Cine

La meta de '100 metros': concienciar sobre la esclerosis con la fórmula Rovira-Elejalde

Cada día se diagnostican cinco casos de esclerosis múltiple en España, una enfermedad neurológica que se ha ganado el sobrenombre "de las mil caras" ya que sus síntomas y evolución dependen casi de cada paciente. Ramón Arroyo es solo uno de los cerca de 50.000 españoles que la padecen en la actualidad de acuerdo a las cifras y su historia de superación -fue capaz de cruzar la meta del Ironman Barcelona 2013- se ha convertido en el eje de la película 100 metros, primera en la que el actor y monologuista malagueño Dani Rovira, que presentará por tercera vez la gala de los Premios Goya según reveló este martes, interpreta un papel dramático. El biopic está dirigido por Marcel Barrena yel reparto lo completan Alexandra Jiménez, que hace de su mujer, y Karra Elejalde, que repite como su suegro después de Ocho apellidos vascos y Ocho apellidos catalanes.

A Ramón (Dani Rovira), un ejecutivo de éxito, se le cae el mundo encima cuando le diagnostican esclerosis múltiple (EM). Tiene 32 años, es un ejecutivo de éxito y, tras el previo aviso de unos hormigueos en la mano, sufre un brote que le obliga a acudir al hospital. Gracias a su mujer, Inma (Alexandra Jiménez), poco a poco va asimilando su enfermedad y, pese a alguna racha de depresión en la que no quiere ni salir de su habitación, el nacimiento de su segundo hijo le empujará a buscar un reto con el que superarse: participar en un Ironman , la prueba más exigente del triatlón.

Dosis de humor

100 metros invita a extraer lecciones positivas de los problemas, tirando de humor gracias al dúo formado por los actores Dani Rovira y Karra Elejalde que, por tercera vez, repiten como yerno y suegro, respectivamente. La fórmula funciona pues, pese al dramatismo de la situación, la bochornosa relación que mantienen invita a la carcajada. El primero es joven y urbanita; el segundo, fue profesor de gimnasia y, tras la muerte de su mujer, vive como un ermitaño en medio del campo.

Sin embargo, volver a unirlos en el mismo proyecto con roles similares puede hacer que los espectadores rememoren escenas de las películas de Ocho apellidos más de lo que deberían, algo que complica aún más que el actor Dani Rovira encaje a la perfección en un papel dramático. Una idea rechazada por el actor andaluz que ha explicado que él y Elejalde aprovechan "el amor, la química, la adoración y la confianza" que tienen para abordar esta relación familiar y asegura que quien se siente en la butaca no va a recordar a la unión entre Koldo y Rafa. Otro recurso que resulta manido es el de que uno de los personajes, en este caso Inma, hable con padre y marido por separado para que se reconcilien y pasen más tiempo juntos al más puro estilo de anuncio de Coca-Cola.

Debería cumplir una función más allá del entretenimiento", asegura Rovira

Rovira esta cinta "debería cumplir una función más allá del entretenimiento", porque no solo va dirigida a quienes tienen esta enfermedad -una de cada mil personas a nivel mundial- sino a todo el público: "es una mano en la espalda que ayuda a caminar". De hecho, Ramón Arroyo logró alcanzar su meta en 2013 convirtiéndose en un ejemplo a seguir pese a que pasa los días con la sensación de tener un pie sobre terreno y el otro en el abismo.

La historia de Ramón fue explicada en un Informe Robinson, el programa de Canal+ que presentaba Michael Robinson, y su reto personal llamó la atención de una editorial, Amat, que me propuso escribir un libro. ¿Por qué no? El resultado es Rendirse no es una opción. Casi paralelamente, Filmax se interesó en producir una película de ficción. "¡Esto ya que si realmente me supera!", exclamó al enterarse.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba