Biodiversidad

Las islas que ‘fotocopian’ arañas de colores

Las arañas de Hawái han evolucionado de forma independiente en cada isla, generando especies diferentes pero morfológicamente idénticas. Un equipo de investigadores ha documentado por primera vez este curioso fenómeno de ‘radiación adaptativa’.

Las islas que  ‘fotocopian’ arañas de colores
Las islas que ‘fotocopian’ arañas de colores George Roderick

Si usted pasea por la isla de Oahu y coge una araña del suelo es probable que sea de uno de estos tres tipos: las marrones que viven en las rocas, las doradas que viven bajo las hojas o las blancas que viven en los líquenes. Lo curioso es que si se desplaza a cualquiera de las otras islas del archipiélago de Hawái (Molokai, Lanai, Maui y la isla grande) y busca en un paisaje similar, podrá atrapar una araña exactamente igual en forma y color, pero de una especie diferente. ¿Cómo es posible?

“Llegan a una isla y ¡boom! Ya tienes una evolución independiente del mismo abanico de formas”

La explicación la ofrece un equipo de investigadores que ha documentado por primera vez este fenómeno de ‘radiación adaptativa’ en las arañas de colores hawaianas. En un trabajo publicado este jueves en la revista Current Biology, el equipo de Rosemary Gillespie, investigadora de la Universidad de Berkeley, explica cómo la evolución ha llevado a la aparición de una serie de adaptaciones similares en cada isla hasta generar 14 especies diferentes de arañas del género Ariamnes. “Esta evolución repetida y predecible de las mismas formas es fascinante porque arroja luz sobre cómo la evolución tiene lugar realmente”, explica Gillespie. “Esta impresionante predicibilidad es rara y solo la encontramos en unos cuantos organismos que se mueven de forma similar en la vegetación”. De hecho, el único caso igual de bien documentado de ecomorfología - que es como se conocen estas adaptaciones a nichos ecológicos concretos - es el de los lagartos del género Anolis que viven en distintas islas del Caribe.

El primero en hablar sobre ‘radiación adaptativa’ fue Charles Darwin al observar cómo los pinzones habían diversificado la forma de sus picos en las islas Galápagos, pero en aquel caso cada especie había desarrollado rasgos específicos para adaptarse a entornos diferentes. En el caso de los ‘ecomorfos’, y de las arañas hawaianas en concreto, hay una parte de convergencia evolutiva y los arácnidos han desarrollado colores para camuflarse en superficies de características similares en sus respectivos hábitats, y siempre para protegerse de un depredador principal, varios tipos de aves conocidas como mieleros hawaianos. Pero lo importante es que a medida que las arañas se movieron de una isla a otra durante su historia evolutiva, las mismas formas evolucionaron una y otra vez, lo que produce que cada una de estas variedades esté más relacionada con las especies de su propia isla que con las de las demás. En otras palabras, explican los autores, una araña de color oscuro que salte a una nueva isla se puede diversificar en nuevas especies de arañas marrones, doradas y blancas antes de que las arañas marrones, doradas y blancas de la otra isla tengan tiempo de llegar a la nueva. “Llegan a una isla y ¡boom! Ya tienes una evolución independiente del mismo abanico de formas”, resume Gillespie.

“Tenemos que conseguir que todo el mundo entienda lo que hay ahí y lo extraordinario que es”

El equipo intentará ahora estudiar con más profundidad estos cambios, incluso a nivel genético, para ver si existe algún supergen que permita estas rápidas variaciones morfológicas en un rango restringido de colores. Porque es muy importante, recalcan los autores, que los colores son siempre los mismos. “No evolucionan para ser naranjas o a rayas”, asegura Gillespie. “No hay ninguna diversificación adicional”. Para George Roderick, coautor del estudio, el resultado también “ofrece un mejor conocimiento sobre una cuestión tan fundamental como el origen de las biodiversidad”, al tiempo que ofrece una buena historia para llamar la atención sobre la necesidad de conservar la naturaleza en todas sus formas. “A menudo escucho a la gente decir: ‘Oh, Hawái está muy bien estudiado, ¿qué más tenéis que mirar? Pero resulta que tenemos todas estás radiaciones desconocidas justo ahí, todos esos extraños y maravillosos organismos”, apunta Gillespie. “Tenemos que conseguir que todo el mundo entienda lo que hay ahí y lo extraordinario que es”.

Referencia: Repeated Diversification of Ecomorphs in Hawaiian Stick Spiders (Current Biology) 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba