Gourmet

La dieta vegetariana ¿segura para la salud?

La obsesión por una dieta equilibrada está provocando que nazcan distintas vertientes de alimentación que eliminan parcial y totalmente, algunos alimentos necesarios en la comida diaria, provocando muchos problemas de salud a sus seguidores. Nos adentramos en el inseparable 'pack' de alimentación y salud.

  • Ensalada de productos orgánicos (Foto Facebook Organico Box)
    Ensalada de productos orgánicos (Foto Facebook Organico Box)
  • Ensalada vegetariana (Foto Facebook Orgánico Box)
    Ensalada vegetariana (Foto Facebook Orgánico Box)
  • Tania Molina, propietaria de Orgánico Box
    Tania Molina, propietaria de Orgánico Box

Una de estas tendencias de alimentación es la dieta vegetariana, basada en la ingesta de productos de la tierra o de origen animal, pero que no provocan la muerte del mismo. Dentro de los vegetarianos está el grupo de ovolacteovegariano, que además de lo propio de esta alimentación, también consumen huevos y leche. Por otro lado, nos encontramos la alimentación vegana, que es aquella en la que se renuncia a comer alimentos de procedencia animal, ni algunos tan increíbles como la miel. Los veganos tienen la filosofía de que los animales producen dichos productos para su supervivencia, no para el uso humano ni su explotación. Suelen estar muy ligados al movimiento activistas de lucha por los derechos del animal. El 3% de población española, según declara la Unión Vegetariana de España, sigue alguna de estas dos dietas.

Habitualmente la alimentación vegetariana no ocupa los medios, pero hace unas semanas un caso hizo saltar las alarmas, sucedió en Italia el pasado mes de julio. Una niña de dos años, Chiara, fue ingresada de urgencia en el hospital Gaslini de Génova presentando una importante carencia de vitamina B12. La dieta vegana conducida por sus padres, le  provocó unos graves problemas de salud, especialmente neurológicos que están poniendo en riesgo la vida de la pequeña.

El caso fue denunciado a las autoridades del gobierno y la Fiscalía, quienes han tomado parte en el asunto y han planteado la posibilidad de adoptar medidas legales contra aquellos progenitores que impongan a los menores de edad llevar a acabo dietas veganas u otros hábitos alimenticios que ocasionen riesgos a la salud del menor.  

Manel Puig, Presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) afirma que: “la obsesión de llevar una alimentación vegana o vegetariana y el aumento de personas que siguen dietas como la detox, se agudiza por el excesivo índice de obesidad que existe en España, que llega al 22,9%. No obstante, casi la mitad de la población – el 47,8%- padece sobrepeso y un 70,2% exceso de grasa corporal”. Los datos produjeron una alarma, que activó el Ministerio de Sanidad, y llevo a la creación de campañas contra la obesidad para concienciar a la sociedad de que, malos hábitos alimenticios provocan muchos riesgos en la salud.

Estos mensajes, que adoptan un tono de concienciación, se han llevado al extremo y en algunos casos, han sido mal interpretados. La alarma social que creó la excesiva obesidad del país, el aumento de pacientes con problemas de salud derivados de la misma y la obsesión por la imagen, ha provocado que la sociedad busque alternativas de alimentación más allá de las dietas de toda la vida, para llevar una dieta ‘sana y equilibrada’.

Según nos declara la Dra. Irene Bretón, del Área de Nutrición de la SEEN, debemos recordar que la dieta mediterránea ha demostrado disminuir el riesgo de sufrir enfermedades, como la obesidad, el cáncer, enfermedades cardiovasculares, alzheimer, y mejorar la supervivencia en general. Según afirma la doctora, se  trata de la dieta más completa y sana ya que aporta todos los nutrientes necesarios para que el ser humano disponga de energía en su día a día.

La doctora Bretón afirma que: “La dieta vegetariana o vegana puede resultar deficitaria en algunos nutrientes, como proteínas, vitamina B12, hierro, zinc o calcio. Por este motivo, deben cuidar su alimentación, combinar adecuadamente los alimentos y recibir suplementos de algunos nutrientes específicos, como vitamina B12”. Por ello, basar tu alimentación únicamente en la dieta vegana o vegetariana provocará un déficit de nutrientes necesarios para la salud de las personas.

Por este motivo, este tipo de alimentación, según recomienda la Dr. Bretón, debe ir siempre acompañada del seguimiento nutricional de un especialista y complementos que ayuden a completar la deficiencias alimentarias que conlleva esta dieta. Además, no son aconsejadas para embarazadas debido a que en ese estado ya tiene de por si deficiencias nutricionales y en personas con problemas en el intestino.

La ‘comunidad vegana’ en España ya cuenta con  700.000 personas. Tania Molina, vegana y propietaria de Orgánico Box, la primera caja de muestras de productos naturales a domicilio, defiende en Marabilias que “ser vegetariano” es una filosofía  de vida, un compromiso con nuestro cuerpo y de respeto hacia el mundo animal.

Tania Molina argumenta que: “en realidad la dieta vegetariana no es muy diferente a la base que se debe tener cuando nuestra dieta es equilibrada, a excepción de los alimentos de origen animal. Cereales, legumbres, semillas, frutos secos, mucha hoja verde, fruta y verduras de todo tipo”. Aunque asegura que al principio, tuvo miedo de no estar haciéndolo bien y consultó con un nutricionista, ahora cree que todo es cuestión de hábitos y de reeducación.

Tania, como madre de un bebé y vegana opina sobre llevar a cabo este tipo de alimentación en niños pequeños: “No entiendo por qué debe ser peor que otras dietas. Siempre me sorprenderá que a un bebé sea mejor darle gusanitos para que se entretenga en vez de bastoncillos de alguna fruta o gominolas en vez de frutos secos. Mi recomendación es que seamos conscientes de lo que comemos y de lo que consumimos”. Bajo este pretexto cree que tanto a bebés como a mayores todo es cuestión de “comer cosas que entendamos de qué están hechos, nutritiva y en definitiva, comida real. Si es procesada ya no es natural”.

El excesivo culto al cuerpo se ha convertido en un ritual diario, especialmente para los que tienen la creencia de que la imagen abre puertas. La realidad es que, este ideal de belleza ya estaba patente antiguamente, pero a la inversa del concepto actual de alimentación e imagen. En la Edad Media, el ícono de belleza era la mujer con curvas, síntoma de la posesión de riqueza y por consiguiente, de poder comer todos los días. En la actualidad, si no estás delgada no pasas unos cánones de belleza que están causando problemas de salud físicos y psicológicos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba