La compañía se deja un 34% en lo que va de año

Los Albertos, obligados a reponer garantías por sus últimas inversiones en ACS y Ence

El hundimiento de los títulos de ACS, que ha culminado con una de las peores semanas de los últimos años para la constructora que preside Florentino Pérez, ha pasado factura a los Albertos. Los financieros se han visto obligados por los bancos a aportar nuevas garantías para los créditos con los que llevaron a cabo sus últimas inversiones en la empresa. Su otra apuesta bursátil, la papelera Ence, ha seguido el mismo camino. 

Los Albertos, obligados a reponer garantías por sus últimas inversiones en ACS y Ence
Los Albertos, obligados a reponer garantías por sus últimas inversiones en ACS y Ence

La presión de los mercados y la banca sobre ACS ha llegado hasta dos de sus principales socios, Alberto Alcocer y Alberto Cortina. El comportamiento netamente bajista de la acción en bolsa ha hecho que los financieros hayan tenido que aportar más garantías en relación con los préstamos con los que adquirieron sus últimas participaciones en la compañía, que les llevó de contar con cerca de un 12% hasta rozar el 15%, situación en la que actualmente se encuentran.

Estos movimientos se efectuaron entre 2009 y 2010, cuando las acciones de ACS cotizaban entre 28 y 35 euros por acción. De hecho, para acometer este incremento de participación, los Albertos llevaron a cabo una ampliación de capital de algo más de 250 millones de euros en Imvernelin Patrimonio, una de las sociedades instrumentales con las que canalizan sus inversiones en bolsa.

Las acciones adquiridas de ACS sirvieron de garantía para sostener el préstamo solicitado con vistas a la ampliación. Sin embargo, la deriva del mercado ha convertido esa garantía en insuficiente.

ACS acaba de atravesar una de las peores semanas de su historia en bolsa. En las cinco últimas sesiones, los títulos de la constructora se han dejado un 11,7%, presionados por la colocación acelerada en el mercado de un 3,7% de Iberdrola (en una maniobra forzada por la banca acreedora), que supone un reflejo de la situación financiera de la compañía que preside Florentino Pérez.

Los apuros de Ence

Pero lo más grave es que el grupo de construcción, servicios e infraestructuras acumula un retroceso superior al 34% desde que se inició el año y el precio de las acciones ha caído más de un 40% desde que Alcocer y Cortina ampliaron su participación en la compañía. De esta forma, los Albertos han tenido que renovar garantías en forma de más acciones de ACS, en este caso, las que forman parte de su participación histórica en la compañía.

Los registros oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) reflejan que la participación de los Albertos en ACS es del 12,5%. Sin embargo, los financieros no deben comunicar las modificaciones en su participación hasta que no superen el 15% o bajen del 10%, lo que les ha permitido ir más allá de un 14% sin tener que rendir cuentas al organismo supervisor.

En Ence se da una circunstancia similar con las acciones de la papelera que Alcocer y Cortina han adquirido en los últimos años. La compañía acumula un descenso próximo al 40% en los dos ejercicios anteriores cuando, también a través de Imvernelin Patrimonio compraron más acciones de la papelera, de la que oficialmente controlan algo más de un 21%.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba