Gente

Los amoríos de Jennifer López

Jennifer López podrá presumir de ser una de las cantantes latinas más famosas del mundo o de tener uno de los cuerpos más deseados, pero el amor nunca ha sido su punto fuerte. La neoyorquina ha pasado de un hombre a otro, de un novio a otro, encadenando fracasos y decepciones. La última, los flirteos sexuales de su ¿ex? novio Casper Smart. Hoy repasamos el currículum amoroso de J.Lo.

Cuando Jennifer López se divorció de Marc Anthony -padre de sus hijos y el que parecía que se iba a convertir en el hombre de su vida- la cantante se refugió en los fornidos brazos del bailarín Casper Smart, un joven de 22 años que se encargó de consolarla y hacerle olvidar los traumas de la separación. El problema es que el bailarín parecía que estaba más por la labor de rentabilizar su popularidad que de acompañar a J.Lo.

Hace pocas semanas salían a la luz unos supuestos flirteos telefónicos -el conocido como 'sexting', enviar mensajes de carácter sexual a través del teléfono móvil- de Smart con dos modelos transexuales, que parece que ha supuesto la estocada final a una relación que ya estaba deteriorada -la pareja ya había roto hace un año debido al poco interés del bailarín-. ¿Qué le pasa a Jennifer López? ¿Por qué no encuentra al hombre adecuado?

Flechazos en plató

Uno de sus primeros romances tuvo como protagonista al jugador de baloncesto Wesley Snipes. Ambos coincidieron en el rodaje de Asalto al tren del dinero allá por 1995 y mantuvieron un breve romance que, a juzgar por algunas declaraciones de la actriz, se rompió por falta de entendimiento -López comentó que las escenas de sexo con Snipes en la película fueron espantosas, así que suponemos que tampoco mejoró mucho en la vida real-.

Tras el excéntrico jugador, le llegó el turno a Ojani Noa, un aspirante a modelo que no solo consiguió seducir a la estrella, sino también convencerla para pasar por el altar. Se conocieron en el local donde él trabajaba como camarero y estuvieron juntos durante 11 meses, tras los que el cubano aprovechó para sacar todo el beneficio económico que le fue posible. Noa escribió unas memorias contando todo tipo de detalles de su relación con la cantante, trató de vender un vídeo erótico que la pareja había grabado durante su luna de miel y aprovechó su estatus de ex marido para dejarse caer por platós y realities.

Predilección por cantantes y artistas

Ya separada de su primer marido, J.Lo decidió que lo suyo debían ser los famosos y, a poder ser, cantantes, que así mataba dos pájaros de un tiro. Así que empezó una tormentosa relación con el rapero P. Diddy. La pareja aguantó dos años y medio hasta que se vieron envueltos en un tiroteo en un club en Nueva York, que terminó con el rapero arrestado. La cantante, claro, puso pies en polvorosa y se alejó de Diddy, por lo que pudiera pasar.

Asustada y despechada, aterrizó en los brazos del bailarín Chris Judd, con el que compartió set en el rodaje del videoclip para el tema Love don't cost a thing. La pareja se enamoró, se prometió, se casó y en menos de doce meses ya se habían divorciado. Segundo divorcio ya para la cantante, que parece que no escarmienta nunca.

Dos matrimonios y subiendo

Pero lo mejor estaba todavía por llegar. Si hay dos hombres que han marcado la vida de la cantante, esos han sido Ben Affleck y Marc Anthony. Al actor le conoció rodando la película Una relación peligrosa -que fue un fracaso de taquilla-, rápidamente anunciaron su compromiso y fijaron una fecha de boda. Mientras tanto, se dedicaron a dejarse ver y a echarle las culpas a la prensa por el acoso al que les estaba sometiendo -incluso rodaron un videoclip para la cantante con este tema-.

En cuestión de un año ya habían roto, alegando que no les dejaban vivir, cuando, en realidad, se trata de un problema de cuernos -el actor había empezado una relación con la actriz Jennifer Garner-. Pero J.Lo sufrió poco, ya que empezó a salir enseguida con el cantante Marc Anthony.

Jennifer y Marc se convirtieron en la pareja más azucarada de Hollywood. Besos en el escenario, declaraciones de amor y arrumacos que culminaron con el nacimiento de los gemelos Maximilian David y Emme Maribel. Ocho años de amor que terminaron en abril de 2012. Desde entonces la cantante -con tres divorcios a sus espaldas- ha compartido cama con el bailarín Carper Smart, pero parece que esta relación está también terminada.

¿Qué le deparará el futuro a J.Lo? ¿Cuántos más divorcios de la cantante vamos a tener que soportar? ¿Qué problema tiene Jennifer López con los hombres? ¿Será verdad aquello de afortunada en el juego, desafortunada en el amor?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba