Resultados

Gortázar (CaixaBank): "La reforma hipotecaria no puede ser populista"

El consejero delegado de CaixaBank avisa de que la banca dará "menos hipotecas y más caras" si no se hace una reforma hipotecaria "responsable". El beneficio de la entidad catalana se dispara un 48% en el arranque de 2017, hasta 403 millones, gracias a BPI.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank. Agencia Efe

Aviso de la banca contra la reforma hipotecaria. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha pedido una reforma "responsable, no populista" si no se quiere que "se den menos hipotecas y más caras".

Este toque de atención llega en un momento en el que el Gobierno español ha sido puesto en entredicho a nivel europeo por no transponer la directiva europea. "Hace falta pensar que si no te pagan la hipoteca, vas a poder recuperar una parte de tu préstamo, si no las hipotecas serán menos y más caras", ha asegurado el número dos de la entidad.

Gortázar ha dado varios mensajes durante la presentación de resultados del primer trimestre. El primero, que no ve operaciones corporativas a corto plazo, ni con Banco Popular ni con Deutsche Bank, a pesar de la reunión mantenida esta semana. "No tenemos ninguna operación, ni preveo que haya nada en el futuro", señaló el consejero delegado. Explicó en este sentido que Deutsche Bank no tendría sentido por su pequeño tamaño y que Popular, por su volumen, tiene "otra problemática". Por ello, prevé que su nivel de activos siga estable en los próximos años.

El segundo gran mensaje es que no ha descartado alguna operación de internacionalización dentro de dos años, cuando se haya integrado completamente BPI. "En los próximos dos años nuestro enfoque va a ser Iberia, cuando eso acabe, cuando tengamos o no la confianza de haber acometido ese proceso, podremos plantearnos otros desafíos", asegura.

Resultados y cláusulas suelo

Los otros dos grandes mensajes del banquero son que el proceso de devolución de las cláusulas suelo y resolverá satisfactoriamente para sus clientes en la mayoría de los casos (con reintegro o entendiendo por qué no lo hay) y la provisión de Sareb, de 154 millones, con lo que da por pérdida la mitad de su inversión.

CaixaBank obtuvo un resultado de 403 millones de euros en el primer trimestre, un 47,9% más respecto al mismo periodo de 2016, tras integrar BPI con efectos desde 1 de febrero, que ha aportado dos millones de clientes, 34.037 millones de recursos de clientes y 23.328 millones de crédito bruto, ha informado este viernes la entidad financiera presidida por Jordi Gual, líder ahora en la Península Ibérica.

El margen de intereses ha crecido un 13,1% (BPI aporta un 6,8% de crecimiento) hasta 1.153 millones, los ingresos por comisiones un 20,3% (un 8,7% por BPI) hasta 588 millones, y los créditos sobre clientes brutos y los recursos de clientes un 11,3% (hasta 227.934 millones) y un 11,2% (hasta 338.053 millones), respectivamente (sin BPI estas variables se mantienen estables).

La contribución de BPI al resultado en los meses de febrero y marzo ha sido de 50 millones, y la integración produce un resultado extraordinario de 159 millones. Teniendo en cuenta que el proceso de reestructuración que acometerá BPI en los próximos meses tendrá un coste aproximado de 155 millones para CaixaBank, el impacto global de la operación será neutro, ha indicado el banco español.

La integración de BPI ha impulsado en gran medida el resultado del primer trimestre, con el 'badwill' de la consolidación

La rentabilidad del Grupo CaixaBank mejora en el trimestre 65 puntos básicos y se sitúa en el 6,2% (3,7% en el primer trimestre de 2016), mientras que el ROTE del negocio bancario y asegurador alcanza el 9% y un resultado de 557 millones, excluyendo los negocios inmobiliarios 'non core', participadas y BPI.

El margen de explotación es de 792 millones (-13,8%) por la menor generación de ingresos derivados de activos financieros --en 2016 incluían la materialización de plusvalías latentes de activos de renta fija-- y de la cartera de participadas, cuya evolución refleja, entre otros, la venta del 2% de la participación de BPI en BFA (-97 millones) y otros cambios de perímetro.

El Grupo CaixaBank alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) 'fully loaded' del 11,5%, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico, del 11%-12%. El efecto en capital de la adquisición de BPI ya había sido cubierto con antelación en 2016 con la venta de acciones propias.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba