Empresas

Los taxistas crean la mayor patronal de España para defenderse de "lobbies y multinacionales"

Buscan ser más fuertes ante Uber creando una nueva asociación que aglutina a 40.000 licencias de las 70.000 que hay en todo el país.

Manifestación de taxistas contra la competencia desleal
Manifestación de taxistas contra la competencia desleal TODOTAXI

La primera y la segunda asociación de taxistas de España, Fedetaxi y Unalt, que representan entre ambas a 40.000 licencias de las 70.000 que hay en todo el país, han anunciado su fusión este lunes. Se trata de negociaciones que los representantes de ambas organizaciones llevan preparando durante meses y que se producen en medio de la presión a su sector que están ejerciendo los nuevos agentes y multinacionales, como Uber o la española Cabify, así como los reguladores que pretenden liberalizar el sector, singularmente la comisión de Competencia CNMC.

El gremio se considera en desventaja al tener una multiplicidad de voces, muchas veces contradictorias, frente a la unidad de acción de las grandes empresas del sector, mucho más profesionalizadas en su trato con los políticos tanto en Bruselas como en las administraciones españolas.

La nueva Fedetaxi será la mayor federación representativa de taxistas a nivel estatal reuniendo a los de las comunidades autónomas de Madrid, Valencia, Andalucía, Baleares, Galicia, Asturias, Cataluña, Castilla-León, Castilla-La Mancha, Murcia, Extremadura, Canarias, Rioja, Ceuta y Melilla. Quedan fuera por el momento las asociaciones mayoritarias de Aragón, Cantabria y País Vasco, así como la mitad de asociados en Madrid y Canarias. La fusión será aprobada en varios días por la asamblea general de Fedetaxi, según han informado fuentes de la misma a este diario.

La fusión será aprobada en varios días por la asamblea general de Fedetaxi

Los taxistas, tradicionalmente un sector fraccionado en sus organizaciones (suelen estar divididos en varias incluso en las ciudades pequeñas) han decidido dar este paso para juntos tener más fuerza frente a los nuevos competidores de su sector. Fedetaxi y Unalt cogen así la posición de la Confederación del Taxi de España, una asociación que venía ostentando la primera plaza pero que tras caer en concurso voluntario de acreedores y que se encuentra ahora mismo en liquidación por el juez de lo mercantil, perdiendo "formalmente" a la mayoría de sus asociados.

Lobby político

Sabedores de que han perdido mucho tiempo en guerras intestinas, los conductores se han unido con fuerza durante los últimos meses ante la presión que les ha causado el segundo advenimiento de Uber a inicios de este año. La compañía californiana se ha pasado suspendida todo el año 2015 después de tratar de entrar con un servicio que la justicia española considero ilegal, UberPop (donde no se conducía con licencia). Ahora, con licencias VTC, su capacidad de competir con los taxistas es muy inferior, como muestra el hecho de que sólo haya entrado en Madrid por el momento.

Fedetaxi ha conseguido durante la fallida XI legislatura varios compromisos de apoyo por parte del Partido Popular, así como una ayuda muy explícita de Podemos. Sin embargo, todo el mundo coincide en que estos apoyos pueden ser agua de borrajas y no tendrán validez real mientras no haya una mayoría en el Congreso que pueda superar el bloqueo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba