El deportivo del centrocampista del Valencia, Ever Banega, un Ferrari 458 de color rojo recién estrenado, acabó calcinado a la entrada de Paterna, a 300 metros del acceso de la ciudad deportiva del club valenciano. Afortunadamente, el argentino salió ileso. Un calentamiento del motor o un cortocircuito se contemplan como las principales causas del incendio, que se inició en la parte trasera del coche, donde se ubica el motor del Ferrari 458, un coche valorado en unos 250.000 euros.

Banega tuvo que abandonar rápidamente su nuevo deportivo tras ver cómo se originaba un incendio en la parte trasera. Las llamas, ayudadas por el viento que corría, devoraron rápidamente gran parte del vehículo mientras se escuchaban pequeñas explosiones. El fuego se extendió hasta unos matorrales cercanos, de ahí que varias patrullas de la policía local y nacional tuvieron que cortar la carretera hasta que llegaron dos coches de bomberos.

Definitivamente, Banega tiene un problema con los coches, pues hace unos meses se fracturó la tibia y el peroné al ser atropellado por su propio deportivo, un Audi R8, cuando estaba repostando en una gasolinera el pasado 19 de febrero.