Cultura

William Kentridge, Premio Princesa de Asturias de las Artes

El jurado de la Fundación destacó el valor de su obra, que "plantea cuestiones esenciales de la condición humana".

El presidente del jurado del Premio Princesa de Asturias de las Artes 2017, José Lledó, durante la lectura del acta del jurado que otorga el galardón de esta edición al creador sudafricano William Kentridge.
El presidente del jurado del Premio Princesa de Asturias de las Artes 2017, José Lledó, durante la lectura del acta del jurado que otorga el galardón de esta edición al creador sudafricano William Kentridge. EFE

El sudafricano William Kentridge ha sido reconocido con el Premio Princesa de Asturias de las Artes. De acuerdo con el acta difundida por el jurado, su obra "plantea cuestiones esenciales de la condición humana, combinando temas en que predomina la investigación puramente poética y estética con los de contenido sociopolítico. Se trata, por tanto, de un artista profundamente comprometido con la realidad".

Su obra se centra en los horrores de la segregación racial, con una mirada que critica y señala el régimen del apartheid.

En respuesta al galardón, el sudafricano asegura que el trabajo individual de los artistas contemporáneos forma parte de proyecto colectivo y eso refleja lo que "es estar en el mundo". Por esa razón, "el alcance de los premios parece reconocer esto", señaló en un comunicado, en el que asegura estar "encantado" de recibir la misma distinción que años atrás recayó en Francis Ford Coppola, Michael Haneke, Norman Foster, Woody Allen, Paco de Lucía, Vittorio Gassmann o Bob Dylan.

Nacido en Johannesburgo (1955), Kentridge es considerado un exponente del arte sudafricano que ha centrado su obra en los horrores de la segregación racial, con una mirada que critica y señala el régimen del apartheid. A través de una obra de explora y reúne el dibujo, la escultura, la fotografía, teatro y el cine, Kentridge retrata la humillación sufrida por la población negra y la tensión aún vigente en muchos sectores de la sociedad de su país.

Su padre, Sydney, fue uno de los famosos abogados defensores de los derechos civiles de las víctimas del apartheid, lo que impulsó a Kentridge a interesarse por la historia de su país y condicionó su polifacética obra. En 1976 obtuvo el título de Ciencias Políticas en la Universidad de Witwatersrand, precisamente uno de los habituales escenarios de las recientes protestas contra la "descolonización" de la enseñanza en Sudáfrica, y posteriormente estudió durante dos años en la Fundación de Arte de su ciudad natal.

En el inicio de su carrera, Kentridge alternó el diseño de producción de series televisivas con la enseñanza de grabado

En el inicio de su carrera, Kentridge alternó el diseño de producción de series televisivas con la enseñanza de grabado, etapa en la que desarrolló una técnica propia de animación propia con la que filmó 9 Drawings for Projection (9 Dibujos para Proyección), una serie de cortos que le valió el reconocimiento mundial.El largometraje, filmado en película de 35 milímetros, cuenta en nueve pasos la historia del dueño de una mina que se niega a aceptar los cambios sociales y políticos que atraviesa Sudáfrica: un único dibujo de carboncillo que experimenta múltiples variaciones en sus trazos y elabora un discurso narrativo a través de la transformación. "Mi trabajo es la provisionalidad del momento", definió el propio autor, que mantiene el dibujo de influencias goyescas como principal vehículo expresivo, combinándolo con continuas incursiones en el cine y el teatro.

Una de las más recientes es la obra de marionetas Ubú y la Comisión de la Verdad, una revisión de Ubú Rey de Alfred Jarry

Una de las más recientes es la obra de marionetas Ubú y la Comisión de la Verdad, una revisión de Ubú Rey de Alfred Jarry en la que, una vez más, airea los crímenes cometidos durante el antiguo régimen de discriminación racial. Su obra, expuesta en los principales espacios expositivos del mundo -MoMa (Nueva York), Louvre (París) y Albertina (Viena), entre otros-, está particularmente arraigada en su país, aunque intenta abordar de una forma global las humillaciones sociales en un contexto poscolonial.

Su obra está arraigada en su país, aunque intenta abordar de una forma global las humillaciones sociales en un contexto poscolonial.

Una constante que estuvo presente en su primera exposición en España (Málaga, 2012), en la que reflexionó sobre la migración a través del proceso de creación de una serie de tapices de gran formato acompañados de esculturas, collages y dibujos. Y también el pasado año en Berlín, donde una gran procesión basada en el poema de conmemoración a las víctimas del Holocausto La fuga de la muerte, de Paul Celen, en la combinó una proyección en cinco pantallas con el desfile de decenas de actores, bailarines y músicos.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba