Gente

Malena Costa, una adicta al fútbol

Bueno, más que adicta al fútbol, lo que le pasa a Malena Costa es que es adicta a los futbolistas. La modelo cambió a su primer novio, el empresario Javier Hidalgo, por el blaugrana Carles Puyol y desde entonces no ha parado. Ahora comparte cama con el atlético Mario Suárez y parece que la cosa va viento en popa. ¿Será el futbolista definitivo para Malena?

La primera vez que supimos de la existencia de Malena Costa fue en 2006 gracias al programa Supermodelo, el concurso presentado por Judith Mascó que trataba de buscar a una cara nueva que pudiera revolucionar el panorama nacional de la moda. Por allí también pasaron Alba Carrillo, ex de Fonsi Nieto y actual novia del tenista Feliciano López, y Noelia López, ex de Guti. Como ven, todo mujeres que han triunfado por su profesión. Y ese es el  caso también de Malena. La modelo ha sabido rentabilizar profesionalmente la fama que ha conseguido personalmente. Costa ha desfilado en las mejores pasarelas, ha sido imagen de las mejores marcas y es una de las celebrities más demandadas para todo tipo de photocall. ¿Pero cómo ha conseguido llegar hasta aquí?

“Cuando entré en Supermodelo, me di cuenta de que lo me interesaba era la tele y la actuación”.

Malena Costa nació en Alcúdia, Mallorca, de madre sueca y padre español, y siempre quiso ser modelo. Empezó en el mundo de la moda con once años, pero no fue hasta quedó finalista en el certamen Elite Model Look en 2005 cuando decidió tomarse en serio su carrera. El año siguiente fue seleccionada para participar en Supermodelo, donde a pesar de quedar en sexta posición, alcanzó cierta fama. Y es que a la modelo lo que verdaderamente le interesaba era la televisión y todo lo que conlleva a su alrededor. “Cuando entré en Supermodelo, me di cuenta de que lo me interesaba era la tele y la actuación. De momento estoy probando, soy joven e intento trabajar lo más posible, aunque sea un mundo lleno de envidias y difícil ahí estoy, no me escondo”, declaró la modelo, algo molesta por la repercusión que estaba alcanzando su relación con el empresario Javier Hidalgo.

Del pueblo al yate

Y es que aunque la modelo lo negara, relacionarse con el empresario, heredero de uno de los grandes grupos turísticos del país -en el que se encuentra la compañía Air Europa-, le abrió muchas puertas. Sin darse cuenta, Costa pasó de vivir en su pueblo de Mallorca a compartir una lujosa casa en Puerta de Hierro y frecuentar ambientes selectos con algunos de las celebrities más de moda. “Creo que soy poco impresionable y por eso me llevo bien con los famosos que conozco últimamente, porque hay gente que ve a un famoso y los trata diferente”, comentaba la modelo al Diario de Mallorca. “Este verano conocí a Leonardo DiCaprio y me sorprendió lo alto que es. De niña era mi ídolo, tenía todo lo que se vendía de él. Y también a Naomi Campbell. Yo iba en mi moto de agua y saludé a unos amigos en un barco, y allí estaba ella, y yo sin reconocerla. Ella pensó que yo era una top brasileña”.

¿Será el Atleti su equipo definitivo o la veremos vistiendo otra equipación próximamente?

Aun así, la relación con Javier Hidalgo no duró demasiado -la fama de conquistador del empresario es legendaria-, pero Malena no perdió el tiempo. Al poco, la vimos pasear del brazo de Carles Puyol. Junto al jugador del Barça estuvo dos años, en los que Costa asentó su popularidad y se convirtió en una de las modelos más buscadas. Pero cuando menos se lo esperaba, el jugador rompió con ella. La modelo se quedó destrozada, ya que no había visto venir el final de la relación -“la ruptura vino de un día para otro. Teníamos diferentes proyectos de vida y con caracteres dispares. Si la persona te importa, la ruptura te duele y éste fue mi caso”, comentó Costa-. Una vez recuperada, empezó a frecuentar la compañía de Cristiano Ronaldo, aunque nunca se confirmó que existiera ninguna relación entre ellos, y del portero del Getafe, Miguel Ángel Moyá, pero el que se llevó el gato al agua fue el jugador del Atlético de Madrid, Mario Suárez.

La modelo y el jugador se conocieron en 2012 y desde entonces no han dudado en compartir su amor con el mundo, ya sea desde sus propias redes sociales o a través de posados para revistas como Vogue. “Entre nosotros hubo una explosión de química”, ha declarado la modelo. “El dicho de que el amor aparece cuando menos te los esperas es completamente cierto. Así es como me ocurrió a mí”. Ahora, Malena Costa se ha convertido en la mayor hincha del Atleti, apoyando a su novio incondicionalmente, como ya hizo antes con el Barça en la época Puyol. ¿Será el Atleti su equipo definitivo o la veremos vistiendo otra equipación próximamente? ¿Conseguirá Malena Costa curarse de su afición a los futbolistas? Viendo la trayectoria de la modelo, nosotros no estaríamos tranquilos en la piel de Mario Suárez.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba