Nacional

Zoido cesa a un alto mando policial implicado en la 'guerra de comisarios'

Enrique García Castaño, hasta ahora jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), los 'fontaneros' de la Policía, ha sido relevado de su puesto tras verse salpicado en los últimos años en casos como la grabación a Ignacio González, el caso del Pequeño Nicolás, el 'Faisán' o, más recientemente, unas supuestas maniobras para presionar al CNI y la Casa Real. Acumulaba más de una veintena de condecoraciones. 

Florentino Villabona
Florentino Villabona EFE

El comisario Enrique García Castaño,  jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), dependiente de la Comisaría General de Información, ha sido destituido este martes de sus funciones por el recién nombrado director adjunto operativo, el también comisario Florentino Villabona. El cese se ha producido después de que el diario 'Público' difundiera recientemente una grabación de dos de sus periodistas con él en la que este mando policial criticaba a uno de sus superiores y hablaba de una supuesta campaña de presiones al CNI y a la Casa Real para salvar a otro polémico policía, el comisario José Villarejo, del 'caso del Pequeño Nicolás'.

García Castaño llevaba desde 1994 al frente de la UCAO, la unidad policial encargada de hacer escuchas y seguimientos. Los popularmente conocidos como 'fontaneros'

García Castaño, conocido en círculos policiales como 'El Gordo', era el máximo responsable de la UCAO, una unidad de la Policía clave en la lucha antiterrorista ya que se encarga de la colocación de equipos de escucha, hacer seguimientos y recabar información entre confidentes. Son los popularmente conocidos como 'fontaneros'. Un puesto que había mantenido desde 1994 pese a los cambios de partido en el Gobierno, algo que para el resto de las jefaturas importantes de la Policía se traducía siempre en relevos de sus responsables. De hecho, dentro de la institución ese 'blindaje' era motivo de comentarios.

Ahora, sin embargo, ha sido la primera víctima de la 'limpia' emprendida por el nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, decidido a 'borrar' la etapa de escándalos de su antecesor, Jorge Fernández Díaz, cuando la Policía Nacional se vio envuelta en diferentes escándalos por la elaboración de informes contra el movimientos independentista catalán. Polémicas que dieron de lleno al entonces número 2 de la Policía, el comisario Eugenio Pino, y a otro mando policial, José Villarejo, ambos jubilados desde el pasado verano. Villarejo está en la actualidad imputado por el oscuro episodio de una grabación de una reunión entre los responsables de la investigación del 'caso Nicolay' y agentes del CNI que ha destapado una 'guerra' interna dentro de la propia Policía.

Su relación con Villarejo

De hecho, ha sido la estrecha relación de García Castaño con este segundo comisario lo que ha provocado en los últimos años que su nombre se viera salpicado en diferentes escándalos, aunque en ninguno se encuentra en la actualidad imputado. Una notoriedad mediática que ha sido utilizada este martes como argumento por Interior para cesarlo. Entre esos escándalo se encuentra la grabación de una conversación con el entonces presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, referida a su polémico ático de Estepona. García Castaño fue una de las personas con las que se reunió político en una cafetería de la Puerta del Sol. El otro era Villarejo. Además, su nombre también ha aparecido vinculado a la operación Faisán en la que se produjo un chivatazo policial a ETA; a la investigación del Pequeño Nicolás, y al sumario que investiga las amenazas del empresario Javier López Madrid a la doctora Elisa Pinto.

García Castaño fue uno de los 36 comisarios que aspiraron recientemente a ocupar el puesto de 'número 2' de la Policía. El alto mando que ganó dicho concurso es quien le ha cesado

El ministro del Interior ha sido precisamente interpelado este martes por el PSOE en el Senado por las luchas internas entre comisarios policiales. Zoido ha negado que exista una "policía política" y ha defendido el trabajo y la profesionalidad de los policías más allá de casos concretos que, ha dicho, son investigados mediante los correspondientes procesos internos. Mientras tanto, desde el entorno de García Castaño se destacaba, por contra, los éxitos de su equipo en los últimos años, como la localización en un piso de Leganés de los terroristas que cometieron los atentados del 11-M y que terminaron sucidándose. También su intervención en diferentes operaciones de la lucha contra ETA y todo tipo de terrorismo que, como destacaban, la supusieron 23 condecoraciones en España y en otros países como Francia y Colombia. A sus 61 años, y más de 40 en la Policía, el comisario García Castaño seguía este miércoles a la espera de destino. Todo ello después de que recientemente fuera uno de los 36 aspirantes a hacerse con el puesto de Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía, el cargo que finalmente ha ocupado Florentino Villabona, la persona que ha decidida su cese.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba