La compañía de infraestructuras Ferrovial redujo un 22,5% sus pérdidas en el primer trimestre del año, hasta 86 millones de euros, por el impacto de la pandemia en su negocio de aeropuertos y a pesar de la buena evolución de la división de construcción, especialmente en Estados Unidos (EE.UU.) y Polonia.

El resultado bruto de explotación, no obstante, creció un 39%, hasta los 119 millones de euros, según ha informado este jueves.

Las ventas se incrementaron un 1,5% en términos comparables, hasta los 1.365 millones de euros, apoyadas en el buen comportamiento que sigue registrando la división de construcción, especialmente en Estados Unidos y Polonia.

Los resultados de la compañía siguieron estando afectados por la pandemia de la covid-19, aunque en diferente medida entre los proyectos de infraestructuras y el resto, ya que el impacto en construcción y servicios de actividades no ha sido significativo.

Reducción de ventas

La empresa ingresó en los tres primeros meses del año 7 millones vía dividendo por los proyectos en los que participa y recoge la posibilidad de recibir nuevos dividendos en los próximos meses por la autopista canadiense 407 ETR.

A cierre de marzo, la liquidez de Ferrovial alcanzaba los 7.554 millones de euros y la posición de caja neta ex proyectos de infraestructuras ascendía a 1.914 millones.

Por unidades de negocio, el resultado bruto de explotación de Servicios -clasificada para la venta- fue de 102 millones, y los ingresos del conjunto de la división ascendieron a 1.394 millones.

La división de Autopistas redujo sus ventas un 9,5%, hasta los 101 millones, por la reducción del tráfico por las medidas adoptadas para hacer frente a la pandemia y las tormentas de nieve. El 76,2 % de los ingresos de la división procedieron de Estados Unidos.

El peor parado fue el negocio de Aeropuertos por la caída del tráfico aéreo, tanto en la terminal londinense de Heathrow como en los aeropuertos de Aberdeen, Glasgow y Southampton (AGS).

La caída del tráfico de Heathrow supuso una bajada de sus ingresos en un 72,2% y de su resultado bruto de explotación ajustado en un 106,4 %.

Los aeropuertos Aberdeen, Glasgow y Southampton se han visto afectados también significativamente por la caída del tráfico, con lo que sus ventas cayeron un 75,1% y el resultado de explotación de -11 millones.

Negocios de construcción

En el negocio de construcción, los ingresos crecieron un 2,3% en términos comparables, hasta los 1.231 millones de euros gracias a la buena marcha de los proyectos en Estados Unidos y España.

El 82 % de la facturación correspondió al negocio internacional, principalmente Polonia y Estados Unidos.

La división obtuvo un resultado de explotación de 19 millones y la cartera de proyectos se situó en 9.821 millones.

Por otro lado, el Consejo de Administración ha decidido proponer como consejeras independientes a Alicia Reyes y a Hildegard Wortmann, que cubrirán las vacantes que dejan, tras su renuncia, Joaquín del Pino y Santiago Fernández Valbuena.

El primero dimitió por razones personales y el segundo por su deseo de contribuir a la renovación del Consejo de Administración de la compañía tras haber estado más de 12 años.

Alicia Reyes, licenciada en Derecho, Económicas y Administración de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE) de Madrid, inició su carrera profesional en Deutsche Bank, luego se incorporó al grupo Abengoa, trabajó en Barclays Capital y en Wells Fargo Securities.

Actualmente es consejera independiente del Banco Sabadell y profesora invitada del Instituto de Finanzas y Tecnología en la Facultad de Ingeniería de la University College London.

Hildegard Wortmann, licenciada en Administración de Empresas por la Universidad de Münster (Alemania) y MBA por la Universidad de Londres, comenzó su carrera profesional en Unilever, luego se incorporó a BMW y a Audi, donde es responsable de Ventas y Marketing. Además es consejera de Porsche Holdings.