Análisis

El estruendoso silencio de Garzón en torno a la muerte del fiscal argentino Nisman

El famoso juez estrella y adalid de la defensa de los Derechos Humanos no responde sobre el suceso que ha conmocionado a Argentina. Quizás porque Garzón ayuda al Gobierno de Fernández de Kirchner... 

Garzón recibe un premio junto a la presidenta argentina.
Garzón recibe un premio junto a la presidenta argentina. GTRES

Por ahora, Baltasar Garzón no se ha pronunciado acerca de la misteriosa muerte del fiscal argentino Alberto Nisman. El exjuez estrella de la Audiencia Nacional, adalid de la defensa de los Derechos Humanos y hasta eterno candidato al Premio Nobel de la Paz mantiene un estruendoso silencio sobre el inexplicado suceso que ha conmocionado a Argentina. Curiosamente, un hombre gustoso de expresar sus valoraciones sobre cualquier atropello de las libertades no ha dicho ni esta boca es mía. Quizás tenga algo que ver con esa falta de opinión que el hombre que veía amanecer sea asesor del Gobierno que preside Cristina Fernández de Kirchner. Un cargo, además, muy bien remunerado, a no menos de 4.000 euros mensuales

El fiscal fallecido iba a acusar a Kirchner y a sus colaboradores de haber encubierto a quienes perpetraron un atentado que costó la vida a 85 personas en 1994

Este diario ha contactado con la célebre fundación que lleva su nombre para intentar recabar la opinión del juez sobre este asunto tan turbio como sospechoso. "Está a la espera de lo que resulte de la investigación", comentan como respuesta oficial desde la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIGBAR). Un colectivo que, según puede leerse en su página web, "se sustenta sobre los pilares de la solidaridad, el respeto, la promoción de los derechos humanos, la cooperación al desarrollo de los pueblos, la mediación y la lucha contra la impunidad". Lucha que consiste, entre otras cosas, en "desarrollar los mecanismos necesarios para combatir la impunidad". 

A falta de su previsible artículo en El País, más tarde o más temprano, de momento permanece callado, a la espera de nuevos acontecimientos o nuevas revelaciones sobre el fallecimiento de Nisman. Este conocido fiscal argentino murió solo unas horas antes de su esperadísima visita a sede parlamentaria -precisamente de donde cobra Garzón- para acusar a Kirchner y a sus colaboradores de haber encubierto a quienes perpetraron en 1994 el atentado contra la sede de la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA) en Buenos Aires que costó la vida a 85 personas. 

Un sueldo jugoso

El diario 'La Nación' publicó que Garzón cobraba del Parlamento argentino la friolera de 6.343 euros, pero él admitió percibir 'solo' 4.211 euros

También en la citada web de FIGBAR consta que el exjuez estrella, apartado de la carrera judicial por prevaricación, el máximo pecado de un jurista, es ahora mismo asesor de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes de Argentina. Puesto por el que, como ya se ha dicho, percibe una jugosa remuneración. En su día, el diario La Nación informó que este defensor de las causas más perdidas se embolsaba hasta 72.000 pesos del erario público argentino, cantidad que equivale a 6.343 euros, aunque según aseguró el magistrado al diario sólo percibe 47.800 pesos (4.211 euros). Asimismo, es presidente y director ejecutivo del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos de la UNESCO de Argentina.

Con semejantes cargos en su currículum y presumiendo, como siempre ha presumido, de ser un activista a favor de defender los Derechos Humanos y pelear contra las injusticias, menos aún se entiende su silencio sobre el supuesto suicidio (un asesinato para la mayoría de argentinos) de Nisman. Acaso es que si opinase, como tantos y tantos observadores de medio mundo, que se trata de un crimen político cometido por personajes criados en las cloacas del estado argentino, se iría al garete su estupenda relación, que incluso algunos creyeron amorosa, con la presidenta argentina. 

Acaso es que, amén de amistad, comparte con Kirchner la tesis de que se trata de un suicidio y, de paso, una conspiración contra ella. O quizás es que prefiere mirar para otro lado y seguir dedicándose, al menos por el momento, a ofrecerse como mediador entre el Ejecutivo argentino y empresas españolas. Solo él conoce los motivos de este estruendoso silencio, pero a buen seguro muchos de sus seguidores esperan escuchar qué tiene que decir sobre un hipotético caso de terrorismo de Estado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba