Actualidad

Un eurodiputado y varios diplomáticos, pillados en una orgía de 25 hombres en Bruselas

El parlamentario 'cazado' en la fiesta privada es József Szájer, un político húngaro del partido de Viktor Orbán

La Policía interrumpe en Bruselas una orgía de 25 hombres con un eurodiputado y varios diplomáticos
La Policía interrumpe en Bruselas una orgía de 25 hombres con un eurodiputado y varios diplomáticos Efe

La Policía belga interrumpió el pasado viernes una orgía clandestina en la que participaban 25 personas, en su mayoría hombres, entre los que se encontraba un eurodiputado húngaro del partido de Viktor Orbán, así como varios diplomáticos.

El eurodiputado en cuestión es József Szájer, de 59 años, miembro del partido ultraconservador Fidesz, al que pertenece el primer ministro de Hungría, Víktor Orbán. En un comunicado, el parlamentario de la Eurocámara ha admitido que estuvo presente en la fiesta privada. Ha pedido disculpas a su familia, compañeros y votantes por haberse saltado las restricciones anti-covid, y ha confirmado su dimisión.

El eurodiputado intentó fugarse y, al ser detenido, les dijo a los agentes que tenía inmunidad parlamentaria, lo que provocó la intervención de la Cancillería. A este respecto, Szájer ha justificado que no disponía en ese momento de su documento de identidad, y por eso alegó que era diputado del Parlamento Europeo. Según ha asegurado en una nota, está dispuesto a pagar la sanción que corresponda, si bien ha pedido "que evalúen mi paso en falso en el contexto de treinta años de trabajo arduo y dedicado".

Aun así, József Szájer ha negado haber consumido drogas esa noche, a pesar de que la Policía le interceptó una pastilla de éxtasis. "No es mía, y no tengo conocimiento de quién y cómo la colocó", ha asegurado. En este sentido, ha afirmado que ofreció a los agentes someterse a un test de drogas en ese mismo momento, pero no se lo hicieron.

La fiesta sexual tuvo lugaren el primer piso de un bar en el centro de Bruselas, según ha informado este martes el diario 'DH'.

"Interrumpimos un gang bang", señaló una fuente policial al mencionado periódico.

Una fiesta clandestina totalmente prohibida ya que incumplía las normativas impuestas para contener la pandemia del coronavirus: los bares y restaurantes de Bélgica están cerrados, hay toque de queda nocturno y los contactos sociales están limitados al mínimo.

Drogas y alcohol

Según los informes, se encontraron alcohol y drogas en el lugar en el lugar donde se celebró la fiesta.

Todos los presentes fueron multados por los agentes al estar incumpliendo varias de las medidas impuestas para contener la pandemia de la covid-19 y reducir el número de contagios que llevan incrementándose desde el pasado mes de octubre hasta superar a Madrid.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba