Guerra del fútbol

Los rescoldos de la 'guerra del fútbol': Roures pide a Prisa 90 M. por querer llevarle a la quiebra

Mediapro tuvo que declararse en suspensión de pagos en 2010, después de que un tribunal le obligara a pagar 104,5 millones de euros a Audiovisual Sports por haber incumplido los términos del contrato por el que explotaban la liga de fútbol. En 2015, el Tribunal Supremo le dio la razón en su guerra contra Prisa y ahora Roures reclama una indemnización de 89,7 millones de euros.

Jaume Roures
Jaume Roures EFE

La guerra del fútbol terminó oficialmente en febrero de 2015, cuando el Tribunal Supremo aceptó los argumentos de Mediapro y le libró de pagar la indemnización de 320 millones de euros que le reclamaba Prisa. Sin embargo, los dos contendientes acumulaban varias cuentas pendientes por las que han acudido posteriormente a la justicia. Así se demuestra en el Informe Anual de Cuentas de la dueña de El País y antigua propietaria de Digital Plus, donde se precisa que Jaume Roures y sus socios quieren ser indemnizados con 89,7 millones de euros por obligarles a declararse en concurso de acreedores en 2010.

El origen de estos hechos se remonta a 2006, cuando la productora de Roures y Audiovisual Sport (AVS) rubricaron un acuerdo para explotar los derechos de la Liga y de la Copa del Rey hasta la temporada 2008/2009.

Con este contrato vigente, Mediapro se salió por la tangente e inició negociaciones bilaterales con los clubes para la compra y explotación de sus derechos, algo que enfureció a Prisa, que ordenó cortar la señal a Mediapro para emitir los partidos y acudió a la justicia para solicitar una indemnización millonaria por el incumplimiento del pacto de Roures con AVS (participada por Sogecable y Televisión de Catalunya). El Juzgado de primera instancia y la Audiencia Provincial de Madrid le dieron la razón en 2010 y 2012; pero el Tribunal Supremo se la quitó en 2015.

Mediapro presentó hace unos meses una nueva demanda contra Prisa -hecha pública por la compañía de los Polanco en su último Informe Anual- en la que le reclama una indemnización de89.739.000 euros por haberle forzado a declarar el concurso de acreedores, en 2010, tras colocarle “premeditadamente” en una "situación de insolvencia inminente".

Prisa mantiene una demanda de 85,1 millones de euros contra Mediapro por no haberle entregado los beneficios que obtuvo por la explotación del fútbol en las temporadas 2007/2008 y 2008/2009

Esto fue así debido a que Prisa reclamó la ejecución de una sentencia que obligaba a Mediapro a pagar una indemnización de 104 millones de euros en un momento en el que no existía una sentencia firme sobre la guerra del fútbol. Ante la imposibilidad de abonar esta suma -según argumentó en su momento-, Mediapro se vio obligada a solicitar el concurso.

"Mediapro entiende que la solicitud de ejecución de la sentencia, conjuntamente con el incumplimiento concertado de DTS (Digital Plus) del contrato de 4 de junio de 2009, dinamitaron las bases sobre las cuales sus entidades financieras habían estado dispuestas a financiar a Mediapro las cantidades necesarias para pagar la indemnización solicitada por AVS (Audiovisual Sports)", detalla Prisa.

La demanda la presentaron Mediaproducción S.L.U e Imagina Media Audiovisual en el Juzgado de Primera Instancia de Colmenar Viejo, "solicitando condena solidaria de AVS y DTS" por los hechos anteriormente mencionados.

Demandas cruzadas

Cabe recordar que AVS -controlada por Prisa- demandó en junio de 2016 a Mediapro por no haberle entregado los beneficios que obtuvo en las temporadas 2007/2008 y 2008/2009 por la explotación de los derechos audiovisuales de varios clubes, cuyas licencias estaban en su poder. Dicha demanda, presentada en los juzgados de Barcelona, está acompañada de un informe pericial en el que la compañía fundada por Jesús de Polanco justifica el porqué reclama a Mediapro la cantidad de 85,1 millones de euros.

Estos asuntos no son los únicos que tienen pendientes en los tribunales estos dos grupos, pues la justicia también tendrá que resolver próximamente la querella presentada por Mediapro contra la empresa editora de El País y contra la autora de una información (Rosario G. Miralles) que vinculaba a Jaume Roures a varias sociedades y cuentas bancarias en el exterior.

Los hechos datan de diciembre de 2014, en vísperas de que el Tribunal Supremo se pronunciara sobre la 'guerra del fútbol'. Entonces, el diario El País publicó una noticia en la que aseguraba que Jaume Roures posee 250 millones de euros en 150 cuentas en el extranjero, algunas de ellas ubicadas en paraísos fiscales como Islas Caimán, Singapur, Suiza, Liechtenstein o Gibraltar.

Horas después de que este artículo trascendiera, el dueño de Mediapro convocó una rueda de prensa en la que dejó claro que no iba a parar hasta conseguir que Prisa pagara por esta "calumnia" que había publicado. "Vamos a morder ese cuello y no lo vamos a soltar hasta que salga la última gota de sangre", afirmó unos días antes de presentar la querella.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba