Aunque a veces pueda parecer lo contrario, el concepto de servicio por suscripción, es decir, aquel que se financia mediante el pago recurrente de una cuota fija de sus clientes, no lo inventaron ni Netflix ni Spotify. Es una modalidad de contratación muy anterior al surgimiento de Internet y se ha usado (y se usa aun) para todo tipo de negocios. Que te traigan el periódico a casa, preparar unas oposiciones en una academia, acudir al gimnasio o un abono de temporada para el fútbol o el teatro se han pagado, de toda la vida, mediante suscripciones mensuales o anuales.

La revolución que está suponiendo la masiva transformación digital de los negocios, no obstante, hace que el modelo de suscripción prolifere entre todo tipo de empresas, tanto para la comercialización de productos y servicios físicos o tradicionales como de los puramente digitales. Según un estudio de Kantar, el 31% de los internautas está suscrito a, al menos, una plataforma de televisión por suscripción. La consultora Gartner, por su parte, estima que el 75% de las organizaciones que venden directamente a los consumidores ofrecerán servicios de suscripción en 2023.

La solución permite a los clientes dar de alta sus datos para realizar los pagos.

Beneficios

Una mayor fidelización de los clientes, crecimientos más rápidos y escalables, oportunidades de venta cruzada, transparencia y la estabilidad que brindan unos ingresos constantes en el tiempo son algunas de las ventajas que explican el auge de esta modalidad. Sin embargo, a pesar de sus beneficios, los negocios de suscripción también representan inconvenientes para las empresas que los ponen en práctica.  Por ejemplo, a la hora de tramitar los pagos. “Gestionar todos esos recibos, dar de alta a los clientes o emitir las remesas de adeudos cada mes son operaciones que consumen mucho tiempo y recursos a las empresas”, señala Isaac Rubio, gerente de Banca Electrónica y Banca Móvil de ABANCA.

Ahora, un nuevo servicio de gestión de cobros automatizado creado por esta entidad bancaria facilita a las empresas, tanto de la vieja como de la nueva economía, la gestión de los cobros recurrentes a sus clientes de una forma 100% digital, rápida e integrada. El servicio APPÚNTAME de ABANCA ofrece una solución ágil para gestionar los pagos periódicos asociados a un modelo de negocio por suscripción. Entre sus principales virtudes, Rubio destaca “que se simplifica y agiliza la gestión y el seguimiento de los cobros, al reducir las tareas manuales y repetitivas del proceso”.

Una vez realizada la suscripción, el servicio se encarga de realizar el cobro de cada cuota cuando corresponda de manera automática

El servicio permite gestionar distintas modalidades de pagos recurrentes como cuotas, domiciliaciones o suscripciones. Las empresas pueden diseñar sus propios planes de cobro, consultar en tiempo real el estado de los pagos o facilitar que sean sus clientes quienes se den de alta desde la web o su móvil.

Con APPÚNTAME la empresa selecciona de forma muy flexible el medio de pago que quiere utilizar para el cobro de cada servicio, o incluso puede permitir que sea el cliente quien elija en el momento de la suscripción la tarjeta financiera o la cuenta donde periódicamente se realizarán los cobros. Una vez realizada la suscripción, el servicio se encarga de forma automática de realizar el cobro de cada cuota cuando corresponda, sin necesidad de intervención de la empresa.

Cómo funciona

APPÚNTAME está diseñado para ser utilizado por cualquier tipo de negocio que reciba pagos periódicos en forma de cuotas fijas: gimnasios, colegios, servicios de consultoría, despachos de abogados, servicios digitales, etc. También pueden beneficiarse de él los particulares que, por ejemplo, arrienden pisos o plazas de garaje.

El servicio consta de dos niveles. Un área privada, desde la que las empresas gestionan sus cuotas y generan automáticamente sus planes de cobro, de manera que ya no es necesario el siempre engorroso proceso de tener que crear ficheros de adeudos cada mes. El sistema facilita que la empresa pueda añadir a sus clientes o suscriptores o bien enviarles un enlace para que lo hagan ellos mismos.

También ofrece la posibilidad de incorporar el espacio a la propia web de la empresa personalizado con su logotipo, colores corporativos y un texto de su elección. Esta es el área pública o visible, en la que los clientes se pueden dar de alta e introducir sus datos para autorizar el pago. El proceso es 100% seguro y en el caso de pagar mediante tarjeta de crédito la suscripción es validada por medio de una clave enviada a su móvil.

APPÚNTAME está ya disponible en el apartado de banca electrónica de empresas de ABANCA. Como indica Isaac Rubio, “nuestro objetivo es facilitar al máximo a las empresas el flujo de cobros y pagos de sus suscripciones. Para que ellas solo tengan que preocuparse de lo importante: prestar un buen servicio y que sus clientes disfruten del mismo”.