Estilo

Atención chicas: el hippie deluxe llega a puerto

Llegando como estamos al ecuador del verano, seguir las tendencias de esta temporada a rajatabla nos está empezando a costar... el descanso, la buena vida y los mejores cócteles empiezan a deformar esas multirayas verticales que tanto nos gustaron a principios de primavera y que ahora se han convertido en pura pesadilla psicodélica.

Pero, como todo en esta vida tiene solución y nosotras siempre salimos airosas en cuanto a estilo se refiere, hoy os proponemos el gran clásico con el que siempre se está monísima y que disimula a la perfección cualquier chichilla: el adorado hippie deluxe, eso sí, adaptado al 2013, of course!

En 2008 se revisitó el estilo hippie, se le quitó esa caspilla que arrastraba desde los 70 y se volvió deluxe, desde entonces, año tras año, es uno de los looks que mejor llevan los 40 grados a la sombra.

Imprescindible: el shortdenim, pero destierra los minishorts ajustados, ni se llevan ni nos caben...  un short  más cómodo, desgastado y un poquito más largo es el top del verano.

Truco del 2013: Sustituye la sandalia de plataforma por la bota marroquí de caña corta. Color cuero y combinada o no con estampado geométrico es mucho más chic. Eso sí, un poquito más de calor sí se pasa...

Lo clásico: La maxifalda es el icono de cualquier look hippie, este año, para modernizarla solo hay que añadir unas cuantas geometrías a los inefables estampados folk.

Los complementos: se acabaron los minibolsos de flecos, es tiempo de las mochilas deluxe, las bandoleras jarapa y los capachos de paja, que, además de estar a la última, nos permiten bajar la tortilla a la playa.

Trendtation: llevamos todo el invierno como auténticas hipster haciendo knitting los miércoles a las 5, así que ¡hay que sacarle partido! Los top de ganchillo arrasarán en estas tardes de agosto. El guipur, los encajes, el punto enano y las cadenetas se adaptan perfectamente a las curvas veraniegas. Con un algodón blanco riguroso, espaldas escotadas y tallas un poco oversize seremos la envidia de la playa.

Ya no nos importa la barriguilla cervecera ni las voluminosas secuelas de esos deliciosos arròset a banda de chiringuito. Démonos a la buena vida, dejemos de meter tripa y hagamos el amor y no la guerra... a los michelines!!

Love and peace...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba