Mémesis

Historia de un linchamiento. Esto es lo que pasa cuando metes tu tortuga en el microondas

Todo mal. Una historia viral que ha sacado lo peor de todos sus protagonistas. Una adolescente mete su tortuga en el microondas porque se aburría y publica el resultado en Facebook. Una madre que primero se ríe y luego tiene que salir al rescate de su hija. Alguien que publica los números de teléfono de ambas en Twitter. El linchamiento sistemático en redes sociales. La petición en Change.org... viajamos a las alcantarillas de Internet.

Esto es lo que pasa cuando metes tu tortuga en el microondas
Esto es lo que pasa cuando metes tu tortuga en el microondas Twitter/Facebook

Ocurrió el pasado martes. A una niña de 13 años de Dorchester, Boston —cuyo nombre vamos a obviar para no participar de su linchamiento— se le ocurrió la feliz idea de meter su mascota (un pequeño galápago) en el microondas para ir un poco más allá en esto de intentar sorprender a tus seguidores de redes sociales. Alguien con un déficit severo de empatía y respeto por los animales.

El crimen
El crimen Facebook

En vez de perder el tiempo con los filtros de SnapChap, Videostar o Instagram decidió que lo mejor era publicar su hazaña en su 'Facebook Stories' pensando que de allí no saldría. Sin saber que siempre hay algún amigo que no lo es tanto y decide denunciar lo evidente y repugnante.

Los primeros comentarios en Facebook iniciaron un incendio que se barruntaba imposible de frenar. Mientras que la protagonista mostraba su indignación por tanto revuelo: ¡Es solo una tortuga!

Comentarios originales
Comentarios originales Facebook

Inmediatamente el post fue capturado y enviado a todas las redes. Una noticia tan golosa no tarda ni un segundo en propagarse como la pólvora. Sin conocerse casi los detalles, sin saber si era otro falso viral o un montaje, el primer tweet que hizo públicas las dos fotos de la tortuga alcanzaría pronto los 15.000 retweets y decenas de miles de impresiones. 

Antes de eso la madre y la hermana ya habían pedido disculpas públicas en Facebook por la horrible travesura de la mediana de la familia. 

disculpas
disculpas Facebook

Pero ya era tarde. En ese momento la trastada de una adolescente maleducada e insensible con su mascota había mutado a linchamiento público. Insultos, amenazas de muerte,... un clásico fuera ya de control.

PETA había acudido a la llamada y alguien abrió una petición en Change.org para pedir al comisionado de la policía de Boston la detención inmediata de la hija y su madre por crueldad y maltrato animal. En menos de unas horas la petición alcanzó 7.000 firmantes.

Petición en Change.org
Petición en Change.org Facebook

Afortunadamente el staff de Change.org supo adivinar pronto que la misiva carecía de utilidad pública y no era más que parte del linchamiento, bloqueándola al poco tiempo y alegando ciberbullying contra la familia.

Comunicado de Change al autor de la petición
Comunicado de Change al autor de la petición facebook

Las impresiones del primer tweet generaron demasiada indignación y hordas de detectives aficionados en busca de la identidad de la susodicha. Recordemos: la adolescente protagonista de esta historia no pasa de los 13 años.

Al acudir a su facebook consiguieron el nombre completo de madre e hija y con la herramienta truepeoplesearch.com sus números de teléfono. Alguien los publicó en el mismo hilo del tweet que se había viralizado. La cadena de errores y delitos continúa.

teléfonos
teléfonos

-------------

A partir de ese momento toda la familia empezó a recibir decenas de amenazas por todas las redes sociales e incluso por sus teléfonos personales. La adolescente que quemó la tortuga tuvo que borrar su cuenta de Facebook. La policía y la protectora de animales contactaron con la familia y la madre y la hermana mayor denunciaron el increíble acoso mediático.

Anuncio de la madre
Anuncio de la madre Facebook

Internet es tremendamente exagerado con los juicios populares y linchamientos. Las redes sociales magnifican los errores y lapidan con sus propias leyes. El arrepentimiento nunca es un atenuante y el respeto por la privacidad importa bien poco. Muchas veces la forma de denunciar estas trastadas y fechorías es más grave incluso que lo que se denuncia.

Respetemos a los animales y a las personas. No es incompatible.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba