Cultura

Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe

La Casa del Lector, en Madrid, exhibe 36 instantáneas realizadas por el reportero polaco, entre 1989 y 1991, durante el ocaso de la Unión Soviética. Sus imágenes, como sus textos, se interesan por las personas.

  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
  • Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe
    Ryszard Kapuscinski: El ojo que escribe

Un anciana de piel percudida entre la multitud que recorre una calle de Moscú. Un niño en Azerbaiyán que mira al objetivo. Rostros, historias, vidas. Entre 1989 y 1991, Ryszard Kapuscinski recorrió más de 60.000 kilómetros por toda la URSS para construir una crónica del desmoronamiento del poder soviético. De ese viaje surgió su libro El Imperio; también las imágenes que La Casa del Lector exhibe en la muestra El ocaso del imperio, una exposición que reúne 36 fotografías en blanco y negro realizadas por el reportero polaco durante este viaje en el que recorrió más de 15 repúblicas.  Para algunos se trata de anotaciones visuales, bocetos para historias posteriores, acompañamientos gráficos para sus textos. Pero no. En ellas persiste una vocación que ya retumba en los textos del maestro: el interés humano.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba