El pasado 25 de mayo tuvo lugar una nueva asamblea de la Organización Mundial de Salud (OMS). De ese evento, uno de los titulares que ha salido ha sido que el síndrome del trabajador quemado 'burnout ha reconocido por primera vez como una enfermedad laboral, asociada al empleo o desempleo. 

Cabe recordar que este tipo de trastorno ya estuvo incluido en una edición anterior, con fecha de 1990, pero en un epígrafe que lo citaba como 'problemas relacionados con dificultad en el control de la vida', según explica el diario El País. 

La inclusión de esta dolencia en esta nueva guía, en la que se incluyen más de 50.000 tipos de enfermedades, se atribuye a la idea de visibilizar más lo que supone el burnout, cómo puede afectar en la vida de la persona que lo padece, así como investigaciones y estudios más concretos acerca del mismo. 

Según explica la OMS, el síndrome del trabajador quemado debe entenderse dentro del entorno laboral y no en otras situaciones de estrés. 

Síntomas del 'síndrome del trabajador quemado'

Los síntomas para detectar que una persona sufre 'burnout' son sentimientos de agotamiento severos. Una mayor distancia mental del trabajo o sentimientos de negativismo o cinismo. Y, por último, una reducción de la eficacia y producción laboral. 

En España nunca se ha reconocido el síndrome del trabajador quemado como una enfermedad relacionada con el ámbito laboral, pero sí que ha habido sentencias que lo han reconocido como accidente de trabajo.