La separación de Enrique Ponce y Paloma Cuevas se ha convertido en el culebrón del verano. Si la noticia de que la pareja ponía punto y final a su relación de hace 28 años -y casi 24 de casados- nos dejaba a todos sorprendidos, lo hizo más aún el conocer que había una supuesta tercera persona y ya nos dejó descolocados que la supuesta amante tenga nada menos que 21 años.

La joven que habría vuelto loco al torero, de 48 años, se llama Ana Soria Moreno y es de Almería. Entre ellos hay una diferencia de edad de 27 años y habrían comenzado la supuesta relación hace un año y medio. Las iniciales las dio este miércoles Beatriz Cortázar en 'esRadio', quien también dio otros datos como que es hija de un prestigioso abogado almeriense y amante de los toros. 

Dos días después de desvelarse su identidad y conocer algunos datos de la joven, ahora ya se le ha puesto cara. Como se puede ver en las fotos, se trata de una atractiva rubia. 

Ana Soria, la novia de Enrique Ponce.

La supuesta novia de Enrique Ponce pertenece a una familia acomodada de Almería y está volcada en sus estudios de Derecho en Granada, según publica 'El diario de Almería'. Además aspira a ser modelo y actriz y lo cierto es que tiene todas las cualidades para poder serlo.

La novia de Enrique Ponce, Ana Soria.

El torero ya conoce a sus suegros

Enrique Ponce ya habría viajado a México con la joven rubia y habría fotos de este momentos pero no se habían publicado hasta ahora. Quizás alguna revista de cabecera de la parejas las compró y las guardó en un cajón, como se suele hacer muchas veces.

El torero ya conoce a sus suegros, que aprueban la relación. Él estuvo el pasado fin de semana en Almería con Ana y compañeros del diestro ya han visto a la joven rubia viendo a su novia por las plazas de toros de España, según publica 'El Economista'. El medio señala que en febrero, Ponce ya estuvo haciendo consultas a abogados sobre cuestiones legales de divorcios y separaciones y cuando Paloma Cuevas fue preguntada por ello, dijo: ·Si hay algo, yo no sé nada".

El divorcio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas ya está en manos de los abogados, según publicó 'Semana', en principio y por parte de los dos, "se ha planteado de una forma amistosa, cordial y desde el respeto al amor que se han tenido y el cariño que aún se profesan". También por el bien de las dos hijas que tienen en común, Paloma, de 12 años, y Bianca, de 9. Después de tantos años juntos, la pareja creó un gran imperio con varios negocios que les seguirá manteniendo unidos, locales y propiedades.