que el cuidado de la piel sea una cotumbre que forma parte de su día a día. La diferencia principal entre la cosmética coreana y el resto del mercado es su rutina. En Corea los pasos que se llevan a cabo para mantener una piel saludable y cuidada son mucho más extensos que en Europa e incluso que en otros países asiáticos. Suele constar de entre siete y diez pasos, nada comparable con la rutina española que suele basarse en dos: limpiador y crema hidratante.

La mujer coreana dedica mucho tiempo a su rutina de belleza

Este largo ritual se vive como un momento de disfrute, no como una carga, y en los últimos años lo que están haciendo es ahorrar tiempo gracias a los productos "2 en 1" o "3 en 1". Esa especie de ritual de belleza es común a otros países como Japón o China, pero en el caso de las coreanas tiene algo de sagrado que les relaja y hace sentir bien. 

Utilizan el maquillaje para potenciar virtudes no para disimular imperfecciones

Esta diferencia se comprueba de manera muy fácil si nos fijamos en el maquillaje. A diferencia de occidente, las mujeres coreanas utilizan el maquillaje para potenciar sus virtudes, pero nunca para tapar o disimular imperfecciones. También en la protección solar, un producto que nosotros relacionamos con el verano y con tomar el sol, es empleado por las coreanas a diario, tanto en invierno como en verano y tanto al aire libre como en espacios cerrados.

La rutina de belleza coreana comienza con una limpieza exhaustiva y el tónico. Después se aplica la loción que es el producto protagonista. La cosmética natural es muy bien valorada ya que tienden a pensar que sus resultados beneficiosos en la piel se alargarán en un largo plazo de tiempo mientras que la cosmética industrial la relacionan más con resultados inmediatos. 

Otra de las "rarezas" coreanas es que las marcas de cosmética masculinas están muy extendidas así como el gusto por los formatos monodosis, muy funcionales e higiénicos aunque poco ecológicos.

Los formatos monodosis como las ampollas tienen mucho éxito en Corea

Los coreanos buscan rituales 100% personalizados y lo consiguen gracias a la combinación en una misma rutina de productos que tratan problemas tan concretos como poros dilatados, puntos negros o la falta de luminosidad. El precio de los cosméticos suele ser medio, no existen tantas marcas de lujo y comienzan a usarlos desde muy jóvenes ya que no relacionan el cuidado personal con el envejecimiento sino con tener una piel impecable, sea cual sea tu edad. 

Así se cuida la mujer en China

La belleza ideal en China es una mujer con ojos grandes, nariz alta, boca pequeña... y por supuesto la piel blanca, un rasgo que se comparte con Corea o Japón, y que está en las antípodas de nuestra búsqueda de pieles bronceadas. Allí no se consumen autobronceadores sino productos que buscan la palidez y protegen de los rayos del sol. Esta consideración estética es ancestral y en la antigüedad se asociaba al estatus social así que no es de extrañar que con el uso del maquillaje se busque dar ese aspecto frágil, pálido y encantador.

La mujer china busca tener una tez pálida

La protección frente al frío, la humedad o los ambientes secos también está muy arraigada y actualmente los cosméticos antipolución que protegen de los factores ambientales tienen mucho éxito.

A diferencia de las coreanas, las chinas no llevan a cabo rutinas con tantas fases pero sí con pasos más concienzudos y el producto estrella es un producto acuoso que cierre los poros y haga una función barrera contra los agentes externos y prevenga las irritaciones.

El gasto en cosmética es muy alto y hay muchas marcas de alta gama

En general, la media de gasto en cosmética en China es muy alta por lo que hay muchas marcas de alta gama y los ingredientes botánicos son una parte fundamental en las formulaciones de sus productos con elementos ancestrales como el polvo de perlas que es la base de muchas cremas, sérums y tónicos.

Así se cuida la mujer en Japón

La cosmética japonesa se basa en la medicina tradicional pero esta radicalmente influida por la innovación tecnológica. A diferencia de las tradiciones china o coreana, en Japón se busca simplificar la rutina creando productos multifunción, sin embargo fases como la doble limpieza, el uso de esencias y la protección solar no faltan entre sus pasos reglamentarios.

Duplican la limpieza pero no de manera agresiva

La limpieza es un paso incuestionable, las mujeres japonesas comienzan y terminan el día limpiando su rostro. No se trata solo de la higiene, sino de la purificación de la piel para aprovechar los beneficios de los cosméticos que se apliquen después. Duplican el proceso de limpieza pero no lo hacen de manera agresiva, no buscan eliminar capas que consideran necesarias para la protección.

El producto básico en su rutina es  la loción. Va después de la limpieza y su función es la hidratar y preparar la piel para que absorba los beneficios del resto de tratamientos. Además, viviendo en ciudades con gran contaminación, no pueden olvidar la protección frente al sol y la polución, grandes aceleradores del envejecimiento.

El rodillo facial es una herramienta básica en la belleza asiática

La cosmética japonesa se podría resumir en pocos pasos, pero muy precisos con cosméticos elaborados con ingredientes autóctonos refrendados por estudios científicos. Pero el cambio radical es su predisposición a dedicarle tiempo a la piel, incluso aunque apenas se tenga tiempo. Un gran aliado son las herramientas como los rodillos de masaje facial que se usan durante el baño. 

Así se cuida la mujer en los países nórdicos

La sauna fue la primera rutina de bienestar que se extendió por el mundo desde los países nórdicos, concretamente desde Finlandia, siendo adoptada por los spas fuera de sus fronteras. Pero más allá de su invento más famoso, la rutina diaria de sus mujeres se identifica por usar pocos productos y basarse en la naturaleza.

La sauna finlandesa se ha extendido por todo el mundo

Son zonas con temperaturas extremas y pocas horas de luz en invierno y ante esta situación la piel se resiente. Los habitantes de estas áreas se valieron de lo que tenían a mano para protegerse por lo que sus fórmulas de belleza se basan en las plantas autóctonas, los aceites naturales y el agua que utilizan en sus baños de contraste que protegen y miman su cutis desde hace siglos. Entre los elementos naturales más utilizados se encuentras los frutos rojos, las algas y algunas hierbas silvestres autóctonas. Estas plantas han tenido que adaptarse a un medio hostil para sobrevivir, por ello son ricas en nutrientes y las mujeres pueden beneficiarse de sus ventajas para su piel.  

El minimalismo invade sus cosméticos con un 'packaging' sencillo y pocos ingredientes

El minimalismo que caracteriza su arquitectura, moda o diseño también invade sus cosméticos que suelen presentar un packaging sencillo, de líneas rectas y pocos colores y un número escaso de ingredientes. Además las nórdicas tienen muy integrada la idea de la importancia de ser constantes en sus rutinas de belleza. Son muy realistas y prácticas y saben que una arruga que tarda años en producirse no desaparece en cuestión de semanas.

Así se cuida la mujer en Rusia

El mayor secreto de belleza ruso es la desintoxicación de los poros y en sus rutinas es muy importante cualquier remedio que ayude a combatir ese problema. Podemos ver desde planes de ayuno a base de zumos naturales, el uso de diuréticos o el llamado banya ruso, una especie de ducha fría que las mujeres suelen acompañar con una mascarilla de yogur y miel y que en las saunas más lujosas se complementa con masajes con ramas de abedul, eucalipto y granos de café.

Buscan perfumes de marcas pequeñas que ofrezcan exclusividad

Las mujeres rusas sienten un amor desmesurado por los perfumes y la cosmética de gran lujo. No buscan fragancias de grandes firmas, sino perfumes de marcas pequeñas y desconocidas que ofrezcan exclusividad. La mujer mujer rusa quiere ser y especial y que no encuentre a otra en su entorno que huela igual que ella.

El perfume es uno de los grandes protagonistas para las mujeres rusas

Otro elemento al que dan mucha importancia es la exfoliación del cuerpo. Una de las técnicas más populares es golpear sus mejillas o frente para potenciar la circulación sanguínea, reducir los poros y conseguir esa apariencia fresca y rosada en la piel.

Con respecto a mascarillas y tónicos, la rutina de belleza rusa se aleja de los químicos y apuesta por yemas de huevo, crema agria, leche e incluso mantequilla. Estos ingredientes naturales suavizan la piel y eliminan las arrugas. El jugo de pepino fresco es su tónico limpiador predilecto y como alternativa al jabón llegan a usar agua de rosas, té de rosa mosqueta y manzanilla.

El pepino es uno de los ingredientes naturales básicos para la rutina de belleza rusa 

En los últimos tiempos han vivido una revolución en cuanto al maquillaje. Si en la antigua Rusia soviética era un elemento censurable porque se asociaba a la vida burguesa occidental, hoy ninguna rusa sale de casa sin maquillarse... ¡y mucho! La estética natural, imperante en otros países como Francia, nada tiene que hacer en una región donde las uñas perfectas y la belleza sofisticada está a la orden del día.

¿Cuál dirías que es el rasgo que identifica la rutina de belleza de las españolas?