Empresas

Del Pino paga 200 millones a Hacienda para eludir el delito fiscal por expatriar dividendos a Holanda

La familia propietaria de Ferrovial acaba de firmar acta de conformidad con Hacienda por la que se compromete a abonar 200 millones de euros para evitar un delito fiscal. Lo hace tras la inspección del Fisco por haber expatriado todos los dividendos de la constructora a su sociedad holandesa Portman Baela durante años, evitando así el pago de impuestos en España.

Rafael del Pino.
Rafael del Pino. EFE

El cerco de Hacienda a las grandes fortunas por expatriar los dividendos de sus empresas a Holanda para no tributar ni un euro comienza a dar frutos. La primera gran familia madrileña en caer en las redes de la Dirección General de Grandes Contribuyentes ha sido la de los Del Pino.

Los dueños de Ferrovial se han visto obligados a pagar a Hacienda 200 millones de euros en compensación por todos aquellos años que no han tributado en España por llevarse a sus sociedades holandesas los dividendos del grupo constructor y de servicios.

Tras varios meses de negociación entre los asesores de la familia, encabezados por el despacho Uría Menéndez, y los inspectores de Hacienda, los Del Pino han aceptado abonar este monto para evitar que el expediente abierto derivara en un proceso por posible delito fiscal, según varias fuentes solventes consultadas.

Los cuatro hermanos que controlan Ferrovial han firmado ya el “acta de conformidad”, según estas mismas fuentes, con lo que las partes renuncian a acudir a los tribunales y el caso queda cerrado.

Los cuatro hermanos controlan el 45,5% de Ferrovial a través de Portman Baela, sociedad radicada en Holanda, donde además cuentan con otros vehículos inversores

Los hermanos Rafael (presidente y cara visible de la familia), María, Leopoldo y Joaquín (los tres consejeros del grupo) controlan el 45,5% del gigante de las infraestructuras principalmente a través de Portman Baela, cuyo único accionista es la sociedad holandesa Sobla Beleggingen BV. Además, canalizan otras inversiones a través de más sociedades en Holanda (Lester Loriner y Polar Capital) y Luxemburgo (Vial Holding).

Tras los rastreos realizados desde principios de 2012, Hacienda abrió un expediente informativo a la familia por lo que consideran “prácticas fiscales agresivas”, un eufemismo que viene a significar en román paladino “ingeniería financiera”, según fuentes de la inspección fiscal, con el objetivo de sacar el dinero de España para no tener que tributar por dividendos.

Este año, por ejemplo, se han embolsado 412 millones de euros en concepto de dividendos con cargo a 2012 por su participación del 45,5%, a razón de 1,25 euros brutos por acción. Año tras año, los dividendos que ha cobrado la familia han ido a parar a la holandesa Portman Baela. Fuentes conocedoras del proceso de inspección reconocen que es difícil cuantificar cuántos millones de euros se han llevado los Del Pino a Holanda, pero establecen ciertas similitudes con el caso de la familia Botín.

Algunos inspectores establecen ciertas similitudes entre los Del Pino y los Botín: las dos familias han saldado sus cuentas pagando 200 millones al Fisco

Son diferentes, pero tienen ciertas similitudes. La familia que controla el Santander pagó también 200 millones de euros por saldar sus cuentas con Hacienda por los 2.000 millones que en 1939 se llevó el padre de EmilioBotín a Suiza en plena guerra civil. En este caso no fue por expatriar dividendos, pero se fijó una cuota de compensación por lo no tributado del 10%. El pago permitió el archivo del proceso, que ya estaba en vía judicial.

Los Del Pino no tendrán que afrontar la apertura de un proceso judicial, tras el pago también de los 200 milones.

Hacienda reconoce que la práctica, tan extendida entre las grandes fortunas españolas, de llevar los dividendos a sociedades en Holanda, Austria, Liechtenstein y Luxemburgo por su bajísima fiscalidad es legal. El Real Decreto 4/2004, por el que se aprobó el texto refundido de la Ley de Impuesto sobre Sociedades que estará vigente hasta el 31 de diciembre de este año, permite este tipo de prácticas con el objetivo de evitar la doble imposición entre países europeos.

Hacienda tiene claro que el único objetivo de estas sociedades en Holanda y otros países del entorno es evitar la tributación en España, nada más

Pero el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha intensificado las inspecciones a los ricos españoles para constatar que el objetivo primordial de estas sociedades en el extranjero es evitar el pago de impuestosen España. De ahí que la mayoría de las grandes fortunas esté pasando por el aro de Hacienda y negociando compensaciones para no tener que acabar en los Juzgados de Plaza Castilla acusados de delito fiscal.

De hecho, el mismo proceso vivido por los Del Pino se dará en las próximas semanas con otras conocidas familias madrileñas y catalanas, que cuentan con sociedades en países que no son paraísos fiscales, pero sí ofrecen bajísima tributación y un nivel alto de secreto bancario.

La caza por parte de Hacienda de grandes fortunas se ha intensificado durante 2013. No sólo porque muchos de los grandes contribuyentes han aflorado todo o parte de los bienes que poseen en el extranjero sino porque además algunos de ellos aparecen en las listas secretas del HSBC facilitadas por Falciani.

Además, Montoro no perdona que un buen número de los ricos que expatriaban dividendos no se dieron por aludidos en el plan de 2012 para repatriar el dinero procedente de las retribuciones a los accionistas abonadas en años anteriores. Sólo se recaudaron 88,8 millones, frente a los 750 millones previstos por el ministro, por causa principalmente de que muchos de los afectados, ahora sometidos a expedientes informativos, no acudieron a la llamada,confiando en que no fueran descubiertos.

Pero esta vez, quizá sin que sirva de precedente, los ricos pagarán, al menos, algunos de los impuestos que no abonaron en su día. Lo han hecho, eso sí, cuando el temor a pasar por los juzgados por delito fiscal se ha hecho evidente.

NOTA DE LA REDACCIÓN

A las 12.07 de este viernes, Don Rafael del Pino ha remitido al director de este diario digital la siguiente misiva, que reproducimos textualmente:

"Ante las falsedades publicadas en la noticia titulada "Del Pino paga 200 millones a Hacienda para eludir el delito fiscal por expatriar dividendos a Holanda" en la edición digital de Vozpópuli Digital S.A. de fecha de hoy, me veo en la obligación de aclarar lo siguiente:

1. Rafael del Pino está plenamente al corriente de sus obligaciones fiscales.

2. Ni Rafael del Pino ni Portman Baela, S.L. están siendo objeto de actuaciones de comprobación e inspección por parte de la Agencia Tributaria.

3. Ni Rafael del Pino ni Portman Baela, S.L., han abonado o se han comprometido a abonar 200 millones de euros a Hacienda "por llevarse a sus sociedades holandesas los dividendos" percibidos por Portman Baela, S.L. de sus sociedad participada Ferrovial, S.A., como falsamente se recoge en su publicación.

4. La sociedad Portman Baela, S.L., accionista de Ferrovial, S.A., no ha distribuido dividendo alguno a sus socios, como se puede comprobar en las cuentas anuales de Portman Baela, S.L. depositadas en el Registro Mercantil de Madrid.

5. Ante las falsedades publicadas, y acogiéndome a mi derecho de rectificación o enmienda, le ruego que retire la citada noticia de su publicación digital y que rectifique las falsedades denunciadas.

Atentamente

D. Rafael del Pino Calvo-Sotelo"


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba