Elecciones en Alemania El 'efecto Schulz' se diluye mientras despunta el líder orgulloso de los nazis

A una semana de la cita con las urnas, el SPD ve como se diluye el 'efecto Schulz', que se coloca catorce puntos por debajo de Merkel. La ultraderecha podría entrar por primera vez en 70 años en el Bundestag. 

La canciller alemana, Angela Merkel.
La canciller alemana, Angela Merkel. EFE

La campaña electoral alemana no está teniendo ni de lejos el perfil de los comicios franceses, donde todas las formaciones políticas se vieron salpicadas por los escándalos y los cruces de acusaciones. La cita es clave para el futuro europeo, ya que cierra un intenso ciclo electoral que ha devuelto al Viejo Continente a un clima de optimismo sobre el destino del proyecto comunitario.

Pero en las elecciones germanas no se prevén grandes sorpresas electorales ni entierros anunciados como la que sufrieron los socialistas galos, superados por el actual presidente de la República, Emmanuel Macron. Los sondeos dan por ganadora a la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Merkel, aunque el actor protagonista está siendo, sin duda, el partido ultraderechista Alternativa para Alemania, que podría hacer historia este 24 de septiembre al entrar por primera vez en Bundestag.

Merkel ha conseguido imponerse a tres candidatos socialdemócratas desde 2005. Venció a Gerhard Schröder aquel año, en 2009 a Frank-Walter Steinmeier y en 2013 a Peer Steinbrück, que cosechó un 23% de los votos. A pesar de que el expresidente del Parlamento Europeo Martin Schulz se esfuerza por transmitir un discurso que desborda optimismo, los últimos sondeos electorales le otorgan entre un 23% y un 20% para el SPD. De esta forma, el denominado "efecto Schulz" se sigue desinflando poco a poco situando al partido socialdemócrata catorce puntos por debajo de la formación de la canciller alemana.

De confirmarse los pronósticos, la formación socialdemócrata ahondaría en su fragmentación iniciada en 1999. Desde entonces han pasado hasta ocho líderes tras el abandono de Oskar Lafontaine, que arrastró a la militancia más escorada a la izquierda. 

Orgulloso de los nazis

Por su parte, el líder de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y candidato a canciller llamaba a estar orgullosos de lo que los soldados nazis hicieron durante la II Guerra Mundial. La formación ya cuenta con 176 diputados regionales, en 13 de los 16 parlamentos regionales. Los sondeos le otorgan el 10% de los votos, superando así el 5% exigido para entrar en el Bundestag. Podría alcanzar hasta 60 escaños y ser la tercera fuerza más votada. 

"Si los franceses están con razón orgullosos de sus emperadores y los británicos de Nelson y Churchill, entonces tenemos derecho de estar orgullosos del rendimiento de los soldados alemanes en las dos guerras mundiales", aseguraba Gauland el pasado 2 de septiembre en un encuentro con políticos locales al este de Alemania.

El AfD viró su discurso eurófobo y antieuro para centrarse en la inmigración, los refugiados y el terrorismo

Aunque este no es el único desvarío de los ultraderechistas del AfD, que dieron un giro a su discurso euroescéptico y anti euro para centrar su campaña en la inmigración, los refugiados y el terrorismo. Y es que "el discurso antinmigración ha calado transversalmente en toda la sociedad y en casi todos los partidos con representación institucional", apuntan desde la Fundación Por Causa en un análisis sobre 'el auge de la xenofobia populista en Europa'. Precisamente, este tema copó gran parte del único debate televisado entre los principales candidatos.

Por su parte, otra aspirante a la Cancillería, Alice Weidel llamaba cerdos" y "marionetas de las potencias vencedoras" en un correo electrónico a los miembros del Gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, mientras que se refería con términos racistas a los árabes y gitanos.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba