Empresas

Mondragón teme una quiebra inminente de Fagor y culpa a Caja Laboral y Orona

Desde la corporación se acusa a Laboral Kutxa de no querer dar su brazo a torcer pero en la entidad financiera niegan haber rechazado poner más dinero para reestructurar al fabricante de electrodomésticos. Mientras, el tiempo corre en contra de Fagor, que necesita 120 millones a corto plazo.

Manifestación de trabajadores de Fagor el pasado sábado en Arrasate
Manifestación de trabajadores de Fagor el pasado sábado en Arrasate efe

Las distintas facciones de la Corporación Mondragón siguen sin mover un ápice sus posiciones, mientras el tiempo corre y no se encuentra una solución a Fagor. El enfermo fabricante de electrodomésticos necesita 120 millones para emprender una reestructuración ordenada que lo redimensione, una vez que ya se ha asumido que es inviable que continúe con la misma estructura que tiene ahora. Fuentes muy bien informadas dentro de la Corporación se muestran pesimistas y aseguran que los cuatro meses de margen que les ha dado la solicitud de preconcurso de acreedores son una quimera. La actual situación, defienden, no aguantará tanto, sino que en 15 días podría precipitarse el concurso de Fagor. Para ello sólo hace falta que lo solicite uno de los muchos acreedores que tiene el fabricante, según aseguran estas fuentes.

Desde la corporación apuntan con el dedo: Caja Laboral y Orona. Como ya informó Vozpópulieste sábado, se acusa a estas dos empresas (presididas por Txomin García y Xabier Mutuberria respectivamente) de haberse negado a poner parte del dinero para Fagor (el resto vendría de los Gobiernos español y vasco para un rescate a tres bandas). Sin embargo, desde la Caja Laboral se niega la mayor: "Esa información es falsa. El preconcurso obedece a una decisión propia de Fagor-Electrodomésticos. Ahora tiene cuatro meses para presentar un riguroso plan de viabilidad a sus proveedores, al 'pool' de entidades financieras que le han financiado hasta ahora entre las que se encuentra Laboral Kutxa y a las instituciones públicas", han asegurado fuentes oficiales de la caja a este diario. Dos versiones incompatibles, por lo que una de las dos debe ser falsa.

El concurso acecha

Mientras tanto, las fábricas de Fagor ya están cerradas y sin posibilidad de reabrirlas a corto plazo. Al no disponerse de 'cash' no se puede poner en marcha la maquinaria, y al no trabajar no se genera la actividad que permitiría obtener los ingresos necesarios que permitirían hacer viable la cooperativa. Mondragón funciona con una democracia asamblearia, lo que en la práctica lleva a una 'cooperativa' más virtual que real donde la cúspide (el presidente de la corporación es Txema Gisasola) no tiene capacidad para imponer decisiones a las distintas patas del grupo.

Caja Laboral niega haber rechazado poner dinero para la reestructuración de Fagor, como se indica que ha hecho en fuentes próximas a la Corporación

El 'pool' bancario de acreedores de Mondragón está liderado por BBVA y también pertenecen a él otras entidades como Santander, Bankinter,Popular, Kutxabank y La Caixa, además de la propia Laboral. Entre todas rondan unos 500 millones de euros de deuda, una cantidad manejable. Pero a los que temen en Mondragón no es a la banca sino a los proveedores más pequeños, que podrían adelantar una quiebra desordenada del fabricante de electrodomésticos que pusiera en marcha la dinámica del dominó. Laboral y Orona, sin embargo, rechazan que un concurso precipitado de Fagor fuera a afectarles: dicen que ya han puesto dinero en el pasado para la que fue la marca estrella de la corporación, dinero que rápidamente voló. Ya no quieren poner más. Son muchas las voces dentro de la propia cooperativa que acusan de irresponsabilidad a los trabajadores de Fagor, de no haber trabajado como en una verdadera cooperativa, y haberse comportado como empleados y no como pequeños empresarios. Para leer algunos de estos argumentos sólo hace falta pasarse por noticias del diario peneuvista 'Deia' como ésta.

A ambos directivos de las dos cooperativas 'rebeldes' se les han conminado a fijar su posición por escrito, algo que no han hecho según aseguran fuentes internas del grupo: "Es alucinante que mantengan un discurso distinto al de la corporación. Orona tendría cierta posibilidad de tirar adelante pero la Caja Laboral lo tiene más complicado". El grupo sí que es percibido como una entera unidad de riesgo por agentes como el Banco de España, que advertió a la entidad financiera guipuzcoana de que el riesgo industrial de su grupo cooperativo se podía acabar convirtiendo en riesgo financiero. Por ejemplo la mutua de Mondragón, Lagun Aro, sí que ha reconocido que no dispone de fondos suficientes para hacer frente al desempleo de los más de 1.000 trabajadores de Fagor que aún tienen las plantas vascas.

Ruptura de la cooperativa

Hasta el momento la crisis se está manejando atendiendo a criterios estrictamente empresariales, pero hay un riesgo político que sobrevuela y que podría dar al traste con cualquier intento de solución si las posiciones se radicalizan. Se teme que Bildu, muy poderoso en las bases trabajadoras de la compañía, acuse a los gobiernos español y vasco de querer "desindustrializar Euskal Herria". Por el momento, PNV y PSOE-PSE ya han criticado la actitud del diputado general de Guipúzcoa, el bildutarra Martín Garitano, que este lunes se reunía con los alcaldes de los 8 municipios de la comarca de Debagoiena más afectados por el cierre de Fagor.

Mondragón representa el 3,2% del PIB vasco y el 7,4% del PIB industrial, aportando el 3,5% del empleo total en la comunidad autónoma y el 8,4% del empleo industrial

En definitiva, el fin de la cooperativa y de sus valores solidarios podría estar más cerca, desde el momento en que no todas las patas de la Corporación han trabajado igual ni se consideran igual de responsables de la situación. Este fin de semana, Corporación Mondragón recordaba mediante un comunicado que es un "conjunto de cooperativas autónomas y jurídicamente independientes unida por una serie de mecanismos de solidaridad que fortalecen a cada una de las cooperativas al formar parte del conjunto. Esos mecanismos de solidaridad funcionan desde el origen, y sirven de apoyo para la puesta en marcha de programas de internacionalización e innovación de las cooperativas, desarrollo de nuevas actividades, y ayudas a cooperativas en dificultades".

El conglomerado representa hoy el 3,2% del PIB del País Vasco y el 7,4% del PIB industrial. Además, aporta el 3,5% del empleo total en la Comunidad Autónoma Vasca y el 8,4% del empleo industrial. Sus exportaciones suponen el 12,2% del total de las que realizan las empresas vascas y el 10,7% de las inversiones industriales de esta comunidad autónoma corresponden a la Corporación. Fagor Electrodomésticos representa el 8,1% de las ventas de todo el grupo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba