Cultura

Jack White: la imparable energía del nuevo rey Midas

Cuando The White Stripes lanzaron su primer disco homónimo en 1999, pocos podíamos imaginar el papel que en la historia del rock de los últimos años iba a ocupar la mitad masculina del dúo, Jack White. Con apenas 24 años supo conjugar la esencia del blues de siempre con la modernidad bien entendida. Catorce años después sigue siendo una referencia musical fundamental.

Ahora que se anuncia que Jack White ha vuelto a grabar con dos de las bandas que mantiene en activo, The Dead Weather (junto a la cantante de The Kills, Alison Mosshart) y The Raconteurs (junto al excelente músico de power-pop Brendan Benson), demuestra que su hiperactividad apenas le deja un descanso. Y no parece importarle.

El año pasado sacó al mercado Blunderbuss, su primera referencia bajo su propio nombre, y una vez más demostraba que es un compositor excelente, un gran guitarrista y por encima de todo, un músico con una visión varios pasos más allá que sus coetáneos generacionales. Con The White Stripes consiguió el acercamiento entre dos mundos musicales que en más de una ocasión viven de espaldas el uno del otro, los amantes del rock de raíz más clásica y los jóvenes entregados a la modernidad indie, con los matices punk que todo lo embadurnaba, e incluso dio un inopinado salto popular cuando el riff de guitarra de su canción Seven Nation Army se convirtió en un himno coreado en todos los campos de fútbol del mundo. En solitario demuestra que su paleta va desde Beck a Led Zeppelin, con la identidad que proporciona el blues, el soul o el rock and roll nacido en los 50.

Arqueológica labor productora

Pero hay otras dos facetas suyas que no se pueden obviar. Su labor como productor, bien de sus propias bandas, de otros jóvenes músicos o recuperando a glorias eternas como la cantante country Loretta Lynn o los históricos Wanda Jackson y Jerry Lee Lewis. Y su explícito amor por la grabación analógica y el vinilo, impulsado desde su sello Third Man Records.

Hace unas semanas anunció que su estudio Blue Room ha implementado el primer sistema de grabación del mundo directamente al acetato, al vinilo, mezclado en tiempo real y sin ningún tipo de edición, lo que acerca el resultado a la esencia de un disco en puro directo. Las tres primeras referencias del nuevo sistema serán discos de The Kills, The Shins y del veterano Seasick Steve. No es extraño por tanto que en muchos círculos se le denomine el nuevo rey midas del rock.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba