A diferencia de lo que sucede con la del Real Madrid, y especialmente con su presidente, Florentino Pérez, las relaciones entre la directiva del FC Barcelona y la del Atlético son excelentes. Este hecho volvió a quedar patente en el último partido entre ambos equipos disputado en el Camp Nou con motivo de la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Primero en la comida oficial y después en el palco, donde los representantes de las diferentes instituciones catalanas también confraternizaron con los dirigientes rojiblancos.

Tal es el buen rollo, que el presidente del Atlético, Enrique Cerezo, no dudó en animar al presidente de la Generalitat, Artur Mas, a estar este miércoles en el Calderón para presenciar en directo el encuentro de vuelta. En la mayoría de los casos, la invitación sonaría a puro formalismo. Sin embargo, en caso el de Cerezo no lo fue. Por más que la presencia del máximo mandatario catalán en Madrid pudiera resultar incómoda, un día después de que el Congreso denegará la petición del Parlament a convocar un referémdum sobre la independencia de Cataluña. 

En el departamento del Atlético que se encarga de organizar el protocolo del palco del Calderón no tienen constancia de que Mas vaya estar en el Calderón. Habitualmente, las invitaciones no son nunca nomilaes, sino que se realizan a las diferentes instituciones y hasta última hora no suele confirmarse quién es la personalidad que acude en su representación. Sin embargo, basta que la invitación al president de la Generalitat fuera hecha personalmente por Enrique Cerezo para que éste la hubiera confirmado, algo que al menos hasta el martes por la mañana no había ocurrido.