Cultura

El periodista que predijo la boda entre Operación Triunfo y la cultura hípster

Luis Troquel, prestigioso crítico musical, intuyó el actual giro ‘indie’ del concurso

Luis Troquel, fotografiado por Alicia Aguilera
Luis Troquel, fotografiado por Alicia Aguilera

Si un fan del pop español viajase en el tiempo, no daría crédito al llegar a nuestra época y visualizar Operación Triunfo. Hace veinte años, en el concurso mandaba el paradigma de Raphael,Nino Bravo y las divas 'disco' de los setenta como Chaka Khan. Hoy, en cambio, 'OT' experimenta un giro ‘indie’ que pocos podríamos esperar. Guille Milkyway (La Casa Azul) puede ejercer con naturalidad como profesor de la academia, se versiona a Vetusta Morla en horario de máxima audiencia y Amaia pasa de la academia al festival Primavera Sound sin que nadie se extrañe. ¿Podía intuir alguien la conexión del ‘talent show’ más emblemático de nuestro país con nombres de culto como Refree, La Buena Vida y Él Mató a un Policía Motorizado? Bueno, esperen, hubo un periodista musical en Barcelona que avisó en 2006 de lo que estaba por venir.

troquelrosa
troquelrosa

Luis Troquel es una de las firmas más intuitivas de la prensa musical en nuestro país. Mientras la mayoría del gremio demonizaba Operación Triunfo, él escribía con el mismo respeto sobre David Bisbal que sobre Los Planetas. De hecho, hace quince años publicó un álbum, De Benidorm a Benicàssim,  cuyo título hermanaba el concurso más legendario de la historia del pop español con el nombre del festival más 'indie'.

"Propuse que Rosa saliera a tocar con 12Twelve en plan sorpresa en el festival de Benicàssim, pero no pudo porque estaba invitada a la boda de David Bustamante", revela

Entre sus singulares versiones y colaboraciones, destacaba la de Rosa López (Rosa de España) con el grupo de jazz experimental 12Twelve. “Es un disco que versaba sobre el ‘indie’ en particular y el hecho metamusical en general. Ya estaba muy avanzado cuando escribí esta canción sobre lo eternos que pueden llegar a ser dos minutos, pensé en Rosa para que la cantara y David Rodríguez (Beef, La Estrella de David) me sugirió que la instrumentación la hiciesen 12 Twelve; sobre todo por ese lado jazzístico que ambos tienen. Sin pretenderlo, terminó simbolizando esos dos mundos, teóricamente antagónicos, que definían los dos festivales que daban título al disco”, explica.

Luego añade una divertida anécdota: “Aquel verano 12Twelve actuaban en el Festival Internacional de Benicàssim, así que propuse que saliera Rosa con ellos en plan sorpresa. La idea hubiese prosperado de no ser porque Rosa tenía un compromiso personal que no quiso romper. Estaba invitada a la boda de David Bustamante y me dijo que era su amigo y no le podía fallar. Que compartieran escenario en el FIB hubiese sido maravilloso, por supuesto, pero el detalle dice tanto de lo bella persona que es ella que ni siquiera lo puedo lamentar”, destaca.

Conspiración contra OT

Ahora suena ridículo, pero en 2001 los críticos musicales de Madrid y los superventas más solemnes (Loquillo, Dani Martín,Manolo García...) conspiraron para enfrentarse a Operación Triunfo. Llegaron a proponer montar tenderetes en la calle para cambiar los álbumes de ‘OT’ por lo que denominaban ‘discos de verdad’. Troquel nunca entró en aquel delirio. “Nunca entendí porque muchos infravaloraban tanto a las figuras que habían salido de un concurso televisivo; incluso se les negaba la condición de verdaderos artistas. Recuerdo que los fans de algunos de los primeros nombres de 'OT' en los conciertos gritaban “¡Es artista! ¡Es artista!” como si de una reivindicación se tratara. Hasta llevaban pancartas reafirmándolo”, recuerda. El tiempo le ha dado ampliamente la razón.

Su lista de aciertos incluye reivindicaciones tempranas de Camela, Bambino y el reguetón, además de inventar del término ‘apartheid cultural’para explicar las discriminaciones clasistas del pop

Además de sustancioso periodista musical, Troquel tiene una apreciable carrera como compositor. Uno de sus momentos estelares es haber contribuido a la canción “Bagdad”, de su amiga Rosalía. “Escribí parte de la letra, concretamente los pasajes más litúrgicos. Hay casos de artistas alternativos que logran arrastrar minorías inmensas, pero el salto que ha hecho Rosalía a un público absolutamente transversal es un milagro. Y lo es, sobre todo, porque lo ha hecho con un disco en nada acomodaticio, con un sonido hasta ahora vetado en cualquier emisora comercial”, subraya.

Pop de abajo

Su larga lista de aciertos incluye reivindicaciones tempranas de Camela, Bambino y el reguetón. También es el inventor del término ‘apartheid cultural’, que usa para explicar la discriminación clasista hacia los llamados 'artistas de gasolinera'. Es uno de los pocos periodistas musicales españoles a los que Isabel Pantoja conoce por su nombre, aunque alguna vez le haya confundido. ¿Su último triunfo pop? Haber firmado el himno extraoficial de los Goya 2020, titulado “Almodóvar y Amenábar”. Se trata de la reprobación de una pieza incluida en el disco De Benidorm a Benicàssim.

“Al ver que sus apellidos monopolizaban todas las nominaciones, le propuse cantarla a Antonio Cortés, príncipe de la copla y artista rotundamente excepcional. La idea era intentar que la interpretara en la gala pero ya lo tenían todo cerradísimo. Superado el bajón, decidimos subirla a Youtube con vocación de chascarrillo viral. Contiene imágenes de hombres bailando en Marruecos y Argelia. También hay travestidos en Marrakech, cimbreando de manera muy femenina sin atenuar en nada su virilidad”, detalla. No se dejen engañar por su falsa modestia: la canción no es ningún “chascarrillo viral”, sino una preciosa pieza pop que sigue sonando fresca y contagiosa quince años después de ser compuesta.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba