ASTRONOMÍA

Miradores celestes sobre la dehesa

Extremadura quiere convertir sus cielos oscuros en una de sus principales ofertas para el turismo cultural. Un sistema de paneles luminosos y la formación de guías nocturnos especializados serán sus reclamos.

El cielo nocturno sobre el Parque Nacional de Monfragüe
El cielo nocturno sobre el Parque Nacional de Monfragüe José Luis Quñones

En medio del Parque Nacional de Monfragüe, bajo la peña conocida como “Salto del Gitano”, la oscuridad nocturna es casi absoluta. Es la 1 de la madrugada y, de pronto, una serie de luces se encienden sobre la superficie de una gran piedra lisa marcando la posición de las constelaciones. No es un mensaje extraterrestre, sino el primero de los 10 “miradores celestes” retroiluminados que la Junta de Extremadura planea distribuir por toda la región y en la noche del sábado se encendió en su primera prueba en exteriores.

El mirador celeste de Monfragüe, durante la prueba
El mirador celeste de Monfragüe, durante la prueba Vozpópuli

Los paneles están fabricados en piedra artificial, resistente a las condiciones meteorológicas y las agresiones externas, y muestran un esquema con las principales estrellas que se ven en cada estación. Cada uno de estos “miradores celestes” se encenderá dos horas por noche y estará estratégicamente situado en los lugares más alejados de la iluminación de las ciudades y desde los que el firmamento aparece espectacular a ojo desnudo. “Que haya poco desarrollo industrial nos hace ser una potencia en cuanto a calidad de cielo y astroturismo en toda la región”, asegura Gabino Muriel, presidente durante 17 años de la Agrupación Astronómica de Cáceres. “Una desventaja se puede convertir ahora en una gran ventaja” , recalca el astrofotógrafo José Luis Quiñones, que coordina la presentación del proyecto y es uno de los empresarios más implicados en el turismo astronómico extremeño. En su opinión, “el entorno natural protegido de la contaminación lumínica y el clima benigno - con hasta 200 noches de observación al año - son las claves para venir hasta aquí a ver las estrellas”.

“Que haya poco desarrollo industrial nos hace ser una potencia en cuanto a calidad de cielo"

En este mismo lugar, bajo el Salto del Gitano, Quiñones hizo hace unos meses la fotografía nocturna que la NASA destacó como la “imagen astronómica del día” (APOD, por sus siglas en inglés). En la imagen se muestra el cielo estrellado sobre el río Tajo a su paso por Monfragüe y la NASA destaca que cualquiera puede observar estos cielos gracias a que el Parque Nacional ha sido protegido de la contaminación lumínica tras recibir la acreditación como Reserva Starlight. “Tan importante como la oscuridad es la calidad del aire”, destaca Muriel. “Aparte de que hasta aquí se llega más fácil que a otros lugares de observación que están a mucha altitud, la trasparencia del cielo es excelente y la ausencia de aerosoles hace que las estrellas apenas titilen a simple vista”.

Otra imagen del mirador celeste en pruebas
Otra imagen del mirador celeste en pruebas Turismo Extremadura

Esta iniciativa forma parte de un plan que el gobierno regional ha bautizado como 'La estrategia de la noche', que pretende convertir a la región en una referencia en Europa en materia de turismo astronómico. Tiene sentido, teniendo en cuenta que la posibilidad de observar el cielo como lo hacían nuestros antepasados se ha convertido en un ‘privilegio’ para la mayoría de personas. Según el último atlas del cielo nocturno, elaborado a partir de las imágenes del satélite Suomi NPP, el 80% de la población mundial vive bajo cielos contaminados lumínicamente. Pero no solo eso: en Europa y Estados Unidos más del 90 por ciento de las personas no ha visto la Vía Láctea en toda su vida y muchos de ellos están dispuestos a viajar para echarle un vistazo.

La Vía Láctea, sobre la dehesa
La Vía Láctea, sobre la dehesa Juan Carlos Casado

La estrategia, en la que se han implicado casi todas las consejerías de la Junta, incluye la concienciación de los ayuntamientos y otras administraciones comarcales de la necesidad de proteger el cielo oscuro y tomar medidas para disminuir aún más la contaminación lumínica, mediante el cambio de bombillas y reacondicionamiento de los sistemas de iluminación externa. También contempla la formación de varias decenas de guías nocturnos para que acompañen a grupos a observar el cielo estrellado, que tendrán conocimientos de astronomía, equipos de observación y seguridad para la conducción de personas en condiciones de oscuridad. La intención es que esta oferta se combine con las actividades diurnas en lugares tan espectaculares como el propio parque de Monfragüe, el valle del Jerte o la Vera y con las actividades de observación de aves que ya atraen a miles de turistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba