Cultura

'Después de...': el documental sobre las dos Españas que molestó al Gobierno de Suárez

Los hermanos Cecilia y Juan José Bartolomé recogieron testimonios a pie de calle entre 1979 y 1980 para plasmar los sentimientos de los españoles durante la transición

'Después de...': el documental sobre las dos Españas que no gustó  a la UCD
'Después de...': el documental sobre las dos Españas que no gustó a la UCD Cecilia Bartolomé

La transición a la democracia en España se ha plasmado en varios documentales, pero probablemente ninguno con la fuerza y la vigencia del díptico que forman las dos partes de 'Después de...' ('No se os puede dejar solos' y 'Atado y bien atado'), un fresco que, más allá de retratar el ambiente social y político de finales de los años 70 en España, se ha convertido en un registro de la división endémica de las dos Españas al que se puede volver una y otra vez para encontrar respuestas o simplemente para mirarse en el espejo. 

Este documental se realizó entre abril de 1979 y finales de 1980. Entonces, España ya vivía en democracia, se había aprobado la Constitución y gobernaba la UCD, aunque en las principales capitales de provincia gobernaba la izquierda, tal y como se recuerda al comienzo de la cinta, que recoge los sentimientos y opiniones de la gente de la calle. "Nada se ha modificado en la película desde entonces, por lo que las opiniones, sentimientos y posiciones políticas de las personas que aparecen en la pantalla no tienen por qué corresponder a los que puedan tener en la actualidad", advierte. 

Desde entonces, mucho ha cambiado. "Todo está mucho más barnizado, todavía quedaba allí algo en bruto de la dictadura, estaban frescos los muertos y tenía más carnaza y más sangre el tema", ha señalado Bartolomé, a quien no le falta energía para volver de nuevo a la calle e indagar hasta qué punto han cambiado las cosas y en qué medida permanecen igual. 

Nos ponen a jugar a buenos y malo o a ladrones y policías, y ellos se reparten papeles, representando el rol que les ha asignado el grupo"

Hoy, con el debate de una moción de censura presentada por un partido que hace varios años habría sido casi inimaginable, merece la pena preguntarse qué queda de que aquel documental que permanece intacto y que molestó incluso al entonces partido en el poder, UCD. "Hay un grupo que mira al pasado en la vida social", señala Cecilia Bartolomé (Alicante, 1940), quien afirma que se sintió sorprendida cuando vio las cifras de votantes de un "partido de tradición completamente franquista", en referencia a Vox

Bartolomé ve la actualidad política como un "circo romano", en el que los "gladiadores se pegan de bofetadas" con el fin de "dar placer al público", y en el que, como señala en el documental el entonces director de un famoso periódico económico del momento, tratan al ciudadano como "niños". "Nos ponen a jugar a buenos y malos o a ladrones y policías, y ellos se reparten papeles, representando el rol que les ha asignado el grupo", lamenta la cineasta, quien se pregunta qué pasaría si un día un político dedicase un "piropo" a un líder de la oposición, o sumara propuestas en lugar de restar. 

"Que se insulten me da igual, pero que no sean capaces de colaborar en una situación tan dura no se les perdona", ha recalcado Bartolomé, quien habla de "epidemia medieval" para referirse al coronavirus, algo "inverosímil" para una mujer criada en África que creía que el mundo desarrollado ya había luchado "contra todas las enfermedades". 

Una boda, una distribuidora "facha" y rechazo del Ministerio

Lo que les movió a ella y a su hermano a salir a la calle para rodar 'Después de...' fue el "afán de conocimiento" en un momento en el que "todo parecía aplatanado", en el que tenían la sensación de que "no pasaba nada", como si vivieran una "placidez maravillosa". "Pensábamos que ya con la democracia no podíamos quejarnos", ha señalado la directora, guionista y productora, que fue galardonada con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2014. 

Para recoger estos testimonios, tomados entre diferentes ambientes sociales y políticos, en los que cabe tanto un mitin de Fuerza Nueva como la celebración del 1 de mayo en Casa de Campo, donde antes reunirse era considerado un acto reivindicativo prohibido, viajaron a Madrid, Barcelona, Málaga, Zamora, Vizcaya, Guipúzcoa, Valladolid, La Rioja o Sevilla. Pero también cuentan los prolegómenos del Golpe de Estado de 1981 y terminan precisamente con unos militares hablando de un retroceso en la democracia.

La historia de la financiación de estos filmes es tan fantástica, extraordinaria y rocambolesca como los sucesos de la propia época. Según cuenta Bartolomé, los dos hermanos comenzaron a filmar estos documentales con sus propios ahorros y, cuando se les agotaron, decidieron pedir a unos amigos, una pareja que convivía sin haberse casado y que estaban involucrados en la producción de la cinta, que cumpliesen con la voluntad de los padres de ella: si se casaban por la iglesia y cumplían con su deseo recibirían una dote de 600.000 pesetas. 

Machacaron el estreno porque el Ministerio les dijo a los distribuidores que los estrenos tenían que ser lo más oscuros posibles"

Gracias a esta cantidad, el proyecto continuó, aunque aún era necesaria más financiación para "un bloque más fuerte". Finalmente, consiguieron el apoyo de una distribuidora "facha", cuyos trabajadores tenían sobre la mesa de sus despachos el diario 'El Alcázar', según ha recordado Bartolomé, quien apunta que lo que les importaba era el dinero y muy poco el contenido del documental. En aquel momento, para poder tener derecho  a distribuir cine extranjero, las empresas tenían que distribuir cine español: por cada cinta nacional, la ley permitía adquirir cuatro títulos del exterior. 

Sin embargo, "el negocio es el negocio y está por encima de todas las ideologías". Según relata, al Gobierno de Adolfo Suárez no le gustó el documental y, a pesar de no estar en dictadura, puso impedimentos para que tuviera una difusión masiva. "Se simulaba el estreno de mala manera en cuatro o cinco ciudades sin importancia para que cubrieran las expectativas de estrenos y que la distribuidora recibiera cuota, por lo tanto la peli se vio muy poco, a pesar de que luego estuvo en el  Festival de San Sebastián. Machacaron el estreno porque el Ministerio les dijo a los distribuidores que los estrenos tenían que ser lo más oscuros posibles", ha recordado.

1 Después de... No se os puede dejar solos from piratepepe on Vimeo.

2 Después de... Atado y bien atado from piratepepe on Vimeo.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba