Actualidad

Destapan un fraude de más de 3 M. a la Seguridad Social en una red de peluquerías de bajo coste

La operación se ha saldado con 37 detenidos en Sevilla 

Un agente de la Policía Nacional.
Un agente de la Policía Nacional. EFE

La Policía ha puesto al descubierto un fraude de más de tres millones de euros con falsos contratos de formación de un entramado empresarial relacionado con la firma Peluquerías Low Cost, con más de 600 franquicias en toda España, y ha detenido en Sevilla a 37 personas.

En un comunicado, la Policía señala que los empresarios de este negocio de peluquerías de bajo coste han obteniendo presuntamente de forma fraudulenta bonificaciones y beneficios de la Seguridad Social con esos falsos contratos.

En 2015, los cinco dirigentes de la organización crearon un entramado empresarial con sociedades franquiciadoras y empresas supuestamente dedicadas a formación.

La finalidad era lucrarse y beneficiarse de los incentivos y bonificaciones de la modalidad contractual de formación y aprendizaje, así como del pago de salarios inferiores a convenio, obteniendo mano de obra ordinaria a menor coste.

La cúpula de la organización era la encargada de la selección de los trabajadores, con experiencia y titulación, así como de realizar las gestiones de la Seguridad Social con las franquicias.

Imponían a los trabajadores el aceptar contratos en formación, sin cumplir ninguno de los requisitos de los mismos.

Perjuicio grave

Los trabajadores eran empleados como mano de obra ordinaria, pero en sus contratos figuraban como trabajadores en formación, lo que suponía un perjuicio grave para los trabajadores, tanto en sus cotizaciones de Seguridad Social como en sus condiciones diarias de trabajo y sueldo.

Debido a esta modalidad contractual, por medio de los falsos contratos de formación, los detenidos se habrían beneficiado de reducciones de cuotas a la Seguridad Social por un valor superior a los 3.000.000 de euros.

Los beneficios fraudulentos que obtenían con todo este entramado empresarial se dividían en dos bloques que funcionaron desde 2015 hasta finales de 2017.

Concretamente, la cúpula, integrada por los cinco jefes de la franquiciadora, se beneficiaba de los saldos de acreedores de Seguridad Social, que superan el millón de euros, y, por otro lado, los franquiciados, 32 personas que se beneficiaban del ahorro de las cuotas de Seguridad Social de sus empleados en formación.

De los 37 detenidos, cinco son los cabecillas de la organización y los 32 restantes son los franquiciados, ubicados en Sevilla y provincia.



Volver arriba