"Mira su nombre tatuado en la caricia de mi piel. A fuego lento lo he marcado y para siempre iré con él". Si la copla 'Tatuaje' se hubiese escrito en el siglo XXI, Concha Piquer tendría que haber cambiado por completo su letra porque la idea de que un tatuaje es para siempre ya no sirve en los tiempos en los que vivimos.

Es cierto, hace unos años la idea de quitarse un tatuaje era toda una utopía, la piel quedaba marcada de por vida así que era una decisión que había que meditar mucho. Hoy tenemos la suerte de poder subsanar los errores de la juventud o borrar los recuerdos de un antiguo amor gracias a las nuevas tecnologías láser que permiten que nuestra piel vuelva a lucir limpia y virginal.

Sabemos que existen fórmulas para eliminar tatuajes, pero aún no conocemos muy bien en qué consisten y suelen estar rodeadas de leyendas que crean desconfianza. Sin embargo, podemos decir que hoy ya se puede eliminar un tatuaje con todas las garantías y es un proceso al que no debemos de tener miedo porque los resultados son excepcionales y la piel no sufre daños, lesiones o cicatrices.

El gran problema es la falta de información y las centros especializados se enfrentan cada día a resolver el mismo tipo de preguntas de sus clientes. ¿Se borrará completamente? ¿Cuántas sesiones son necesarias? ¿Influyen los colores del tatuaje? ¿Duele o deja cicatriz? Para arrojar un poco más de luz, desde Vozpópuli vamos dedicarnos a conocer más a fondo en qué consisten los sistemas de eliminación de tatuajes y qué resultados podemos esperar de ellos.

¿Cómo se elimina un tatuaje?

La tecnología más utilizada para la eliminación de los tatuajes es el láser que se encarga de fraccionar las partículas de tinta hasta que las desintegra gracias a impulsos de energía con una longitud de onda específica que actúa sobre los pigmentos. La tinta absorbe esta energía y se fragmenta en partículas mucho más pequeñas que nuestro sistema linfático es capaz de eliminar de manera natural.

Procedimiento láser para eliminar tatuajes Clínica Bonome

La eliminación de los tatuajes es un proceso paulatino y depende de mucho de factores como el color, la zona del cuerpo en el que esté realizado, el sexo del cliente e, incluso, la antigüedad que tenga el dibujo. Teniendo en cuenta estas variables, es posible eliminar un tatuaje en un 100%.

Estos factores no solo influyen en el resultado final, sino también en el proceso de borrado. No hay una regla fija marcada, ni un número exacto de sesiones necesarias, pero con la tecnología láser de última generación los resultados siempre son óptimos. Además, en los casos en los que no se produce un borrado total, siempre existe la posibilidad de reescribir encima del antiguo tatuaje. La mejor recomendación es confiar en los especialistas que analizarán cada caso y te aconsejarán sobre la cantidad de sesiones que serán necesarias y el resultado final que podrás esperar.

En la mayoría de los casos, para eliminar un tatuaje de manera total o parcial son necesarias entre seis y ocho sesiones, aunque todo dependerá de factores como la antigüedad y profundidad del dibujo, la cantidad y tipos de tintas que se utilizaron, el tono de nuestra piel o, como ya hemos mencionado, el sexo y la localización, entre otros. 

Evolución de la eliminación de un tatuaje en las diferentes sesiones Clínicas Dorsia

Borrar un tatuaje puede ser un proceso fácil... pero no rápido. Necesitamos tener un poco de paciencia porque el periodo de tiempo que hay que dejar pasar entre una sesión y la siguiente es de entre cinco y seis semanas. Este intervalo es el suficiente para que la piel se recupere, se vuelva a hidratar y esté de nuevo preparada para ser tratada con el sistema láser.

Los cuidados posteriores

Después de una sesión de láser debemos de curar el tatuaje de forma correcta para obtener buenos resultados. Entre las recomendaciones habituales está el evitar el sol directo, también el sudor y los baños en la piscina durante los días posteriores a recibir la sesión. Por estos motivos, la peor época para someterse al procedimiento es durante los meses de verano.

El día de la sesión y el día posterior, se recomienda evitar el agua caliente en la zona tratada, aconsejando el uso de agua tibia. Después de las sesiones se puede producir un enrojecimiento e inflamación en la zona tratada que desaparece en poco tiempo.

Las cicatrices solo aparecen si hay una infección

Siempre que sigas las recomendaciones de los especialistas no deben de aparecer cicatrices. Es importante proteger la zona tratada del sol durante los 15 días posteriores a la sesión y después, al hacerlo, usar siempre cremas de pantalla solar con protección alta. Las cicatrices solo aparecen si hay una infección, algún roce, etc. Si cuidas la zona, se mantiene limpia y tapada unos días y, sobre todo, no se toca, no tiene por qué ocurrir.

Durante el tratamiento se hace una pequeña incisión en la piel para fracturar las partículas de tinta. Esta acción genera una costra que, dependiendo de la cantidad de tinta que se elimine o si la piel es más gruesa o fina, se caerá a los pocos días. Durante los primeros días es mejor limpiarla y tenerla tapada, después se recomienda aplicar una pomada antiséptica y antiinflamatoria dos veces al día hasta su curación.

Costra producida por la acción del láser para eliminar el tatuaje Tatualia Chueca

Debes evitar rascarte y dejar que la costra se desprenda de forma natural. Una vez cicatrizada conviene aplicar dos veces al día una crema regeneradora  que contenga en su composición factor de protección solar. Su aplicación debe continuar durante las dos o tres semanas posteriores a la sesión. Algo muy importante que tenemos que tener en cuenta es que debemos mantener la piel limpia, protegida y bien hidratada. Además debemos evitar rascar la zona tratada para no alterar el resultado final.

Las dudas más habituales

Hacerse un tatuaje es algo que genera muchas dudas y es algo que meditamos mucho antes de decidirnos a tomar el paso. Con su eliminación sucede exactamente lo mismo, nos surgen una serie de preguntas que hoy vamos a resolver de una manera clara y sencilla gracias a la ayuda de Tamara y Leticia Choclán, hermanas y propietarias de Tatualia Chueca.

Pregunta: ¿Se consigue eliminar por completo el tatuaje?

Respuesta: En la gran mayoría de los casos se puede decir que sí. Gracias al uso de tecnología láser de última generación, los tatuajes de colores pueden ser borrados en un 85% o 90%. Eso no significa que el resultado final no sea bueno ya que el porcentaje restante es prácticamente imperceptible a simple vista.

Imágenes del antes y el después de la eliminación de un tatuaje Tatualia Chueca

P: ¿Cuánto tiempo tarda en verse los resultados?

R. Los resultados sin visibles desde la primera sesión donde ya se percibe un gran avance en la eliminación del tatuaje. Sin embargo, no lo notarás de manera inmediata nada más someterse al láser, tendrás que esperar entre 20 y 25 días que es el tiempo que tu cuerpo necesita para ir eliminando de manera natural la tinta a través del sistema linfático.

P: ¿Cuáles son los colores más difíciles de eliminar?

R: Los tonos más complicados son el rosa, el amarillo y el blanco porque son los más resistentes a las sesiones con láser. Si tu tatuaje tiene estos colores el resultado final no será una eliminación total del dibujo. En el lado contrario, tenemos al negro, la tonalidad más fácil de borrar de nuestra piel.

P: ¿Es un procedimiento doloroso?

R: Nuestros clientes nos han manifestado que el dolor es menor que cuando se hicieron el tatuaje. No obstante, te puedes aplicar una crema anestésica en la zona a tratar 90 minutos antes de realizarte la sesión, con el fin de minimizar al máximo la pequeña molestia que se puede notar en la piel. Además aplicamos frío local en la zona durante el servicio.

Angelina Jolie es una de las celebrities que han decidido someterse a la eliminación de sus tatuajes Gtres

P: ¿Cuánto tiempo dura cada sesión?

R: Depende del tamaño del tatuaje a eliminar. Para un tatuaje con una superficie de 100cm² el tiempo será entre 15 y 20 minutos. Pueden ser algunos minutos más en el caso de tatuajes de mayor tamaño y con más detalle.

P: ¿Se puede eliminar solo una parte del tatuaje?

R: Sí, por supuesto. Se puede eliminar solo la parte que desees y dejar la otra sin alterar.

P: ¿Cuánto tiempo hay que esperar para eliminar un tatuaje?

R: Nuestra recomendación es esperar seis meses después de haberte hecho el tatuaje. En ese momento tu piel estará ya preparada para iniciar la eliminación con todas las garantías.

Hombre con los brazos tatuados Freepik/nakaridore

P: ¿Se puede volver a tatuar la zona en la que se ha eliminado un tatuaje?

R: Sí, no hay problemas. Aunque siempre hay que seguir los consejos de los especialistas.

P: ¿Es necesario repasar la zona en el futuro?

R: No. Una vez finalizadas las sesiones necesarias, habremos eliminado el tatuaje por completo y para siempre.

¿Cuánto cuesta borrar un tatuaje?

Las tarifas para eliminar un tatuaje depende sobre todo de dos factores. Por un lado el tamaño del tatuaje que se quiera borrar y, por el otro, el número de sesiones que van a ser necesarias que depende mucho de la antigüedad del tattoo, los colores que contenga o la zona en la que se encuentre.

El precio de cada sesión suele arrancar desde los 40 €, para tatuajes de hasta 10 cm2; 60 €, si el dibujo llega hasta los 50 cm2; y 90 € para eliminar diseños de hasta 100 cm2. También varía mucho el tiempo de cada sesión dependiendo del tamaño del tatuaje. Así los dibujos más pequeños pueden llevar unos 12 minutos de proceso láser mientras que los más grandes llegan a necesitar hasta media hora de tratamiento.

Evolución de la eliminación de un tatuaje Centro médico Rusiñol

Los centros especializados suelen ofrecer a sus clientes bonos que resultan más rentables ya que se ahorra un buen porcentaje del precio final. Además, como en todos los casos va a ser necesarias más de una sesión, es una cuestión a tener en cuenta porque siempre los vamos a consumir.

Las razones más habituales para eliminar un tatuaje

¿Cuál es la principal causa por la que un cliente se somete a la eliminación de un tatuaje? Pues es tan sencillo como el aburrimiento. El cansancio es la primera razón por la que se acude a un centro para quitarse un tatuaje. En segundo lugar nos encontramos con la idea de que el dibujo ha pasado a estar anticuado y el paciente quiere eliminarlo o actualizarlo por un diseño más moderno.

El tercer motivo, y el que más interés nos despierta, se debe a razones amorosas. La eliminación de tatuajes que tienen que ver con exparejas ocupa el bronce del pódium. Es muy habitual tatuarse nombres, fechas, iniciales en el clímax del amor pero... ¿qué sucede cuando todo se termina? La pareja sale por la puerta pero su recuerdo sigue en nuestra piel. En muchos casos eliminar el tattoo de un ex se convierte en un regalo a una nueva pareja.

Melanie Griffith borró el nombre de Antonio Banderas de su brazo tras la ruptura con el actor Gtres

Estos borrados de relaciones pasadas se suelen dar en los brazos que es el lugar favorito para tatuarse las declaraciones de amor. En este tipo de procedimientos, el perfil de cliente más habitual son mujeres de entre 30 y 40 años que deciden dar el paso para cortar por lo sano con su pasado amoroso.