Gente

Damian Lewis vs. Nicholas Brody: ¿quién gana, actor o personaje?

Damian Lewis es Nicholas Brody, el sargento de la Marina de los Estados Unidos que protagoniza ‘Homeland’, una de las series del momento que ya va por su tercera temporada. Ambos son profesionales de éxito en sus respectivos campos, padres de familia y abnegados esposos, ¿pero hay algo más que una a actor y personaje? ¿Es el sargento Brody un reflejo del verdadero Damian Lewis? ¿O por el contrario se trata de una simple ficción? Salgamos de dudas.

Uno de los inconvenientes de vivir en un país con una industria de doblaje tan asentada es que los telespectadores nos perdemos parte del buen hacer de los actores. La entonación, el acento o el propio timbre de voz son tan importantes en el resultado final como el vestuario, la peluquería o la caracterización de los actores. No basta con aprenderse unas cuentas líneas de memoria, uno debe conseguir construir un personaje coherente, y en eso, la voz juega un papel fundamental. ¿Se imaginan a una mariscadora gallega con acento de Canarias? Pues lo mismo ocurre si nos trasladamos al mundo anglosajón. Por mucho que a nosotros nos suene igual, nada tendrá que ver un Lord inglés con un oficial del ejército de los Estados Unidos y ahí es donde Damian Lewis ha encontrado su nicho de mercado. Pocos actores debe haber en la actualidad que puedan combinar con tanta facilidad el acento británico con el norteamericano y salir airosos en ambos casos. Pero claro, si a eso le juntamos una mirada seductora, un físico imponente y el misterio propio de los pelirrojos, tenemos un actor dispuesto a conquistar el mundo.

Le hemos visto interpretando a Tony Blair con la misma soltura que al sargento Brody.

Lewis nació en Londres y pasó por el prestigioso colegio Eton -donde han estudiado, entre otros, los principes Guillermo y Enrique, además de 19 primeros ministros y decenas de actores, científicos, escritores o aristócratas- antes de convertirse en actor. Empezó su carrera en el teatro, interpretando a Shakespeare, y combinándolo con pequeños papeles en televisión, pero no fue hasta 2001 cuando el éxito y Steven Spielberg llamaron a su puerta. Lewis cambió el Hamlet que estaba haciendo junto a Ralph Fiennes y se marchó a Estados Unidos para interpretar al mayor Richard Winters en la miniserie sobre la Segunda Guerra Mundial Hermanos de sangre. Si en un primer momento podía pensarse que el acento sería un problema, al final terminó siendo todo lo contrario. Lewis no solo consiguió una nominación a los Globos de Oro, sino que lo convirtió, prácticamente, en la marca de la casa. Desde entonces le hemos visto interpretando a Tony Blair con la misma soltura que al marine secuestrado por Al-qaeda Nicholas Brody, pasando por un policía recién salido de la prisión en Life o un burgués de la época victoriana en The Forsyte Saga. Para que luego digan que los ingleses son muy suyos.

Tres similitudes

Pero hablemos del sargento Brody, el frío y misterioso marine de los Estados Unidos que, tras pasar ocho años secuestrado en Iraq, es rescatado y devuelto a casa, descolocando no solo a su familia, que ya había empezado a hacer su vida, sino también a la agente de la CIA encargada de su caso, Carrie Mathison -interpretada por Claire Danes-. Podría pensarse que, más allá de compartir físico, las similitudes entre Lewis y Brody son más bien pocas, pero si miramos más de cerca tal vez nos sorprenda:

- Ambos son hombres de éxito. Mientras uno ha conseguido fama, reconocimiento y un Globo de Oro, el otro llega a postularse como una de las grandes promesas políticas del país más importante del mundo. Pero ninguno de los dos lo tuvo fácil. Lewis empezó su carrera haciendo de comercial para vender alarmas para coches. Desde luego, no es comparable a estar secuestrado en Iraq, pero debe ser una experiencia casi igual de traumática.

- Están casados con mujeres de carácter. Jessica Brody es la primera afectada por la llegada de su marido después de creer, durante ocho años, que había muerto. Pero lejos de dejarse llevar por los acontecimientos, toma las riendas del reencuentro y trata de que su vida vuelva al punto donde lo dejaron antes de la desaparición de Brody. Y no solo eso, sino que se convierte en un referente para el resto de mujeres americanas. Damian Lewis, por su parte, está casado con la actriz Helen McCrory, que aunque pueda pasar desapercibida para muchos, la hemos podido ver en Skyfall, la última película de James Bond, haciendo de Cherie Blair en The Queen y como Narcissa Malfoy en varias entregas de la saga Harry Potter. McCrory ha declarado en varias ocasiones que su vida familiar dista mucho de las alfombras rojas y los grandes eventos, que son una pareja normal, pero nosotros, la verdad, no sabemos si creerlo.

- Son abnegados padres de familia. Tanto Lewis como Brody tienen dos hijos, niña y niño respectivamente y en el mismo orden. Ambos tratan de mantenernos alejados de sus ajetreadas vidas, pero al matrimonio Lewis-McCrory le resulta infinitamente más sencillo. “Tienen seis y siete y acaban de descubrir que somos actores. En realidad, ha sido bastante decepcionante, ellos querían que yo fuera veterinaria y su padre bombero”, ha declarado la actriz.

Su nombre ya suena como el próximo James Bond. ¿Está el mundo preparado para uno pelirrojo?

Por el momento, tenemos Brody para rato, pues acaba de empezar la tercera temporada de Homeland. Pero desde luego, el que está en continuo ascenso en Damian Lewis. Es tal la pericia que ha alcanzado que, mientras todavía podemos verle en televisión, su nombre ya suena como el próximo James Bond. Se trata, sin duda, de rumores con poco fundamento, ya que Daniel Craig todavía tiene dos películas pendientes -y mucho cuerpo para mantenerlas-, pero tiempo al tiempo. Tras un Bond rubio, ¿está el mundo preparado para uno pelirrojo? Veremos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba