España

¿Por qué un país de centro izquierda apoya una alternativa de centro derecha?

La fidelidad del voto al PP, la percepción negativa de la gestión del PSOE en la oposición y la fiabilidad que desprende el Gobierno de Rajoy para dejar atrás la crisis, son algunas de las razones que pueden explicar una nueva mayoría conservadora después del 20-D en un país sociológicamente escorado a la izquierda.

Mariano Rajoy durante un reciente acto electoral.
Mariano Rajoy durante un reciente acto electoral. EFE

El sondeo del CIS conocido el pasado jueves refleja que un 37% de la población se instala claramente en el centro izquierda, un 24,9% en el espacio nítidamente conservador y un 22,3% en el centro puro. Sin embargo, la estimación de voto de la misma encuesta concede al PSOE solo el 25,3% de los apoyos frente a un 29,1% del PP, mientras que a Ciudadanos le sitúa en un porcentaje de respaldo del 14,7% y a Podemos del 10,8%. A la pregunta directa de cómo se define el encuestado en política, conservadores, demócrata cristianos y liberales suman el 30,5%, mientras que progresistas, socialdemócratas, socialistas y comunistas llegan al 32,2%.

El propio barómetro arroja algunas señales que explican por qué un país donde son mayoritarias las posiciones de centro izquierda puede volver a avalar en las urnas a una alternativa de centro derecha.

  • El PP conserva un voto más fiel. Pese a que Mariano Rajoy suscita un rechazo que supera el 82% -es el porcentaje de población que deposita en él poca o ninguna confianza- esta desafección llega en el caso de Pedro Sánchez como jefe de la oposición al 77,1%, y eso que el líder del PSOE no ha tenido todavía responsabilidad alguna de gobierno en ninguno de los niveles de la administración. Otro dato a tener en cuenta es que al PSOE no le votaría nunca más del 36% de los encuestados, a Podemos más del 52% y a Izquierda Unida casi el 51%. Lo que evidencia este fuerte rechazo es que sus líderes, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, no colman las aspiraciones de sus potenciales votantes, mientras que el malestar de los ciudadanos con el PP –no le apoyaría en ningún caso el 52,1% de los sondeados–, puede estar compensado con el rechazo más reducido que suscita Albert Rivera como líder de Ciudadanos: poco más del 40% le niega el voto con rotundidad. Además, el barómetro demuestra que el PP tiene un voto más fiel que el del PSOE: Más del 7% dice que con toda seguridad le votaría siempre, mientras que este porcentaje se reduce al 5,3% en el caso de los socialistas.
  • La gestión del Gobierno, mejor valorada. El fuerte desgaste del Gobierno que la mayoría de los sondeos de opinión vienen reflejando en los últimos años contrasta con este dato: el 10,7% de los ciudadanos califica su gestión como buena o muy buena, mientras que cuando se les pregunta por la actuación del PSOE al frente de la oposición, este porcentaje baja al 7%. En el lado contrario, cuando se pregunta cuantos califican la gestión del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy de mala o muy mala, se decantan por estas opciones el 57,6%. A pesar de estar en la oposición, este porcentaje llega en el caso de los socialistas hasta casi el 52%, una circunstancia que revela que el caladero de los partidos emergentes, tanto de Ciudadanos como de Podemos, puede ser muy generoso al haber sido abandonado por las dos principales formaciones.
  • Mayor credibilidad en la lucha contra el paro. Otro de los motivos que explica que la sociedad española esté escorada hacia el centro izquierda y, sin embargo, pueda seguir apoyando a una alternativa de centro derecha, se encuentra en el listado de los principales problemas que arrastra el país. Para más del 79% de los ciudadanos, la preocupación número uno es el paro, seguida a distancia de la corrupción, casi un 39,5%, y de los partidos políticos en general, el 21,5%. Pese a que el paro registrado sigue en tasas elevadas, cercanas al 22%, el millón largo de empleos creados en los dos últimos años puede haber contribuido a generar cierta confianza en el Gobierno, cuando todavía en la retina de un amplio sector de la población, el mismo que llevó a Rajoy a La Moncloa a finales de 2011 con casi 11 millones de votos, pesa la herencia recibida en este capítulo del Gabinete Zapatero y el hecho de que el PSOE lleve gobernando durante más de tres décadas Andalucía, una de las comunidades que concentra mayores bolsas de desempleo. Cuando entre el 1 y el 12 de octubre pasado se les preguntó a 2.500 entrevistados si veían probable perder su puesto de trabajo en el próximo año, el 77,5% respondió que es poco o nada previsible, porcentaje que en los periodos más áridos de la crisis descendió por debajo del 50%.
  • Mejora la percepción de la situación económica. En la encuesta del CIS de octubre, la mayoría de los españoles califica la coyuntura de mala o muy mala –el 64,6%–, cifra que contrasta con el 82,2% del barómetro del mismo mes de 2014. Ahora, el 21,6% opina que la situación económica es mejor que la de hace un año y casi el 27% que irá todavía en una dirección más deseable el año que viene. Aquí opera, según los expertos, una circunstancia parecida a la del paro, pues la mayoría de los españoles pueden estar valorando mejor las actitudes del PP que las del PSOE o Podemos para dejar atrás la crisis.

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba