EUROLIGA

Real Madrid-Barcelona, volumen 5: Clásico europeo entre el morbo y las dudas

Llull supera a Rice y a Tomic en un Clásico de esta temporada
Llull supera a Rice y a Tomic en un Clásico de esta temporada EFE

Clásico poco ortoxo el de este quinto capítulo de la temporada. El Real Madrid quiere ganar ante el Barcelona, en versión Euroliga, porque los de Laso le dan un valor doble al triunfo: la victoria aseguraría matemáticamente el factor campo en los playoffs de cuartos de final de la competición y 'borraría' las últimas derrotas del equipo, cuya racha ha sembrado alguna duda entre la afición.

Sabido es que un Clásico es mucho más que un partido cualquiera. Hace apenas diez días, el Madrid ganó al Barcelona en Liga con otra genialidad más de Sergio Llull, que consiguió una meritoria canasta victoriosa (el Día de la Marmota) en los últimos segundos.

Los merengues, decididos a no tener piedad con su eterno rival, cuentan con la incorporación de Trey Thompkins, que no está dado de alta en la Liga Endesa, y de Andrés Nocioni, que sale de una lesión en el pie.

Cada partido es distinto y cada momento de los equipos diferente. El equipo de Pablo Laso viene de dos derrotas "dolorosas", en palabras del técnico. Y el Clásico puede hacer borrón y cuenta nueva para un Madrid que ha bajado de revoluciones desde que se adjudicó la Copa del Rey el pasado mes de febrero.

Aunque cuando se pregunta a todos, entrenador y jugadores, sobre las causas del bajón, siempre se habla de la gran cantidad de partidos y de viajes, parece que el excelente trabajo del equipo realizado hasta la fecha y el colchón clasificatorio en ambas competiciones ha permitido al Real Madrid no tener que pisar a fondo el acelerador.

Enfrente está un Barcelona que afronta el duelo en una situación poco ortodoxa: los de Bartzokas, tras la victoria del Efes en Kaunas, ya están matemáticamente fuera de la Euroliga. El hecho de caer en primera ronda, inaudito hace unos meses, responde a una temporada para olvidar de los culés, ahogados por las lesiones y por la falta de química en una plantilla mal configurada para el año uno de la era post-Pascual.

El Barça, con todo, tratará de luchar una victoria siempre de prestigio. Pero su rival tiene en mente, cómo no, seguir guanteando a un equipo contra las cuerdas. El morbo está servido.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba